www.madridiario.es
Chinchón recupera la ermita de San Roque

Chinchón recupera la ermita de San Roque

Por MDO/E.P.
viernes 15 de octubre de 2010, 00:00h
Este viernes han concluido las obras de restauración en la Ermita de San Roque de Chinchón, que los vecinos ya han podido visitar. La ermita ha sido inaugurada por la Consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño.
La ermita de San Roque de Chinchón es un edificio barroco del siglo XVII y con gran valor histórico-artístico. La ermita llevaba años en un avanzado y progresivo estado de deterioro, hasta el punto de que podía suponer un riesgo para los transeúntes y los vecinos de las viviendas colindantes.

"La rehabilitación de esta ermita permite a los madrileños recuperar parte de su historia y a los habitantes de Chinchón volver a disfrutar de uno de sus edificios más emblemáticos", afirmó la consejera, que estuvo acompañada por la alcaldesa de Chinchón, Luisa María Fernández, que ha expresado la importancia sentimental y la atracción para el turismo que va a suponer el recién rehabilitado edificio religioso.

Para ello ha señalado que el Ejecutivo regional ha invertido 800.000 euros, con la finalidad de "poner en valor este edificio histórico y frenar su progresivo deterioro, recuperando una joya arquitectónica del siglo XVII, de gran interés para el municipio de Chinchón y su centro histórico, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1974".

Una ermita que ha sufrido varias restauraciones
La ermita está dedicada a San Roque, patrono del municipio de Chinchón, y su construcción data del siglo XVII. La primera referencia sobre la construcción está fechada en 1668, año en el que el arzobispo de Toledo dio licencia para reconstruir la ermita derribando una existente. Se atribuye la construcción a Juan de Vergara, siguiendo el modelo de la ermita de Nuestra Señora de la Misericordia, situada en la plaza de los hermanos de Zárate del mismo municipio y levantada cuatro décadas antes.

El terremoto de Lisboa de 1755 provocó daños en la integridad de la ermita, que fueron reparados en varias fases. En el año 1808, con la ocupación francesa, sufrió grandes desperfectos, respetando los retablos existentes, uno en la cabecera y dos en los brazos del crucero. La última restauración data de 1982, efectuada por la Hermandad de San Roque.

El edificio alberga dos retablos en su interior, uno con la imagen de Nuestra Señora de Gracia, patrona de la ciudad, y otro mayor con una talla de San Roque del año 1716. También destaca un estandarte de 1744, bordado en oro y plata, con la imagen del Santo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios