www.madridiario.es
El 'Gay Pride' de NY, antesala del Orgullo madrileño

El 'Gay Pride' de NY, antesala del Orgullo madrileño

miércoles 23 de junio de 2010, 00:00h
Durante casi dos semanas el Gay Pride de Nueva York está desarrollando un extenso programa de actividades lúdicas, reivindicativas, culturales, festivas y hasta exhibicionistas. Madridiario ha seguido los principales actos de esta manifestación que se produce 10 días antes de la fiesta madrileña.
Central Park es el escenario cada año para un maratón de actuaciones y discursos combativos con los que reclamar igualdad de derechos y el fin de numerosas limitaciones que algunos estados siguen poniendo al colectivo de gays y lesbianas. Durante cuatro horas –a pleno sol- cientos de personas corean las consignas, aplauden los testimonios de personalidades de todo el ámbito sociocultural y disfrutan con actuaciones como las del elenco de Hair. Como no podía ser menos cantaron Let the sunshine in y Aquarius. Sus protagonistas posaron en exclusiva para Madridiario entre bastidores, así como la joven promesa del pop norteamericano, Dan Gershaw quien, tras participar en musicales como Cats, empieza carrera en solitario. Nadie duda en sumarse desinteresadamente a esta fiesta.

En las antípodas de este acto se encuentra la Folsom Street Convention. Con toda una calle acotada entre avenidas, los fetichistas, seguidores del sado y otras tendencias sexuales de esta índole, se muestran también a pleno sol (17.00 horas) con sus atavíos específicos que les deben provocar ampollas y rozaduras porque ir con trajes de goma, cuero o plástico con 35 grados a la sombra debe ser muy duro. Pero están encantados y durante casi tres horas convierten las avenidas diez y once en un espectáculo visualmente insólito para los no iniciados. Y, desde luego, no existe ninguna limitación para que cualquier persona adulta participe, aunque sea como espectador.

El único requisito de la fiesta es el respeto absoluto hacia cualquier tendencia. Y sólo se permite beber alcohol en una zona perfectamente delimitada y restringida. En NY el consumo de alcohol en la calle está rigurosamente prohibido y las sanciones son muy disuasorias. Del tabaco, casi ni hablamos. A un español no deja de sorprenderle que una reunión de más de tres mil personas, y en la calle, apenas se vea a unas decenas de ellas fumando.

Antes de la gran marcha del domingo se tributará homenaje a las víctimas del SIDA encendiendo miles de velas en plaza de Stonewall, donde el 28 de junio de 1969 el orgullo gay comenzó a ponerse en pie tras la violenta intervención policial en el bar que llevaba ese nombre, en el popular Village.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios