www.madridiario.es
Crítica teatral.-La función por hacer: ha llegado el relevo

Crítica teatral.-La función por hacer: ha llegado el relevo

domingo 25 de abril de 2010, 00:00h
Tras estrenarse en el Lara, 'La función por hacer' ha vuelto a la sala pequeña del Español. Parece que este va a ser el montaje revelación de la temporada. Méritos para ello tiene: por su dirección, por su versión de Seis personajes en busca de autor y por sus actores.
Con este espectáculo se demuestra una vez más que para hacer buen teatro bastan un texto y unos actores. Y talento, claro. Un caballete con cuadro y un butacón son los únicos elementos escenográficos de la obra. Claro que, tanto los espectadores como la sala, también son necesarios para el buen desarrollo de la representación. El público es un actor más, un interlocutor de los actores aunque no obtengan respuestas.

Teatro sobre teatro
Dos actores empiezan una representación bastante absurda. Pocos minutos después aparecen cuatro personajes enlutados. Son aquellos a los que Pirandello dejó huérfanos de autor. Quieren ofrecer al público su historia. Y lo acaban consiguiendo en una mezcla de ficción y realidad endiablada. Pronto los seis intérpretes se integran en una función única. Los personajes quieren ser ellos mismos. Los actores quieren adueñarse de su dramática historia para representarla. Violencia verbal, dialéctica y hasta física se acaba imponiendo en el cuadrilátero. El final sólo puede ser terrible.

El juego del director
Miguel del Arco, director y co-autor con Tejada, mueve a sus actores con una velocidad de vértigo. Y consigue que estos manejen a su antojo las emociones del espectador. Lo lleva de la carcajada al sobrecogimiento en cuestión de segundos. Actores y actrices se mezclan entre el público y así todo el recinto se convierte en escenario. Como siempre están a la vista, no pueden salir del personaje en ningún momento. Parece que Del Arco, en complicidad con Pirandello, quiere cuestionarse las formas del teatro, como ya hiciera Moratín con La comedia nueva a final del siglo dieciocho. Quizá ha llegado el momento de revisar todo lo que se hace ahora en la escena española.

Generación del relevo
Después de ver algunos de los últimos montajes teatrales de la temporada, tengo la impresión de asistir al florecimiento de una generación de actores que asegura el futuro de la interpretación. Son actores y actrices que, tras una formación ya dilatada, revientan de pronto en una exuberante primavera. Aquí Suárez, Prieto, Elejalde, Lenie, Paso y Montilla están impecables en un trabajo física y emocionalmente ímprobo. El público les aplaude con entusiasmo. Pero también he visto excelentes actores jóvenes en Los chicos de historia, en Te quiero, eres perfecto, en el María Guerrero y en las salas del Español. Por ley de vida van desapareciendo los grandes de la escena. Pero el relevo está ya sobre las tablas. Afortunadamente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios