www.madridiario.es
Mendicidad infantil. ¿Repunta?

Mendicidad infantil. ¿Repunta?

Por Constantino Mediavilla
lunes 30 de abril de 2007, 00:00h
¡ Y no es buena noticia! Casi erradicada desde finales del los ochenta, ha vuelto a asomar a las calles de Madrid. No es alarmante -como entonces- pero sí un indicativo negativo a seguir de cerca por parte del equipo de profesionales que dependen de Ana Botella.
Localizado hasta el momento en el entorno de “rumanos-gitanos”, está provocando 3 o 4 actuaciones diarias del SAMURSOCIAL según su responsable Dario Pérez. El haber de éste servicio municipal está repleto de éxitos en su corta vida y en todos los ámbitos de su actuación, especialmente en la actuación con Mayores, Inmigrantes,Violencia de Género o discapacitados.
El pero, la asignatura pendiente, sigue siendo el conseguir que muchos de los indigentes que duermen a la interperie y que están identificados, - para Darío Pérez, “los crónicos” - acepten el traslado a los centros de acogida y asuman desde su condición que estos trabajadores sociales están ahí para ayudarles.
Difícil papeleta también con el “repunte” de la mendicidad infantil, que se consideraba erradicada de nuestra autonomía y que además es un delito. Cualquier ciudadano puede denunciar una situación de abuso de menores mendicando. La única solución -por dura que parezca- es no dar limosma directa, en todo caso canalizar esa ayuda a través de entidades solventes con capacidad de ejecutar programas para paliar los problemas de estos y otros colectivos.
Cada mañana en la Plaza Mayor de Madrid y con horario de 07.30 a 09.00, una señora de ochenta y tantos vecina de Carabanchel, con familia, techo y enferma de corazón pide. En hora y media dos horas saca entre 10 y 15 €. Suficiente para estar de vuelta en casa y seguir una vida “aparentemente normal”, tanto que hoy mismo comentaba al responsable del SAMURSOCIAL como “Madrid se quedaba vacío porque la DGT preveía 8 millones de desplazamientos por carretera”. Lo había escuchado en la radio de camino a su puesto mendicante. Es solo un caso particular y quizá aislado, hay otros muchos, el Samur Social pelea a diario y trabaja duro, pero como tantas veces, la realidad supera con creces a la ficción. Pasen y vean…
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios