www.madridiario.es

Actor

Joaquín Kremel: 'El teatro goza de una mala salud de hierro'

Joaquín Kremel: "El teatro goza de una mala salud de hierro"

martes 21 de junio de 2011, 00:00h
El actor Joaquín Kremel (Barcelona, 1947)da vida en el escenario a Poncio Pilatos en una obra que revoluciona el texto original de Eric-Emmanuel Schmitt y que llega al Conde Duque el próximo 8 de julio. El artista, que se define como "un hombre de teatro", ha hablado con Madridiario sobre su papel en una función que va más allá de los límites religiosos establecidos.
¿Qué se va a encontrar el público que vaya a ver El evangelio según Pilatos?
Se va a encontrar una espléndida función de Eric-Emmanuel Schmitt que seguro que se le conoce más si hablamos de ‘El señor Ibrahim y las flores del Corán’. Es un autor de moda en el mundo, está traducido a todos los idiomas, es muy brillante y lo que propone es la visión de Pilatos a partir del Domingo de Resurrección. La función empieza cuando el escriba le dice que el mago de Nazaret, al que ha condenado a morir en la cruz, ya no está en la tumba. A partir de ahí comienza una función muy interesante. Es una especie de CSI porque buscan un cadáver que creen que ha sido robado. De pronto le dicen que se está apareciendo y entonces empieza a buscar a un vivo.

¿Y qué es lo que más le fascinó del personaje?
Es un hombre muy sensible a parte de pragmático. Está muy enamorado de su mujer, que se hace cristiana. Tenemos a su mujer que es la fe de los primeros cristianos y Pilatos que representa la razón. Joaquín Kremel en 'El evangelio según Pilatos'Y esa es la batalla que plantea la función. La razón pura de cómo se va a creer que alguien muerto puede resucitar y por otro lado, la fe de una mujer que cree en su marido. Además pasan todos los personajes de ese momento, María Magdalena, Herodes, Herodías, todos toman vida. Me fascinó tanto que aunque teníamos un proyecto Julia-su mujer y compañera de escenarios en esta obra- y yo en el que habíamos comprado los derechos para una función de Neil Simon y ya habíamos comenzado esa producción cuando José Sámano llama a nuestra puerta, decidimos ir a por ello. Además, ha mejorado la versión principal incorporando un nuevo personaje.

¿Ha tenido que leer mucho acerca de Pilatos?
Pues sí. Me he enterado podría ser de Tarragona o de León. Es el único del que tenemos constancia que estuvo en el año uno y es el único civil que figura en el credo de la iglesia católica. Y de Jesús sabemos a través de los evangelistas. En un momento de la obra dice: antes era un romano que sabía, ahora soy un romano que duda.

¿Se considera creyente?
Cada religión utiliza a Dios a su manera y esto es un desastre. Nada ha provocado más muertes que la religión y las guerras. Todos tenemos la esperanza de encontrar un Ser que nos pueda coger de la mano, nos saque de esta locura y nos podamos ir de vacaciones eternamente; siempre está en la esperanza. Soy un agnóstico muy a favor de lo que Jesús vino a decir. El personaje de Jesús me fascina; si lo que dice él lo dijera ahora alguien, lo volverían a crucificar.

Después de tantas obras con temática religiosa, es difícil no hacerse un poco creyente…
Pues sí, -risas-Via Dolorosa, El beso de Judas y El evangelio según Pilatos. La verdad, me voy a hacer un experto.

Si Pilatos viviese los tiempos actuales, ¿cree que mandaría crucificar a más de un político?
Tienen mala fama, pero pagan justos por pecadores. Quizás no estemos en un momento de gran altura política porque este país necesitaría de una gran alianza. Falta vista de miras por parte de algunos políticos, pero hay otros, que conozco, y están 24 horas al día trabajando; hay políticos con verdadera vocación y los hay que son una panda de golfos. Crucificarlos no creo pero sí darles una buena patada en el culo para que se vayan muy lejos -risas-.

¿Qué papel tiene el teatro en su vida?
Lo que siempre quise ser de joven era actor de teatro y es lo que soy. Además, tenemos las santas narices –risas- de ser productores (su mujer y él) y de jugárnosla. El teatro requiere mucho compromiso, no es como una película. Es un constante compromiso. Es duro pero emocionante y apasionante.

¿Y cuál es su papel soñado, el qué todavía tiene que interpretar?
Cyrano de Bergerac. Es el mejor papel para un hombre jamás escrito.

Queda hecha la petición. En algún momento se lo tendrán que ofrecer…
No sé si tendré fuerzas -risas-. Requiere mucha energía pero es el mejor. Lo prefiero a cualquiera de los grandes papeles del teatro.

¿Cómo ve el panorama de la escena española?
Ya quisiera el cine estar como la escena española. Se hacen espectáculos maravillosos, un teatro moderno y emocionante. Y eso que me hace rabiar porque al cine se le hace un sitio mediático que el teatro no tiene. El teatro goza de una mala salud de hierro. En mi opinión, se está haciendo muy buen teatro y rara vez sale decepcionado un espectador. La gente que hacemos cine o televisión es para que nos vean, el escritor que escribe es para que le lean. Un actor sin gente en el patio de butacas no es nadie.

'El evangelio según Pilatos'
En la sala Conde Duque
Del 8 al 24 de julio
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios