www.madridiario.es
Copago

Copago

jueves 03 de febrero de 2011, 00:00h
 
El sendero que, dicen los gobernantes, marca la crisis, es temible. Suben los precios una y otra vez, bajan los sueldos, aumenta el paro, recortan los derechos laborales, se congelan y reducen las pensiones, alargan los periodos para las jubilaciones y sellan pactos que no ofrecen garantías de nada, salvo que les producen mucha alegría a los firmantes, como podemos ver en las fotografías posteriores al pacto social entre el gobierno, los sindicatos y los empresarios, sonrientes y con las manos unidas como señal de éxito.

Un éxito que viene acompañado de un crecimiento del paro en más de 130.000 personas un tiempo después de aquella reforma laboral que, al parecer, tampoco ha servido para mucho.

Son los males a los que nos enfrentamos los de siempre. Y uno de esos males, al que todavía no han acometido los sonrientes firmanes del pacto social, es la sanidad. El gobierno no le ha metido mano, pero lo hará. Y, cuando lo haga, será en beneficio de todos nosotros, como ya es habitual. De momento, han mandado por delante al que fue ministro, Bernat Soria, que ha hecho un estudio para una empresa privada en el que alarma sobre la situación de la sanidad. Y lo dice ahora, después de abandonar la cartera sin pronunciarse en tal sentido. Y viene al pueblo a decirnos a gritos que tenemos que tomar precauciones y poner remedio. Y nos habla del copago. Ya. Ahora lo entendemos.

El copago es, quizá, una de las medidas más graves y amenazantes de todas las que pueda tomar un gobierno, y últimamente oigo hablar tanto de esta fórmula, maligna donde las haya, que da pavor. Siempre es igual. Se escucha el término, se niega como alternativa de gobierno hasta la saciedad y finalmente se implanta como medida imposible de soslayar.

El copago es abrir la puerta al final de la sanidad gratuita. Se presenta como una cantidad insignificante, pero la gravedad de la medida no es la cantidad a pagar, sino el salto cualitativo. Pasar de atención sanitaria gratuita y universal a poner un precio por el mismo servicio. Una vez saltada esa barrera, subir un euro será muy sencillo en el proceso y de fácil asunción por parte de los ciudadanos. El problema es que se habrá terminado una etapa. De ahí a cobrar grandes cantidades solo habrá que esperar y dejar que vaya pasando el tiempo con sus índices de precios y otras gaitas con las que nos engañan.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.