www.madridiario.es
El tráfico también existe

El tráfico también existe

miércoles 07 de abril de 2010, 00:00h
Tengo algunas dudas acerca de la utilidad, una vez que terminen  las obras que se están realizando en la zona de Serrano. Dudas que surgen por los primeros síntomas que estamos padeciendo en un tramo pequeño de la calle Jorge Juan, el que está comprendido entre la Castellana y Velázquez. Recorrido en el que, al parecer, se ha terminado el grueso de lo que se pretendía hacer.  Pues bien, tengo la sensación de que  en el camino, alguien se ha olvidado de que en Madrid existen coches, camiones de reparto, y necesidades de circulación. Bueno, quizá no se hayan olvidado, simplemente han querido dejar su impronta estética, por encima de todo, sin tener en cuenta unas necesidades que, por imprescindibles, complicarán y mucho el desarrollo de la vida cotidiana en la zona.

Quienes deciden, que no siempre están en el uso de la razón, han optado por eliminar en lo posible los coches, supongo, con la idea de potenciar otro tipo de transportes. Un concepto de ciudad al que estamos dispuestos a sumarnos, siempre que no nos metamos en el terreno de lo radical, porque los coches existen, por más que queramos ignorarlos, los camiones de reparto son una realidad, aunque su estética nos fastidie la foto de la inauguración y los comercios de todo tipo, incluidos bares, restaurantes, centros administrativos y tiendas dedicadas a la venta, precisan de una asistencia de servicio diario que concentra, en el recorrido de Jorge Juan, un buen número de vehículos pesados que precisan de un espacio para detenerse y efectuar durante un tiempo, más o menos largo, la carga o la descarga de productos.  Y aquí está el mayor de los inconvenientes. Jorge Juan, el tramo entre la Castellana y Velázquez, y mas allá, supongo que será lo mismo en el futuro, se ha diseñado con una acera muy bonita adornada con unos pivotes, de esos que se sitúan en la confluencia de la calzada con las aceras para evitar que los coches se suban y aparquen el clásico 'minuto'. De esta forma, los conductores no se pueden detener porque ocupan un carril por el que se circula. Lógicamente no estamos hablando de los conductores de turismos, que a esos sí, se le puede expulsar sin complejos pero siempre después de pagar los impuestos, sino de la carga y descarga. Como no se han habilitado ni zonas, ni espacios para detenerse mientras se trabaja, las furgonetas de suministro, se paran en uno de los carriles y ahí se quedan, mientras hacen su trabajo. 

Y hay algo más, estamos hablando de una calle esencialmente comercial. Se puede afirmar que todos los bajos alimentan algún tipo de negocio que precisa dotarse diariamente o con mucha frecuencia de productos para desarrollar su actividad. ¿No tener en cuenta esta circunstancia es modernizar la ciudad?. ¿Se han inventado nuevos sistemas de transporte de mercancías?. ¿Así es más cómodo?. Parece que no del todo, porque, incluso se han tenido que retirar los conocidos pivotes de una zona concreta para que se pueda utilizar momentáneamente en labores profesionales. Lo de siempre, recién hecha la obra, hay que rectificarla porque el diseño no responde a las necesidades.
Los coches existen, los camiones existen, los comercios existen y todos necesitan un espacio para desarrollar su actividad. ¿Dónde está la modernidad?

Personalmente, creo que dotar de los servicios que necesitan cada zona y facilitar el movimiento cotidiano de la ciudad es más estético y, al final, más rentable.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.