www.madridiario.es
El Madrid más ambicioso

El Madrid más ambicioso

viernes 14 de enero de 2011, 00:00h
La eliminatoria del derbi madrileño se decidirá en el Calderón, aunque el último regalito de la defensa rojiblanca será una losa difícil de levantar para el partido de vuelta.
El resultado del Bernabeu deja las espadas en alto, pero no tanto como el 2-1 que había en el marcador un minuto antes de terminar el partido. Es cierto que los blancos merecieron marcar antes y más pero el fútbol es así, si no aprovechas las ocasiones que tienes puede ser que pierdas o que no llegues a donde querías.

Ayer fue un día bonito para De gea a pesar de los tres goles que encajó porque estropeo los planes madridistas de marcar varios goles y dejar la eliminatoria resuelta. Se puede decir que el portero del Manzanares tuvo mucha culpa de la desesperación blanca por la negativa del balón a entrar en la portería atlética. Casillas sin embargo tuvo pocos problemas. En el ataque, podemos decir que en el campo hubo dos delanteros centros, pero los dos estaban vestido de rayas. El Madrid necesita alguien en esa zona del campo porque con o sin Benzema es lo mismo. Menos mal que Ronaldo puede estar en más de un sitio en el mismo partido y ayer estuvo especialmente activo: marco un gol y estuvo cerca de hacer alguno más pero entre la fortuna y De Gea se lo estropearon. Y hablando de fortuna, también la tuvo el Real Madrid cuando Forlán aprovechando un balón rebotado entre Casillas y el Kun, envío el balón al palo.

El Madrid salió enchufado al partido desde el principio y ya en el 3 y en el 5 pudo marcar, pero fueron los rojiblancos los que lo hicieron. Reyes envió el balón al Kun que estaba en fuera de juego, pero que el árbitro no vio. Agüero encaró a Casillas y el balón rebotado llegó a los pies del Uruguayo que no perdonó. El partido se ponía perfecto para el Atlético de Madrid: un gol pronto para enfriar el partido todo lo posible y resolver en la vuelta. Pero el Real siguió con el mono puesto y encerró a su adversario en su campo y en muchas ocasiones en su área. Producto de esa presión llegó el empate a uno, obra de Sergio Ramos, de cabeza, en el minuto 14. Y así acabó la primera parte, aunque los blancos merecieron más, bastante más por las ocasiones y por el juego.

En los segundos cuarenta y cinco minutos no cambió mucho el panorama pero se notó el cansancio de los 22 jugadores. Kaká sustituyó a Benzema pero tampoco se noto en exceso. A quien si se le seguía viendo especialmente activo era a Ronaldo que tuvo varias ocasiones a pesar de la extrema vigilancia a la que estaba sometido y en el minuto 60 aprovechó un pase magistral de Ozil, después de una jugada personal, y puso en 2-1. Los blancos descansaban porque este resultado no los obligaba a ganar en el calderón, que siempre sería un inconveniente gordo para superar la eliminatoria. Pero aún llegaría el tercero en el minuto 40. Ozil se mete al área rojiblanca con la intención de hacer una pared que no sale del todo bien, pero Filipe no se entiende con Dominguez o lo hacen mal y le dejan el balón a Ozil para que la empuje. Mal momento y mal gol para el Atlético pero muy bueno, buenísimo para el Real Madrid.

El resultado se puede decir que fue justo si tenemos en cuenta lo que vimos en el campo. Un Madrid ambicioso con ganas de sacar la victoria adelante y una Atlético de Madrid conservador a la defensiva e intentado tapar huecos en cada momento, aunque con una contraataque de muchos quilates.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.