www.madridiario.es
Paraísos Fiscales: secretismo impúdico

Paraísos Fiscales: secretismo impúdico

sábado 08 de mayo de 2010, 00:00h
Me regalaron tres libros que tratan, uno sobre la crisis financiera, otro sobre la supresión de los derechos sociales mediante la privatización de los Servicios Sociales y un tercero que versa sobre los paraísos fiscales.

En conjunto compone un análisis interesante de la realidad que escasamente se refleja en los medios de comunicación pero que explican como se mueve el dinero y por tanto del poder real (no necesariamente el político).

Entrar a conocer las dinámicas de los paraísos fiscales da pavor. No en vano, son los lugares de los evasores de impuestos, terroristas y narcotraficantes. Para algunos tiene un morbo muy cinematográfico conocer los entresijos de los clanes que escondiendo su identidad, tratan de encubrir el sucio origen de sus fondos.

Mientras leo recuerdo que, presuntamente, un tal Bárcenas, ex tesorero del PP, trajinaba por esos paraísos.  Ese ha sido el motivo que ha llevado al magistrado instructor del caso Gürtel ha enviar comisiones rogatorias a Suiza y a una colonia británica para tratar de averiguar donde se resguardan los dineros de las actividades ilegales de ciertos responsables del Partido Popular.

Si como parece esos dineros de la corrupción del PP descansan en esos paraísos, cabria  recordar que estarán junto al dinero de los traficantes de drogas, el contrabando de armas, los crímenes de guante blanco, la extorsión o la prostitución.

Necesitamos  sin duda  sistemas de control fiscal más eficaces ya que cuando alguien esconde dinero en un lugar que ofrece impunidad, esta reduciendo los ingresos fiscales y por tanto las prestaciones sociales y esta, también, haciendo vulnerable a la democracia.
 
En plena crisis económica nadie duda que los paraísos fiscales hayan incentivado la especulación y la inestabilidad financiera  y sin embargo, la intervención  europea para fomentar el intercambio de información tributaria es insuficiente y poco efectiva.  Si el proceso de reajuste iniciado como consecuencia de la actual crisis financiera no ataja estas practicas perjudiciales, obtendremos pocos resultados saludables para la transparencia, fomentaremos la negación de la política decente frente al arrasador neoliberalismo, no paliaremos las condiciones de pobreza y alentaremos la delincuencia financiera.

Parecería grotesco que inmersos en debates de calado social que pueden significar recortes de derechos, no se planteen en el ámbito internacional fórmulas que  traten de poner freno al secretismo impúdico de algunos Estados que protegen a los Barcenas, contrabandistas, extorsionadores y proxenetas del mundo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios