www.madridiario.es

La cantante neoyorquina mostró un repertorio de disfraces imposibles anoche en el Palacio de los Deportes

Oh la lá: Lady Gaga revoluciona el Palacio de los Deportes

Oh la lá: Lady Gaga revoluciona el Palacio de los Deportes

lunes 13 de diciembre de 2010, 00:00h
Lady Gaga pisó este domingo por la noche la capital de España y, ante un escenario con más de 15.000 espectadores, prometió volver. Más de 15 cambios de vestuario, ocho de escenografía, un piano ardiendo en llamas y bailarines empapados en sangre fueron solo algunos de los ingredientes de un espectáculo que dejó en la calle a más de 500 fans estafados con falsas entradas.
En el Palacio de los Deportes se vivió este domingo por la noche una velada intensa. Como recién llegada del espacio, Stefanie Joanne Angelina Germanotta, más conocida como Lady Gaga, aterrizó en el escenario dispuesta a demostrar el por qué muchos la han coronado como la nueva reina del pop mundial, sucesora de Madonna, y el por qué encabeza el número uno en las listas de ventas en países a lo largo y ancho del planeta.

La 'súperestrella' de 24 años apareció con una melena más amarilla que rubia, pasadas las 21.10 horas, subida a una construcción de hierro con luces de neón donde se leía el mensaje 'Sexy Ugly'. El público, absolutamente entregado, coreaba el nombre de la diva. Y dio comienzo el show (The Monster Ball Tour). Con Dance in the Dark puso a bailar al auditorio, que no dejaba de fotografiar cada segundo, cada movimiento de la señorita Gaga.

Durante dos horas, escenificó todos sus famosísimos éxitos -Poker Face, Bad Romance, Paparazzi, Just Dance, Alejandro- cada uno de los cuales con una 'performance' diferente, a cuál más estrambótica. Un monstruo con tentáculos, un piano ardiendo en llamas, un coche destrozado, una plataforma brillante que subía a las alturas... en cada canción la diva se enfrentaba a alguno de estos obstáculos, vestida, por supuesto, de látex y con tacones imposibles.

Hasta 15 veces se cambió de vestuario. De monja diabólica con transparencias, de ángel manchado de sangre, de charol negro o en bikini. Así bailaba y lucía tipo la nueva reina americana, que se dirigía además al público en todo momento: "Olvidad a todos aquellos que os digan que no sois lo suficientemente valientes o buenos, cuando salgáis de aquí quiero que os améis a vosotros mismos más de lo que me amáis a mí", decía. "Amo Madrid", dijo en otro momento, afirmación que supuso el delirio de muchos, que arrancó una ovación ensordecedora pero que, por otra parte, podría calificarse de un tanto precipitada si tenemos en cuenta que la diva no llevaba ni 48 horas en la ciudad.

Entradas falsas
Y mientras, fuera, indignación. Unas 500 personas, según fuentes policiales, se quedaron en la calle. La venta de entradas falsas en varios portales de Internet parece ser la causa. El Corte Inglés ya habría alertado del timo. En cualquier caso, la Policía ya ha abierto una investigación para esclarecer lo sucedido.

Dos de los afectados relataron a este digital que habían entrado al recinto pero, una vez dentro, dos vigilantes de seguridad les echaron y les rompieron las entradas. Visiblemente afectados, aseguraron que el padre de uno de ellos había comprado las entradas hacía meses. Otra mujer afectada, suplicaba por una entrada. "Pago lo que sea", decía.

Una gira monstruosa
La diva del pop, ajena al conflicto de tickets, continuará su gira mundial en Londres, donde actuará los días 16 y 17 de diciembre. Acto seguido viajará a París, en donde ofrecerá sus dos últimos conciertos antes de un merecido parón navideño para ponerse en marcha, de nuevo, el próximo mes de febrero.

La cantante, que ha vendido unos quince millones de discos a lo largo de su meteórica carrera, se coronó como la gran triunfadora de los Brit Awards 2010 con tres galardones -Mejor Álbum Internacional, Mejor Artista Femenina en Solitario y Mejor Artista Revelación Internacional-.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios