www.madridiario.es
El Atlético recupera la autoestima

El Atlético recupera la autoestima

lunes 21 de febrero de 2011, 00:00h
Los rojiblancos vuelven a sonreír después de varias derrotas seguidas y lo hacen a costa del Zaragoza. Para el Madrid la jornada ha sido un paseo, previo a la Champions donde le espera el Olimpic de Lyon el martes y el Getafe vuelve a perder en casa, esta vez contra el Racing.
El Atlético de Madrid vence en la Romareda, gracias al acierto del Kun, y deja al Zaragoza muy tocado. Se jugaba un partido de la otra liga entre dos equipos para los que el resultado significaba mucho aunque distinto: los de Quique querían ganar para aspirar a jugar en Europa al año que viene y el Zaragoza con la mente puesta en mantenerse en primera división.

Los dos no podían conseguir sus objetivos y fue el más creativo el que lo consiguió, gracias a Agüero que materializó un gran gol que valió tres puntos en un campo nada fácil para los rojiblancos.

El primer tiempo fue de dominio atlético pero no entró en la portería a pesar de los esfuerzos y las ocasiones que tuvieron desde el principio del partido Agüero y Raúl García, y eso en fútbol es como si nada. Sin gol no hay fútbol. También hubo polémica en una jugada en la que Contini decidió frenar a Reyes de forma dudosa. Lo que pasa es que Delgado Ferreiro, el árbitro, que pudo pitar penalti no lo hizo y eso dejo la ocasión atlética en papel mojado.

La segunda fue otra cosa. El Zaragoza no quería perder la oportunidad de llevarse los tres puntos y salió al campo con la idea de convertir en un infierno, para los madrileños, los cuarenta y cinco minutos que  restaban de partido. Pero los visitantes tampoco estaban dispuestos a dejarse ganar y se vio un principio de segunda parte muy disputado con ocasiones por los dos bandos. Pero llegó el minuto 66, que es cuando el Kun se escapó una vez más por la banda derecha y casi sin ángulo batió a Leo Franco. A partir de este momento los del Calderón no quisieron perder la oportunidad de dar esta alegría a su parroquia y amarraron este buen resultado.

Lo del Real Madrid tiene poco relato. Si no contamos mal el Levante no tiró a puerta en más de dos ocasiones y lo hizo desviado. Dio la sensación de que solo tenían la consigna de no volver a recibir otros ocho goles, como en la copa, y no los recibieron pero, a cambio, solo hubo un equipo en el campo y ese fue el Real Madrid. Y otra cosa más, que no hubo goleada por la cantidad de errores en el disparo a puerta. De lo contrario el resultado hubiese sido más abultado. Eso demuestra que no sirve de nada renunciar al ataque y que en fútbol es mejor atacar y crear problemas que dedicarse a defender como único argumento de juego.

Algo de esa facilidad que pensaba ofrecer el Levante ya se lo había imaginado Mouriño que dio descanso a Xabi y a Ozil, dos piezas esenciales en el esquema de este año. Volvió al equipo titular Kaká, que cada vez aporta menos al conjunto y se le ve alejarse de la realidad del Real Madrid. ¡Que pena de dinero!. Di María recupero aquellos regates e internadas que sorprendieron a principio de temporada y que alguien se los robó cuando estuvieron en Barcelona, porque desde entonces no se le han vuelto a ver esos detalles que tanto gustaban en el Bernabeu. Cristiano hizo un buen partido pero siguió disparando a puerta desde posiciones inverosímiles que no dan ningún resultado positivo.

Los blancos jugaron sin ninguna presión. Primero porque el Levante no la ejercía y segundo porque en el minuto 7 de la primera parte Benzema puso en 1-0 en el marcador. Fue el final de una gran jugada de Di María que dejó atrás a tres defensores dentro del área y le puso el balón en el pié a Benzema. El segundo fue obra de Carvalho al rematar una falta de Cristiano tres minutos antes de terminar la primera parte.

En la segunda el Real Madrid se marchó a Lyón y dejaron a los levantinos solos en el Bernabeu con el público.

Todos estuvieron pensando en el equipo francés que les espera este martes y que ya les ha eliminado en dos ocasiones anteriores y en la misma competición. Así que mucho ojo y mucha precaución.

El Getafe no termina de levantar el vuelo y esta jornada ha perdido un partido para olvidar. Cuando todo estaba pensado y preparado para repartirse un punto cada uno, un penalti, a dos minutos del final del partido dejó a los madrileños sin nada.

Y cuando digo sin nada fue sin nada. Tampoco el Racing se mereció ganar ni mucho menos. Si hubiera que destacar algo sería al público porque a los que estuvieron en el terreno de juego no. El único que estuvo a medias fue Giovanni, del Racing que salió en la segunda mitad y ofreció algo de velocidad.
Y eso que el encuentro tenía morbo fuera del terreno de juego porque Adrián, el hijo de Michel, volvía al que había sido su casa y a jugar contra su padre. Dos circunstancias que elevaban la tensión de la prensa, sobre todo de la del corazón.

Tanto Michel como Adrián ya habían avisado que esa circunstancia no tenía importancia y así fue. Adrián fue uno más de los 22 que estuvieron en el campo. Es decir que tampoco hizo nada.

Por lo demás la jornada le ha servido al Getafe para alejarse un poco más de los puestos europeos y empezar a preocuparse de los de abajo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.