www.madridiario.es
La Policía Nacional detiene a una pareja que asaltó, a punta de pistola, 14 hoteles en tres meses

La Policía Nacional detiene a una pareja que asaltó, a punta de pistola, 14 hoteles en tres meses

Por David Canellada
lunes 14 de noviembre de 2011, 00:00h
La Policía Nacional ha detenido a una pareja que asaltó 14 hoteles en menos de tres meses. Los detenidos, un hombre y una mujer con aspecto de toxicómanos, iban armados con sendas pistolas y una navaja y actuaban a cara descubierta.
Actuaban siempre de noche. Y rápido. En apenas un par de minutos, los dos detenidos podían llevarse el dinero de la caja de los hoteles -que suele oscilar entre los 200 y los 500 euros-. Para ello, según han informado desde la Jefatura Superior de Policía Nacional de Madrid, aprovechaban las horas en las que los recepcionistas de los establecimientos estuviesen solos y después huían a bordo de un coche que dejaban aparcado en la puerta.

Así lograron asaltar 14 hoteles en apenas tres meses. Desde mediados del pasado mes de agosto, cuando se produjo el primer atraco, esta pareja había desvalijado seis hoteles en las zonas centro y sur de la capital, cinco en Leganés -ciudad en la que ellos mismos vivían-, dos en Alcorcón y uno en Getafe.

La investigación -que ha corrido a cargo del Grupo XIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid y el Grupo 1º de Policía Judicial de la comisaría de Leganés- se inició después de esa primera denuncia. En ella se describía a un sujeto con aspecto de toxicómano -alto, delgado y con la cara demacrada- que había vaciado la caja de un hotel armado con una navaja. Fuera, en un coche, le esperaba una mujer que también parecía drogodependiente.

Poco a poco, sin embargo, su forma de actuar evolucionó. Los dos delincuentes se hicieron con varias armas de fuego -la Policía ha intervenido dos revólveres y una pistola- y empezaron a dar los 'palos' juntos. La mujer -María Victoria T.G., de 36 años-, que solía quedarse en el coche preparando la huida, acabó acompañando a su 'compinche' -Nicolás V.G., de 40 años- en sus últimos golpes.

Primero entraba él en la rececpión y, con la excusa de preguntar si había una habitación libre, comprobaba que el recepcionista estuviese solo. Una vez que se habían asegurado de que no había nadie más, volvían los dos y amenazaban al encargado para que les diese el dinero de la caja.

Las cámaras de seguridad, claves

A pesar de ir armados, los presuntos atracadores no llegaron a usar la violencia con ninguno de los empleados. Sólo querían el dinero. Sin problemas. "En los hoteles no suele haber grandes medidas de seguridad y se podían llevar un buen botín", explican fuentes de la Policía Nacional. Pero se olvidaron de las cámaras de seguridad.

Esas imágenes, además de las descripciones de las víctimas y de los testigos, acabaron estrechando el cerco sobre ellos. El pasado día cuatro de noviembre, finalmente, fueron detenidos por agentes de la Policía Nacional. En el registro de sus domicilios, en Leganés, los investigadores encontraron las armas que habían usado en sus golpes: dos revólveres y una pistola, dos cajas de munición con 40 cartuchos, una navaja y un cuchillo de grandes dimensiones. 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios