www.madridiario.es
El viejo profesor

El viejo profesor

Por Mara Colás Amor
miércoles 19 de enero de 2011, 00:00h
Ya hace 25 años que murió, no se si el mejor alcalde pero desde luego si el mas querido por la ciudad de Madrid; fue aquel hombre serio, de semblante sereno pero con corazón marchoso y espíritu docente,  el  que pensaba que la energía de los jóvenes era la sangre del futuro, lo que hizo de él un miembro querido allá por donde fuera en los casi siete años que estuvo al frente de la alcaldía de Madrid.
 
¿Que pensaría el viejo profesor, Enrique Tierno Galván, caso de vivir ahora el siempre defensor de las libertades,  de las leyes absurdas que dicen que puedes beber alcohol sin limite dentro de los locales y para fumar hay que irse a la calle?

¿Cuál seria hoy la opinión del hombre que quiso repoblar de patos las aguas de la Casa de Campo si viera el espectáculo del senado con miembros de toda España y todos españoles hablando a través de traductores traducidos a través de pinganillos, como si fuéramos una ONU  de corrala? ¿O si conociera  a esta nueva hornada de ministras encantadas de que un senador hable en catalán y se traduzca el solito en Madrid, en el mismo absurdo cómico  momento?

¡Se reiría, se pondría a reírse! porque el viejo profesor Tierno Galván sabía que hay que estar en lo que hay que estar, en cercanía constante y con lo que pasa en la calle, pensando en la felicidad del pueblo que gobiernas, aportando las ayudas necesarias para favorecer a la mayoría posible.

Por eso se le recuerda con cariño, porque lo intentó y lo hizo desde lo que el consideraba lo necesario para aquel momento en el que alentó a la  juventud y la mejora general.

Por eso hoy, ahora se le recuerda y no solo en las filas socialistas, sino en todos aquellos que recuerdan figuras políticas de otro calado, de otro paño a lo que estamos acostumbrados, de más humildad y menos despilfarro, de aquel servidor a Madrid tan apreciado hasta el año de su desaparición, ahora hace 25 años, durante los cuales, aun no se le ha homenajeado con ninguna plaza de Madrid.

Yo quiero una plaza que lleve el nombre del viejo profesor, don Enrique Tierno Galván.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios