www.madridiario.es
Crítica teatral.- 25 años menos un día: desconcierto

Crítica teatral.- 25 años menos un día: desconcierto

lunes 17 de octubre de 2011, 00:00h
Hasta el 13 de noviembre, el teatro Español presenta la comedia '25 años menos un día', de Antonio Álamo. Un montaje, cuando menos, curioso pero que puede desconcertar a una buena parte del público. Dirige Pepa Gamboa.
La cifra del título corresponde al tiempo que estuvo –ficticiamente- representándose la comedia 'The tea is ready'. El nieto del autor intenta trasladar al público de la sala la época y circunstancias, tanto del autor como del supuesto montaje teatral. O sea, teatro dentro del teatro. El estupendo Richard Collins-Moore se presenta como narrador de la historia, en una constante vuelta al pasado. También se transforma en su propio abuelo y en el pianista. Suyo es el mejor trabajo interpretativo de un entonado elenco.

Hay una pieza maestra sobre los estragos del paso del tiempo en una representación teatral: Noises of (Por delante y por detrás). Un magnífico vodevil, con una acción disparatada, que hemos visto en varios montajes en Madrid. Esta comedia de Álamo podría recordarnos en alguna escena a la otra historia, pero es claramente diferente. Los "falsos actores" actúan de una manera impostada, antinatural, rememorando seguramente las formas teatrales de antaño. Al principio, sobre todo, la acción resulta premiosa y, como decía al principio, desconcertante. A medida que avanza la representación se recobra el pulso dramático y la historia avanza con más ligereza, logrando algunos estupendos momentos visuales, como la fantástica tormenta. También arranca carcajadas la surrealista sustitución del protagonista de 'The tea is ready' por un espectador, naturalmente falso también.

'25 años menos un día' es un teatro complejo en su escritura y en su puesta en escena. La aparente sencillez se viene abajo con la abundante tramoya y los cambios de escena, que se suceden sin interrupción y con buen ritmo. Pero quien busque una obra teatral convencional, saldrá defraudado de esta propuesta.

Ana Fernández, poco habitual en nuestra escena madrileña, gana peso interpretativo a medida que avanza el melodrama, alcanzando una gran calidad en las escenas con el falso espectador, doble personaje para José Ramón Muñoz. En conjunto, el elenco es sólido y demuestra que tiene cogido el pulso a la función.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios