www.madridiario.es

La dirección asegura que hay tranquilidad pese a las salidas de cargos

UPyD pierde fuelle y gana problemas en Madrid

UPyD pierde fuelle y gana problemas en Madrid

UPyD Madrid afronta con polémica la carrera de la campaña electoral. Con las miras puestas en franquear la puerta de la Asamblea y varios ayuntamientos el próximo 22 de mayo, las críticas afloran tras las últimas salidas de cargos de peso, la considerable caída en las encuestas -hoy no se sentaría en la Cámara Autonómica- y unas primarias calificadas por los críticos como "poco limpias".
Las denuncias provienen de un grupo de ex militantes (pero no solo) agrupados en torno al ex miembro de la Ejecutiva Regional, ex responsable de Comunicación y ex aspirante después a candidato por el Ayuntamiento de Madrid en las primarias de Unión, Progreso y Democracia, Javier Flores. Los mismos advierten, en primer lugar, que el partido está "descabezado" en Madrid desde que el pasado mes de septiembre dimitiese de su cargo el coordinador territorial, un Javier García Núñez que alegó motivos personales.

Ello provocó que, de acuerdo a los estatutos, se nombrase una gestora que permanecería dos meses hasta la convocatoria de una Asamblea Territorial Extraordinaria para la elección de cargos, pero esta aún no se ha materializado. "Han utilizado el supuesto extraordinario, que les permite alargar la situación hasta ocho meses, pero eso significa que UPyD no tendría dirección pero sí candidatos antes de las elecciones", señalan los ex militantes. Junto a García Núñez se produjo la dimisión de otros cinco cargos del Consejo Territorial. En el Consejo Local (el órgano correspondiente a Madrid capital), abandonaron cinco, la mitad de los miembros. "En Valdemoro dimitieron varios miembros del Consejo Local a propósito para forzar una gestora, ya que las primarias quedaron en empate. A los que dimitieron a propósito les premiaron poniéndoles en la gestora, que lleva casi 40 días cuando los estatutos dicen que sólo pueden ser 30", añaden.

García Núñez y Flores.En la decisión de García Núñez y Javier Flores, las caras más visibles, influyó decisivamente su falta de sintonía con la dirección nacional, que después les achacó presentarse a las primarias -cualquier militante puede hacerlo según los estatutos del partido- como candidatos a encabezar las listas de UPyD a la Comunidad y al ayuntamiento de la capital en el mes de mayo. Finalmente, Flores salió del partido renunciando al ofrecimiento de formar parte de las listas electorales. García Núñez ha decidido por su parte regresar al CDS -del que provenía y con el que fue diputado de la Asamblea en la II Legislatura- para encabezar su lista a la Comunidad. Según explicó a Madridiario, ha sufrido una "decepción absoluta" con UPyD al constatar, en su opinión, un "fraude total" en las promesas de regeneración política que ofrece el partido de Rosa Díez a los votantes.

Primarias y encuestas
Las denuncias sobre las primarias no son, en realidad, nuevas en UPyD. El proceso, celebrado a finales de octubre, concluyó con la elección de Luis de Velasco y David Ortega como aspirantes oficiales al trono de Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón, respectivamente. Los críticos ya denunciaron entonces falta de transparencia, recuentos irregulares de votos y las trabas de la dirección nacional a las candidaturas no oficialistas frente a las de De Velasco y Ortega. Consultados por este digital, actuales militantes aseguran en las misma línea que las cosas "no se han hecho bien", que "se ha caído en los mismos vicios del amiguismo que denunciamos en el PP y el PSOE" y que fue "el aparato" quien impuso "su voluntad" en las primarias. "Seguimos aquí pese a los expedientes arbitrarios que han abiertos a compañeros porque estamos desde el nacimiento de UPyD y no queremos que se convierta en lo que se está convirtiendo. Si llegamos a ese punto, nos marcharemos", lamenta un miembro de la formación próximo a la actual dirección. El posible pacto con el Partido Socialista de Madrid para evitar que Esperanza Aguirre gobierne, negado oficialmente por UPyD -la formación se compromete a apoyar sólo a quien reforme la ley electoral y devuelva al Estado las competencias de Sanidad y Educación-, no ha hecho sino aumentar esa brecha.

Los críticos, tanto lo que están dentro como aquellos que ya no pertenecen a UPyD, advierten además que el partido ha fracasado "estrepitosamente" en sus campañas de afiliación. Es más, aseguran que las bajas que se han producido en el último año superan los dos centenares: "El objetivo era pasar de cerca de 2.000 afiliados a 4.000 en toda la Comunidad, pasando de 1.000 a 2.000 en la capital. En septiembre resulta que había menos afiliados, por debajo de 2.000 en toda la región". Una parte importante de ese descenso, señalan, se produjo tras las primarias, "cuando los militantes vieron lo que se estaba haciendo", subraya un militante expedientado pero aún enla formación. También, cuando comprobaron que ex miembros del PSOE y el PP e incluso tránsfugas estaban siendo aceptados por UPyD en municipios como Alcobendas (José Caballero) o en localidades de provincias limítrofes, como es el caso del ex concejal socialista de Móstoles Mariano Bonilla de la O en Casarrubios del Monte (Toledo).

Otra parte del descenso, aseguran, se debe al "batacazo" en las encuestas: si en agosto de 2010 UPyD calculaba lograr 250.000 votos y 11 escaños en la Asamblea (arrebatando incluso a IU el lugar como tercera fuerza política) y 140.000 votos y 5 concejales en el Ayuntamiento de Madrid en las previsiones más optimistas, los sondeos de noviembre le dejaban directamente con el 3% de los votos aproximadamente, cuando para acceder a la Asamblea es necesario un mínimo del 5%.

La dirección: calma total
Pero frente a estas denuncias, las direcciones regional y nacional se esfuerzan en asegurar que la normalidad reina en el brazo madrileño del partido de Rosa Díez. Según sus portavoces oficiales, la gestora que dirige el partido en Madrid está totalmente ajustada a los estatutos. "Si dimite el coordinador, hay una gestora hasta que haya nuevas elecciones", afirmaron, aunque no precisaron cuando se producirán estas. La gestora, en principio, conducirá UPyD hasta las autonómicas apoyando a los dos candidatos salidos de las primarias, un Luis de Velasco y David Ortega que se impusieron en un proceso "absolutamente transparente" del que ningún otro partido puede presumir: "Aquí son los militantes los que deciden".

Desde UPyD prefirieron no valorar la salida de Javier García Núñez para encabezar la lista regional del CDS, pero sí advirtieron que éste no presentó ninguna reclamación ante la Comisión Electoral o en un juzgado sobre las primarias y que, por tanto, se marchó voluntariamente, "igual que entró". El mismo argumento, aducen, sirve para el resto de los críticos que atacan el proceso de elecciones internas. Respecto a las salidas, la dirección nacional advierte que entre diciembre de 2009 y diciembre de 2010 sólo se produjeron las bajas de 80 afiliados, por 662 altas en el mismo periodo. "Es falso que haya habido 200 o 300 bajas. Al contrario, la afiliación no para de subir y ya somos más de 2.000 afiliados en Madrid (1.997 para ser exactos con 100 personas más en lista de espera) y más de 7.000 en toda España". Con estas cifras, y pese a la mar de fondo y las encuestas, UPyD sigue aspirando a convertirse en un partido clave para la gobernabilidad de la Comunidad. Este fin de semana presentará oficialmente a sus candidatos en un acto en el Teatro Alcázar de la capital.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.