www.madridiario.es
Utilizaban piensos prohibidos para su ganado

Utilizaban piensos prohibidos para su ganado

Por MDO/E.P.
jueves 21 de octubre de 2010, 00:00h
Dos ganaderos han sido imputados por los agentes del Servicio para la Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en Loeches, al descubrir que utilizaban para alimentar a su ganado piensos prohibidos en la Unión Europea, según ha informado la Comandancia de Madrid.
En concreto, han sido imputadas la propietaria del ganado, M.A.A.C., de 28 años de edad, y al responsable de su cuidado, N.G.B., de 61, ambos españoles. Las imputaciones han sido el resultado de los dispositivos de control sanitario que realiza el Seprona, en el que inspecciona de forma habitual las granjas y explotaciones ganaderas de la Comunidad de Madrid.

En una de ellas, situada en el término municipal de Loeches, dedicada al engorde de ganado ovino, porcino y caprino, los Agentes habían detectado varias infracciones durante sus últimas visitas. Ante la persistencia de esas infracciones, se realizó una nueva inspección conjunta entre el personal veterinario de la Dirección General de Agricultura de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad y varios Agentes del Seprona.

En un primer momento, se descubrieron numerosas deficiencias, ya que los animales no estaban registrados ni marcados. Además, la explotación incumplía varias normas básicas de sanidad animal, encontrándose los animales en un muy deficiente estado higiénico. El análisis de la alimentación que se dispensaba al ganado reveló la existencia de un delito: se les estaba alimentando con grasas y proteínas de origen animal mezcladas con cereales, actividad prohibida en la UE. Además, poco después se hallaron numerosas clases distintas de medicamentos y productos zoosanitarios caducados, que eran aplicados a los animales.

Según la Comandancia, los agentes fueron testigos del inadecuado almacenamiento y retirada de los materiales específicos de riesgo, que eran depositados en un cubo de basura hasta su retirada por un camión de basura convencional. Por último, se observó una dependencia, situada a cielo abierto, en la que se habían realizado numerosos sacrificios y despiece los animales. Por otra parte, los animales, que eran vendidos al por menor a particulares que acudían hasta la finca, han quedado inmovilizados, y no pasarán a la cadena alimentaria. En total los ganaderos contaban con 700 reses.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios