www.madridiario.es

Soprano y compositora

Pilar Jurado: 'Soy un espíritu inquieto'

Pilar Jurado: "Soy un espíritu inquieto"

jueves 17 de marzo de 2011, 00:00h
Será recordada como la primera mujer que estrenó una ópera en el Teatro Real. Soprano, compositora y directora de orquesta, Pilar Jurado es considerada como la musa de la creación contemporánea y una de las figuras más importantes de la música clásica a nivel europeo. Madridiario ha hablado con una mujer vitalista y que no entiende de límites musicales.
Es la primera mujer compositora de la historia en ver representada una ópera en el Teatro Real. Después de casi un mes sobre el escenario, ‘Página en blanco’ ha conseguido una buena respuesta del público, ¿cómo se siente?
El teatro estaba prácticamente lleno. La verdad es que en un teatro como el Real, con uno de los públicos más difíciles, obtener la respuesta que hemos conseguido es un orgullo. Estoy muy agradecida por ello y me siento muy feliz con esa sensación de haber cumplido un objetivo: que mi primera ópera se estrene en el Teatro Real y que se haya solicitado que esa música se escuche en más lugares.

Una 'página en blanco' que ha impulsado nuevos proyectos en poco tiempo, ¿no?
Ya me han comentado varias personas que están esperando una suite de la obra. Me ha llamado la Orquesta de Castilla y León para la próxima temporada. Además, tengo un concierto de encargo para la Orquesta Nacional de España de cara a la temporada 2012-13 y otro encargo de la Comunidad de Madrid, para orquesta y coro, que estrenará la ORCAM este mes de septiembre, además de diversos proyectos discográficos. Además, el Teatro Real está hablando con otros teatros para llevar la producción fuera. Y teniendo en cuenta que cuando se estrena una obra se queda en el cajón empolvándose por los siglos de los siglos, y esta ópera se está moviendo en tan poco tiempo, eso significa que funciona. La verdad, no me puedo quejar.

Ha sido compositora y además ha interpretado un papel, ¿qué es más difícil, componer, interpretar o cantar una ópera?
Realmente no sé que es más difícil. Yo intento fluir con la vida. Cuando escribo una ópera, lo importante es contar una historia muy cercana al gran público para que se sientan identificado con lo que ocurre en el escenario. A partir de ahí, hay que jugar con la tradición y la vanguardia. La composición de una ópera tiene momentos espectaculares. La primera vez que escuche al coro cantando mi música fue uno de los días más emocionantes de mi vida. No pude reprimir las lágrimas. Y me acordé de lo que han escrito muchos de los grandes sobre sus creaciones.

A tenor de su última creación, la vida ¿es realmente una página en blanco?
Si, totalmente. Yo creo que el propio ser humano es una página en blanco. Cada uno escribimos sobre esa página pero también los que están a nuestro alrededor. A veces nosotros creemos que somos los dueños de nuestra vida y cada vez lo somos menos porque estamos manipulados por el entorno.

Y entonces, ¿cómo consigue salir de ese destino?
He aprendido a vivir el presente con ilusiones de futuro pero sin programarlo, porque en ese caso, vas contra la naturaleza. La vorágine tecnológica hace que nuestra visión de futuro sea mucho más incierta.

Quienes la conocen dicen que es una persona muy vitalista y una humanista musical. ¿Cómo es Pilar Jurado?
Yo creo que las definiciones las deberían hacer los demás. Yo me defino como Pilar Jurado y estoy muy contenta con quien soy. Pero es verdad que siempre he puesto en relieve mi pensamiento sobre la sociedad y el mundo que estamos viviendo. No puedo abstraerme de ello porque me siento muy afectada con lo que ocurre alrededor. La labor de una artista es ser crítico con el mundo que ha tocado vivir, ser un espejo para la sociedad y contar lo que no funciona.

Su vitalidad y pasión por la música le llevó a crear su propio sello discográfico, Transopera Digital, ¿qué aporta este proyecto a los lenguajes musicales?
Estamos en un momento en el que las discográficas no son un gran negocio. El arte de la coloratura es el primer disco. Ha funcionado y lo sigue haciendo. Me permite explorar nuevos lenguajes musicales.

Es una mujer con demasiadas inquietudes, ¿no descansa ni un minuto?
Sí, yo soy un espíritu inquieto. Adoro la música y el tener una voz muy versátil, me permite hacer cosas diversas. Pero la verdad es que me viene bien. Frente a algo tremendamente intelectual y serio con un trabajo muy minucioso como es el mundo de la ópera, poder tener otros trabajos más comerciales y más abiertos al gran público es fundamental. Y eso me permite investigar en mis propias capacidades vocales y en conceptos que luego pueden aplicarse a lo contemporáneo.

Y con tanto trajín, ¿necesitará cuidar la voz?
No, de ninguna manera. Soy muy charlatana y no me cuido demasiado la voz. Lo que hago es no beber, no salgo por la noche y no fumo. Y luego he aprendido a ser muy natural con este tema. Vivimos en un mundo tan exigente, tan estricto, que estar todo el día pensando en mi voz, no me permitiría hacer nada.

¿Cuándo comenzó su pasión por la música?
Desde pequeña siempre me recuerdo canturreando; mi familia era muy cantarina. Recuerdo que de niña estaba en el coro del colegio. Y como siempre he sido muy curiosa, he podido avanzar en este mundo. Continúo manteniendo esa parte de niña que me permite seguir hacia adelante.

¿Qué opina de la música contemporánea?
Es la música que se está haciendo con los creadores de este momento. Lo importante es que siga habiendo nuevos creadores y música. Lo que es cierto es que estamos viviendo un fenómeno extraño porque lo normal en la historia es que la gente escuchase la música que hacían los artistas del momento. Sin embargo, ahora se prefiere más la música del pasado que la actual.

¿Eso quiere decir qué se está produciendo un acercamiento a los grandes clásicos?. ¿Qué autores han influido en su música?
Ha habido excelentes compositores que han sido parte de la historia y todavía seguimos admirando. Soy absoluta fan de Ligeti y Cotidiano, dos ejemplos de grandes clásicos. Aunque están muy presentes en mi vida, intento ser honesta conmigo misma. En esa época en la que intentas imitar a unos y otros, a veces notaba que había cosas que me chirriaban. Por eso siempre he optado por hacer lo que creía.

Hablando de los grandes, se la ha comparado con Plácido Domingo, ¿se identifica con él?
Los dos admiramos la música por encima de todo y vivimos lo que hacemos.

¿Es necesario modernizar la ópera para llegar a un público más joven?
Los precios de la opera son altos y por tanto, más difíciles para la gente joven aunque me consta que muchos se gastan ese dinero en ir a los conciertos- entre risas-. Pero lo cierto es que mi ópera ha sido entendida mejor por la gente más joven que por la gente más adulta. Quizás por el tema que tratábamos sobre la diferencia entre un mundo real y virtual. Nosotros somos responsables de esto y debemos acercarnos a la sociedad con los temas que interesan para atraer la atención del público más diverso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.