www.madridiario.es
Auténtica celebración dela Consitución

Auténtica celebración dela Consitución

Por Álvaro Ballarín
martes 07 de diciembre de 2010, 00:00h
Ayer celebramos 32 años de la Constitución Española. 32 años son ya un tiempo considerable, sobre todo si pensamos en la inestabilidad constitucional de la España del siglo XIX; un tiempo que, además, ha supuesto el periodo más largo de paz y progreso que hemos vivido.

La conmemoración de este año adquiere una especial relevancia porque en lugar de estar celebrando su nacimiento podríamos estar certificando su defunción, ya que precisamente este año la Constitución Española ha sufrido, con la reforma del Estatut, el embate más fuerte de sus 32 años de existencia. Pero la Constitución, activando uno de sus instrumentos más valiosos, el Tribunal Constitucional, no solo ha resistido sino que ha salido fortalecida.

El Estatut pretendía cambiar la Constitución de forma fraudulenta, ya que la modificaba de hecho por mayoría absoluta, cuando el requisito necesario para reformar la Constitución es, dependiendo la materia, la mayoría cualificada de 2/3 o 3/4.

La arquitectura jurídica que conforman la Constitución Española y nuestro Estado de Derecho es el resultado de muchas legislaturas acumuladas y no se pueden emprender aventuras cada nueva legislatura autonómica o nacional como si estos no existieran. La observancia del Estado de Derecho exige que cualquier modificación se haga de acuerdo a la ley. Si la Constitución Española es Derecho acumulado –eso sí, un Derecho de muchos quilates-, el Estado de Derecho es la correcta aleación de sus metales. La Constitución Española, legitimada por una mayoría de 2/3 o 3/4, es como el oro de 16 o 18 quilates. Y para reformarla no se puede mezclar con oro de 12 quilates (mayoría absoluta) porque, como dicen los principios de la química, se rebaja la ley.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios