www.madridiario.es
El PP rectifica: la música en calles y bares seguirá

El PP rectifica: la música en calles y bares seguirá

Por Carmen M. Gutiérrez
martes 15 de febrero de 2011, 00:00h
El PP ha rectificado y la futura ordenanza contra el ruido solo limitará las actuaciones callejeras con percusión y amplificación. Los bares con conciertos tendrán un tratamiento específico para facilitar su labor. La norma prevé sanciones más altas para el ruido provocado por personas que por vehículos.
La primera redacción de la Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica, conocida como ordenanza contra el ruido, contemplaba que los músicos callejeros debían pedir autorización para tocar en la ciudad de Madrid, pero este martes la delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, ha anunciado que ha aceptado una enmienda de IU que elimina esta exigencia. Según la nueva redacción, "ninguna actuación en la calle necesitará autorización, excepto la percusión y las que requieran amplificación", en palabras de la edil.

La concejala de Medio Ambiente de IU, Raquel López, explicó a Madridiario, que, además, se hará, junto al Área de Gobierno de las Artes, un mapa donde se concretarán los lugares en los que estará permitida la percusión y la música con amplificadores. Además, también se ha eliminado la posibilidad de que la Policía Municipal retire los instrumentos a los músicos que incumplan la normativa.

Los músicos callejeros habían pedido cambios en la normativa. Tras conocer hoy las enmiendas, creen que ahora el artículo 41 -ha quedado redactado así- es mejor que antes, pero esperan que hasta su aprobación definitiva se acepten otras cuestiones, como tocar instrumentos de percusión poco estridentes (maracas, por ejemplo), según explica Pía, una de las personas que integra la Asociación de Músicos de Madrid. Según el PSOE, solo podrá tocar en la calle el 80 por ciento de los músicos.

Facilidades para los conciertos
Tras las enmiendas aprobadas este martes, los conciertos en bares también tienen más facilidades para seguir con su actividad. IU pidió un régimen específico, que se regulará en una ordenanza posterior. Mientras tanto, se regirán por la ordenanza contra el ruido que aprobará la próxima semana el Pleno del Ayuntamiento y que se ha debatido este martes en la Comisión de Medio Ambiente.

Se ha creado el concepto patrimonio cultural de la ciudad para incluir en él los bares que acrediten ofrecer un número mínimos de horas de música en directo. Según López, el objetivo de la futura regulación es que estos establecimientos no tendrán la obligación de ser insonorizados, salvo que haya una denuncia vecinal expresa por los niveles de ruido. Además, habrá una línea de subvenciones para mejorar el aislamiento sonoro de estos bares.

Botellón y concentraciones
Para luchar contra el botellón, la normativa se centra en aquellas personas que hacen ruido en la calle, pero no solo en las que están bebiendo, sino en todas. Es decir, cualquier persona que produzca más molestias sonoras de las permitidas podrá ser multada. También habrá sanciones para los ruidos en las viviendas.

La polémica también se ha levantado con la nueva exigencia impuesta por el equipo de Gobierno de Gallardón. Cualquier concentración en la calle exigirá autorización de Medio Ambiente y habrá que solicitarla con un mes de antelación, mientras que a la Delegación del Gobierno solo hay que informarla quince días antes de que se produzca. No obstante, la redacción ha incluido que cuando se trate del ejercicio de derechos recogidos en la Constitución no será necesaria dicha autorización.

Menos multas a los coches
Según IU, las multas a los ciudadanos oscilarán entre los 750 euros y los 3.000, mientras que los incumplimientos por parte de los vehículos (tocar el claxon sin motivo o 'tunear' una moto) tendrán multas de entre 90 y 600 euros. Según la normativa anterior los vehículos que cometieran infracciones por ruido podían ser sancionados con entre 600 y 300.000 euros.

El concejal socialista de Medio Ambiente, Pedro Santín, hizo una crítica general a la normativa. En su opinión, la música callejera y otras fuentes de ruido solo tendría que estar limitadas por los decibelios permitidos. En caso contrario queda la duda de si hacer palmas es percusión o no lo es.

Todavía podría haber modificaciones de última hora en la ordenanza, que se aprueba la próxima semana. Por el momento, IU se abstendría y el PSOE votaría en contra.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios