www.madridiario.es
El campus Puerta de Toledo salvará un mercado maldito

El campus Puerta de Toledo salvará un mercado maldito

jueves 20 de enero de 2011, 00:00h
El mercado Puerta de Toledo sufrirá, en los próximos meses, su enésima reconversión. Esta vez, el nuevo plan para reflotar un edificio que parece maldito pasa por dejar de lado su vertiente comercial y convertir el espacio en un campus universitario. Consejería de Economía y la universidad Carlos III confirmaron este jueves su intención de alcanzar un acuerdo la próxima semana para que el edificio pase a manos de la institución universitaria antes del próximo curso.
"Este mercado nunca ha salido a flote, ni con el PP ni con el PSOE. Lo han dejado morir". Los comerciantes del mercado Puerta de Toledo no salen de su asombro. A mitad de camino entre la perplejidad y la indignación, están conociendo su futuro inmediato a través de los medios de comunicación. "No sabemos nada. Nos hemos quedado sorprendidos", explica la propietaria de una de las pocas tiendas de ropa que aún sobreviven en el recinto.

Aunque la noticia, en realidad, no les ha cogido por sorpresa. "Llevábamos tiempo viendo cosas raras, pero siempre que preguntábamos a gerencia nos decían que no pasaba nada". Esas señales empezaron este verano, cuando una conocida cadena de decoración de hogar abandonó el local que tenía en el mercado. A ella se ha sumado, hace sólo unas semanas, una firma de productos infantiles, que también ha dejado el centro comercial.

La renovación de los contratos de alquiler de los locales fue otra de las pistas que puso en guardia a los comerciantes. "Siempre lo renovábamos por un año, pero la última renovación sólo nos la hicieron por seis meses", explica otro de los comerciantes del mercado.

Su futuro, ahora, depende del acuerdo que, presumiblemente, firmarán la consejería de Economía y la universidad Carlos III la semana que viene. "Llevamos aquí diez años y nos ha costado mucho trabajo levantar el negocio -subraya Carlos, responsable de una tienda para bebés-. Además, hay puestos de trabajo que están en el aire".

Esa es, precisamente, una de las condiciones que pone el grupo socialista en la Asamblea para dar el visto bueno al proyecto. "Es verdad que el centro comercial ha fracasado -lamenta el diputado socialista Enrique Echegoyen-, así que la  idea del campus nos parece positiva. Siempre, eso sí, que se trate de un proyecto serio y viable y que se tengan en cuenta los intereses de los comerciantes".

Esa, precisamente, es la principal queja de los comerciantes. "Nadie ha hablado con nosotros, aunque nos gustaría seguir porque siempre hemos apostado por ello -lamenta el dueño de la cafetería del centro comercial, Miguel Silván-. El problema es que el centro nunca ha estado al nivel al que debería haber estado".

El mercado, que ocupa una superficie de 12.500 metros cuadrados, tiene en la actualidad 137 locales comerciales. De ellos, sin embargo, apenas hay ocupados medio centenar. Muchos de los que están abiertos, además, no se dedican a la actividad comercial, sino que fueron cedidos como oficinas a algunos organismos vinculados a la comunidad autónoma (el desaparecido Instituto Madrileños para el Desarrollo, la Asociación de Jóvenes Empresarios...).

Objetivo: reflotar el espacio
Este intento, de hecho, sería sólo uno más de los que han hecho las diferentes administraciones en los últimos años por sacar adelante un espacio ligado al fracaso. El anterior fue en el año 2005, cuando el gobierno regional intentó atraer a las grandes firmas de ropa para revitalizar este espacio. Fue entonces cuando algunos de los locales pasaron a manos de firmas como Adolfo Domínguez o Jesús del Pozo.

Lejos de atraer clientela, la iniciativa creó cierta polémica entre los pesos pesados de la moda y los comerciantes 'de toda la vida', que denuncian que la Comunidad incentivó la presencia de esas grandes firmas cobrándoles un alquiler "simbólico, muy por debajo del que pagamos nosotros". Desde la consejería de Economía, sin embargo, aseguraron no tener constancia de esas diferencias de precio.

"El problema siempre ha sido que la gestión ha estado en manos de políticos -lamenta uno de los comerciantes-. Si hubiese sido gestión privada, esto hubiese salido adelante". Otro de los empresarios va un poco más allá y asegura que, en realidad, el mercado se ha convertido "en un cementerio de elefantes" a cuyo frente se ha ido colocando a antiguos altos cargos.

La historia del edificio -de propiedad municipal pero cedido a la Comunidad hasta el año 2016- está ligada al fracaso casi desde su inicio. A finales de los años 80, con Joaquín Leguina como presidente de la Comunidad, la antigua pescadería se convirtió en un centro de antigüedades y de ocio, pero tuvo que cerrar por falta de clientes.

Los sucesivos gobiernos populares también han intentado reflotar este espacio convirtiéndolo en un centro especializado para 'gourmets', un centro de ocio con salas de cine, cediendo espacio a un proyecto de teatro, a la Asociación de Creadores de Moda o combinando el aspecto comercial con exposiciones y otras actividades culturales. Todos ellos, sin embargo, han terminado por fracasar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios