www.madridiario.es
Querido ministro

Querido ministro

miércoles 09 de marzo de 2011, 00:00h
 
Querido Ministro:
Si quiere que le diga la verdad, no me han gustado nada esas declaraciones suyas sobre la eliminación de la Comunidad de Madrid. Serán cuestiones políticas contra el PP, contra Esperanza o Gallardón, pero a los madrileños nos gusta poco este desafecto que manifiesta con displicencia. Cuando me enteré de la infamia,  lo primero que me vino a la cabeza es una pregunta: ¿se atrevería a decir lo mismo de Cataluña? Querido Ministro, creo que no. Ni siquiera se le pasaría por la cabeza hacer un desprecio semejante a los catalanes, a sus instituciones, a su historia..., sin embargo no le ha importado lo más mínimo hacérselo a Madrid. Lo ve, eso es a lo que me refiero, a esa maldad que sale del gobierno hacia mi comunidad y ni siquiera Zapatero nos defiende, siendo como es, el número uno por esta provincia, hospitalaria donde las haya. Quizá por eso se atreven ¿Se imagina, Señor Ministro, la reacción de sus compañeros del PSC, si su osadía le llevase a pronunciar tal grosería contra su Cataluña?

Que usted, que ustedes, tienen un desprecio por Madrid se manifiesta en cada gestión, en cada decisión y, como en este caso, en cada comentario. Falta de respeto, Señor Ministro. Y por eso Madrid responde, porque los madrileños, Señor Ministro, lo detectan. Le recuerdo que el PSOE de Joaquín Leguina en 1983 supero el 50 % del voto y obtuvo 51 escaños de 94 posibles y en 2007 se quedó en 42 diputados de los 120 que tiene la cámara. Y se puede repetir, Señor Ministro, ese descenso se puede incrementar el 22 de Mayo. Madrid no pide, no grita, se queja poco pero no olvida. Ya lo verá. Ese desatino suyo tendrá consecuencias. Con seguridad. Los madrileños le contestarán.

Tomás Gómez debería haber saltado como el percutor de una pistola ante la agresión. A Lissavetsky, que tendrá que pedir apoyos para ganar en el ayuntamiento, le correspondía solicitar dignidad de exigir el respeto necesario. Pero solo ha destacado el silencio. Se entiende. Un jefe es un jefe. Sinceramente, querido Ministro, no creo que ni a Tomás, ni a Jaime les haya gustado lo más mínimo su desordenado vocabulario. A mi, como madrileño, tampoco. Que lo sepa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.