www.madridiario.es
Repensar el futuro

Repensar el futuro

lunes 24 de mayo de 2010, 00:00h
Seguimos inmersos en una grandísima crisis económica y financiera, que empezó en Estados Unidos con las hipotecas “subprime” y siguió con la quiebra de Lehman Brothers. Tras el “resfriado” financiero en el país de Barak Obama, nuestro continente cogió una auténtica “pulmonía” y, hoy en día, seguimos realmente “enfermos”. ¿Cuál es la causa por lo que nos contagiamos tan fácilmente?; sencillamente, porque somos producto de una “globalización económica y financiera”. Una globalización económica que tiene, desde mi punto de vista, aspectos más perniciosos que ventajosos, tal y como está conceptuada, y a las pruebas me remito.

A finales de los años noventa, los “gurús” economicistas de nuestro país aplaudían un sistema global que sirviera para que hubiera transacciones económicas y financieras de un lado a otro del nuestro planeta sin control. Eso sí, castigando a las economías internas de los países y con el riesgo que determinadas industrias se trasladaran a otros países donde la mano de obra era más barata. Aquí en España, hemos tenido varios ejemplos en los últimos años, y ese “dumping social” no ha servido más que para cerrar empresas, recortar plantillas y no para una disminución en los costes finales.

La crisis que se vive en medio mundo la ha provocado unos empresarios sin escrúpulos, avariciosos en ganar dinero a corto plazo y no los ciudadanos ni los trabajadores ni trabajadoras. Eso sí, son estos últimos los que van a pagar la factura. Aquí, en nuestro país con un recorte social nunca visto, donde los empleados públicos se les recorta su salario, las pensiones se congelan y además se dilapida “El Pacto de Toledo”, y se suprime la retroactividad sobre la Ley de la Dependencia.  Y encima ZP, parece manifestar, que eso de crear un impuesto para gravar  a los más ricos ahora no toca.

Decirle al presidente Zapatero que se castiga a un sector como los funcionarios que con un salario más o menos estable podían tener un mayor consumo que otros sectores que no tienen ese privilegio, y por tanto con ese recorte salarial se perjudica, claramente, al consumo y a la reactivación económica. Eso sí, su gobierno eliminó el Impuesto de Patrimonio (que tenían que declarar los más pudientes de nuestra economía), no quiere saber nada de las SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable) y cuyos rendimientos tributan sólo al 1 por ciento, y tampoco de una reforma fiscal que grave más a los que más tienen.

¿Por qué para salir de la crisis los gobernantes socialistas o socialdemócratas tienen las mismas recetas que los líderes conservadores o de derechas?. Al final el ideario sólo sirve para llegar al gobierno, después se hace la política que los más poderosos imponen, esto es las multinacionales, trasnacionales o lo que ahora se denomina “los mercados”.

¿Es tan difícil que los teóricos de la izquierda reflexionen sobre el futuro?, ¿A qué se espera para lanzar ideas sobre cómo abordar la actual globalización financiera y económica?.
No podemos seguir en manos del FMI, del Banco Central Europeo u organismos que no han sido capaces de prever una crisis como la actual. ¿Qué credibilidad tienen estos organismos para darnos las recetas para salir de la crisis económica?. No podemos salir de la crisis por los mismos caminos que la han provocado. Y qué decir de la Unión Europea. Ya está bien.

Aquí, nuestro presidente Zapatero es tan incompetente como el Señor Rajoy para sacarnos de este “atolladero”. España necesita un plan global y no un gobierno “Guadiana”, ni una oposición obcecada en llegar a la Moncloa aunque sea con los “cascotes” de un país desecho.  Es necesario un replanteamiento y/o disminución de organismos e instituciones que pueden estar engordando la deuda de la Administración Pública. Muchos ciudadanos ponen en tela de juicio el actual Estado de las Autonomías, las diputaciones provinciales, las corporaciones locales que, en muchas ocasiones, están endeudadísimas, los cargos públicos con sus coches oficiales, secretarias, escoltas y privilegios que, hoy en día, dejan mucho que desear.

En definitiva, necesitamos salir de la crisis, pero alguien debería de tener un plan para saber el país que queremos construir, entre todos, después de este “Tsunami financiero y económico”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios