www.madridiario.es
Gritos y forcejeos en el Pleno de Carabaña

Gritos y forcejeos en el Pleno de Carabaña

Por Celia G. Naranjo
viernes 01 de abril de 2011, 00:00h
Una edil y una diputada regional del PP denunciaron este viernes a la mujer del alcalde de Carabaña, Mariano Arévalo, por insultos y amenazas durante el último Pleno municipal, celebrado este jueves. El primer edil niega los hechos y asegura que las denunciantes provocaron la situación.
Según aseguran Nadia Álvarez, concejala del PP en Carabaña y diputada autonómica, y la edil popular Amelia Altares, los hechos ocurrieron en el turno de preguntas. La oposición acababa de preguntar al alcalde por qué no había presentado las cuentas públicas desde 2001, a lo que este respondió que no iba a contestar porque ya le habían planteado estas cuestiones durante cuatro años. La concejal del PP de Carabaña y parlamentaria autonómica Nadia Álvarez le interrumpió apuntado que si las volvían a formular era porque no las había respondido antes.

Entonces, según las denunciantes, la mujer del alcalde, Mercedes Sacedo, que asistía al Pleno como oyente, empezó a insultarla e instó a su marido a expulsarla al grito de "Échala, es una hija de puta". Ante ello, Álvarez expuso ante la audiencia que Sacedo era verdaderamente la que mandaba y no su marido. "Tu madre será la que mande, ¡hija de puta!", le respondió su esposa, según las afectadas. El regidor pidió a su mujer que "por favor" parase.

"¡Hija de puta, te voy a arrancar la cabeza, te voy a arrancar la cabeza!", dijo a continuación Sacedo, según la grabación del Pleno. De repente, se abalanzó contra ella exclamando: "¡Te voy a arrancar la cabeza!". Pero en su camino se interpuso la edil popular Amelia Altares, que recibió fuertes golpes en un brazo.

"Provocación previa"
Sin embargo, la versión del alcalde difiere en varios aspectos. Según explicó Mariano Arévalo a Madridiario, fueron las ediles del PP las que provocaron el altercado con provocaciones a su esposa. Arévalo asegura que esta, que se encontraba entre el público asistente al pleno, se limitó a sugerir a su marido que las expulsara después de que ellas llamaran "dictador" y "sinvergüenza" al regidor, algo que, asegura, "viene ocurriendo durante toda la legislatura". Fue entonces, según el alcalde, cuando estas insinuaron que la que mandaba era la mujer del alcalde y esta las contestó, momento en el que las tres se enzarzaron en la refriega. "Los insultos y las amenazas fueron cruzados por las dos partes", afirma.

Después de los hechos, los ediles del PP abandonaron el Pleno, que continuó sin ellos, y la Guardia Civil acudió para tomar parte de lo ocurrido. Altares fue atendida en el Hospital del Sureste por un esguince en la falange de una mano, según el parte de lesiones. El alcalde asegura que, en la refriega, Altares se había torcido el dedo. Finalmente, en la mañana de este viernes, las dos ediles del PP interpusieron una denuncia contra Sacedo por agresión y amenazas.

En cuanto al asunto de las cuentas, el alcalde "lleva diez años sin presentar cuentas y veinte sin actualizar los bienes del Ayuntamiento". El regidor indicó a este digital que "se trata de un asunto pendiente". "El anterior secretario dejó un caos contable tremendo y estamos intentando arreglar la situación en la medida de nuestras posibilidades", concluyó.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios