www.madridiario.es
El Madrid recorta

El Madrid recorta

lunes 14 de marzo de 2011, 00:00h
Aunque el Real Madrid ha recortado dos puntos al Barcelona todavía es un abismo la diferencia como para anularla en el empuje final de la liga. El Atlético de Madrid sacó un empate de oro en Almería gracias al Kun y a las paradas de De Gea.
El Madrid se ha dejado muchos puntos por el camino y recortar los siete que le llevaba el Barcelona será difícil, aunque en Fútbol todo es posible, entre otras cosas, porque el Barcelona tiene que visitar el Santiago Bernabeu el 17 de Abril y, si el Madrid quiere ser campeón de liga, tendrá que ganar los tres puntos y dejar todo con un margen estrecho de dos. Claro que para que todo esto sea efectivo los blancos están obligados a ganar todos los partidos que le quedan de liga, que también es otro reto. De momento la diferencia es de cinco puntos, dos menos que el viernes.

El Hércules no fue el matagigantes que se coló en el Camp Nou. En el Paseo de la Castellana tuvo menos acierto de cara al gol, aunque dejó un buen sabor de boca a los aficionados. Por momentos dominaron el centro del campo y obligaron a los de Mouriño a perseguir la pelota sin éxito. Casillas tuvo que hacer un par de paradas de esas que le han dado nombre y otras dos jugadas que crearon algo de desconcierto. Pero eso fue todo.

Los blancos no repitieron la exhibición de Santander. Faltaba en el campo Xabi Alonso que se quedó en el banquillo con el Lyon en la mente como el resto de la plantilla. En el centro del campo estuvo Granero acompañado de Lass. Un centro motor para el equipo de poca cilindrada que se puede utilizar para momentos muy concretos y con poco compromiso. La ausencia de Alonso siempre se nota y a veces más de lo que quisieran los aficionados, el entrenador y el resto de la institución, pero es así. Después en el minuto 68 salió al campo Xabi y el cambio lo notó hasta el césped.

Fue la noche de Benzema que, desde que ha llegado Adebayor, no deja de sorprender. Hace cosas que nunca hubiésemos imaginado que sería capaz de hacer, como el segundo gol. Una jugada personal después de recibir un balón largo que terminó de controlar en la raya de fondo, fue recortando mientras se abría en busca de ángulo  y cuando menos lo esperaba el portero se sacó un disparo eléctrico y al segundo palo que suponía el 2-0. El primero fue menos elaborado. Con estar en el sitio indicado, ese que marca la norma no escrita para el delantero centro: un poquito retrasado para recibir el pase hacia atrás de Arbeloa. Sólo tuvo que empujarla.

Fueron tres puntos que sirven para recortarle dos al Barça en esa lucha que tienen los dos por ganar la liga. Son tres puntos importantes pero un encuentro demasiado cercano a un enfrentamiento de Champions para considerarlo de trascendencia. Todas las mentes estaban en el partido que se jugará el miércoles.

El Atlético de Madrid sigue con su objetivo de jugar en Europa al año que viene. Y con ese horizonte bien marcado llegó a Almería donde pudo ganar el partido por esos dos goles del Kun, pero dos errores defensivos dieron al traste con la ilusión y el esfuerzo.

Fue un empate para el disgusto porque no deja felices ni a unos ni a otros: los dos buscaban la victoria y se encontraron un punto que sabe a poco. El Almería busca desesperadamente respirar en la zona de oxigeno, alejada de los puestos de descenso. Pudo ganar el partido de no ser por De Gea que tuvo un día acertado. Se jugó mucho en ambas áreas y las ocasiones se sucedieron pero el gol es un premio final que no siempre se consigue.
El primero en marcar fue Agüero que esperó hasta el minuto 38 para adelantar a los rojiblancos, aunque los atléticos vestían de azul por coincidencia de indumentarias. Los madrileños se fueron al descanso con ese 0-1 que ponía las cosas de cara.

Empezó el segundo tiempo con un escenario muy parecido en el que ambos equipos se lanzaron al ataque para no perder tiempo en la consecución de sus objetivos. Los de Quique querían más, pero fue Crusat en el que, nada más empezar el segundo periodo, marcó y equilibró el marcador. Fue en el minuto 49. El partido mantenía el ritmo del dominio alterno con pocas llegadas a las dos porterías y con una buena actuación de De Gea cuando era necesario.

En este ambiente volvió Agüero. Un a jugada personal de genio del fútbol, puso el 1-2 en el marcado. Era el minuto 60 y los madrileños de Quique Sánchez Flores vieron el cielo abierto. Tenían la victoria en la mano. Eso les dio tranquilidad. Pero como el fútbol es como es, cuando todo parecía controlado y que el Atlético de Madrid se llevaría los tres puntos de Almería, apareció Goitom y aprovechó un pase de Ortiz para hacer el empate en el minuto 76. Se acabó el sueño de los visitantes, pero se abrió una ventanita de luz para el los andaluces
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.