www.madridiario.es
Cataluña sin privilegios

Cataluña sin privilegios

jueves 10 de febrero de 2011, 00:00h
Es evidente que Cataluña marca el camino a seguir, al menos durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Todos los españoles nos hemos dado cuenta de que el presidente del Gobierno siente una especial debilidad por Cataluña. Si recordamos aquella investidura, la primera de Zapatero que dio paso a una legislatura crispada donde las haya. En aquella sesión parlamentaria, ZP dedicó tanto cariño a ERC, con quien dijo compartir hasta los colores del mismo equipo de fútbol, que en algunos momentos se nos saltaron las lágrimas.

Y no fue el único momento en el que el Presidente dedicó piropos a los representantes catalanes. Una y otra vez hemos sido testigos de su insistencia en darle las gracias a Durán y Lleida por el tono que empleaba en los plenos del Congreso de los Diputados en su turno de palabra. Probablemente tenían su origen en la intención de despreciar y desoír los discursos más ácidos del PP, pero la realidad es que eran excesivos. Tanto fue así que en ocasiones el propio Josep Antoni, portavoz de CiU, rechazó con elegancia tanta adulación. Resultaba algo incómoda. Pero a pesar de todo, Zapatero no ha dejado escapar ni una sola ocasión para demostrar que lleva a Cataluña en el corazón. Un sentimiento que le honra. No hay ninguna razón para no respetar a una de las comunidades autónomas que más votos tiene en el Congreso de los Diputados.

Y una vez más nos pasa por los morros esas preferencias regionales. Estábamos en un escenario de reducción de gastos. Todo parecía indicar que la puerta estaba cerrada, acertadamente, a cualquier posibilidad de ampliar la deuda de los gobiernos regionales, incluso se le negó explícitamente la posibilidad de modificar la refinanciación de una pequeña parte de la deuda, que no aumentarla, al Ayuntamiento de la Capital de España porque, nos dijo el presidente, que sus compromisos con Europa así lo exigían. Hubo algún disgusto que otro entre presidentes y regidores, pero la crisis era la crisis y la exigencia externa se convertía en ley. Todos de acuerdo.

Pero vivir para ver. El problema presupuestario llegó a Cataluña, a los dominios de Artur Mas que no solo es más, sino mucho más  que el resto y nuestro presidente, una vez más, abrió la caja de las esencias para distinguir al president y autorizar un gasto extra a una comunidad que ya tiene una deuda considerable. Lógicamente, las críticas del resto no se han hecho esperar y ha saltado hasta Barreda. Porque de Gallardón ya lo esperábamos, pero del presidente de Castilla La Mancha no. Eso sí, si lo necesita Cataluña, se abre la veda y que se endeuden todos los que lo necesiten. Aquí no pasa nada. Se acabó la crisis.

Y yo me pregunto ¿eso quién lo va a pagar?. Seguramente será Joan Ridao que dijo en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces del pasado martes que Cataluña es a España lo que Alemania a Europa. ¿o entendí mal?

Así, sin anestesia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.