www.madridiario.es
Mucha responsabilidad, poca emoción

Mucha responsabilidad, poca emoción

lunes 21 de noviembre de 2011, 00:00h
Sabe el futuro presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, que ahora tocaría milagro para cerrar el círculo que se abre ante él. Pero sabe también que no habrá milagro. Por ello, su primer mensaje a los ciudadanos ha sido para todos, votantes o no, en un mensaje de cercanía y esperanza para "darlo todo y con todos". Esa ha sido la idea fuerza de su inicio de andadura. Un principio en tiempos difíciles que necesita coraje, determinación y ganas. Incluso una amplia dosis de ilusión renovada. Y sobre todo mucha responsabilidad y firmeza para enviar discursos a Bruselas que nos alejen de ser un problema para formar parte de la solución.

Rajoy y el PP han cumplido con los pronósticos del cambio anunciado respaldado ampliamente por la ciudadanía. Ahora toca no defraudar gobernando en efectos para todos y con todos, sin exclusión alguna. El PSOE también ha pagado la factura y tiene firmadas letras en forma de renovación interna para los próximos años. La batalla interna del partido será inevitable, pero pasará al segundo plano ciudadano porque el día después seguimos inmersos en la crisis y nada debería empañar la pelea por el objetivo de superarla.

Es tiempo de actuar y aportar soluciones. De cumplir en el marco de la UE y estar vigilantes también a sus decisiones como afirma Rajoy. Reconozco —y si no reviento— que he vivido la jornada con poca emoción y mucha responsabilidad. Desde primera hora de la mañana he visto lo mismo en mi entorno, como si más allá de los resultados —tan claros como esperados— necesitáramos ver esa responsabilidad en el Gobierno futuro que emanara de las urnas. España necesita soluciones urgentes y sería un error pararnos en las pequeñas cosas, aun sabiendo su importancia.

La gran cirugía que necesita este país ya está en manos de Rajoy. Un presidente que gobernará con el mayor poder nacional y territorial de la historia de la democracia. Habrá —más que saber administrarlo con la necesaria mano diestra— que recurrir a las dos manos repletas de grandes dosis de ilusión, confianza y responsabilidad. ¡Así sea!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.