www.madridiario.es
Negocios familiares: el reto generacional

Negocios familiares: el reto generacional

lunes 29 de marzo de 2010, 00:00h
Abuelos, padres e hijos trabajan para un mismo fin. Es la estampa típica de una empresa familiar, una especie en peligro de extinción que de manera encubierta representa más del 63 por ciento de las empresas de la Comunidad y genera casi la mitad del empleo. En concreto, supone dos de cada tres puestos en industria y comercio y cuatro de cada cinco en el sector de la construcción.
El consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, junto con el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Salvador Santos Campano, y el presidente de honor fundador de CEIM, José Antonio Segurado, han presentado este lunes el estudio 'La empresa familiar en la Comunidad de Madrid', un trabajo realizado de forma conjunta por las tres instituciones y que intenta analizar la compleja realidad de este colectivo empresarial.

Ciertas tradiciones se pierden con el tiempo y a veces el sacrificio que conlleva soportar el peso de una empresa, junto con la situación económica y demás factores, inciden en que las nuevas generaciones se planteen continuar con el negocio familiar. Así, tal como apunta este trabajo, en Madrid solo una de cada cinco empresas de este tipo llegan a la tercera generación; de ahí la necesidad de llevar a cabo planes de sucesión generacional.

Por tamaños, de ese 63 por ciento de empresas familiares, un 86,9 por ciento son microempresas que cuentan con entre uno y nueve trabajadores; un  10,8 por ciento son pequeñas empresas (entre 10 y 49 empleados); un 2,1 por ciento son medianas empresas, con hasta 249 asalariados, y tan solo el 0,2 por ciento son grandes empresas.

Para Jesús Macarrón, presidente de la Comisión de Empresa Familiar de CEIM, existen tres ejes en los que este tipo de empresas deberían trabajar; la gestión, la innovación y la presencia exterior. Los empresarios madrileños consideran que sería de gran ayuda la apertura de capital social a terceros, diversificar los beneficios, apostar por la inversión en nuevas tecnologías y emplear las líneas de ayuda a la internacionalización, ya que un 89 por ciento de las pymes no cuentan con presencia en el exterior. Pero sobre todo destacan la necesidad de implantar planes de sucesión generacional.

Programas de financiación
Gran número de empresas familiares se sostiene gracias a la autofinanciación  y al endeudamiento externo, por lo que Santos Campano insistió en la necesidad que estas empresas tienen de mejorar sus estructura financiera. Por ello, el presidente de la Cámara hizo alusión a los programas de financiación por los cuales las principales entidades financieras españolas permiten ofrecer más de 15.000 millones de euros en créditos.

"Ya se han repartido más de siete mil millones de euros a las empresas y faltan ocho entidades por recibir financiación", señaló Campano. Asimismo, destacó el papel que la Comunidad de Madrid está realizando para ayudar a este colectivo. "Madrid está trabajando bien. En horas de vacas flacas seguimos liderando la economía nacional", dijo.

Subida del IVA
Según los empresarios madrileños, las pequeñas empresas serán las más perjudicadas por la subida de impuestos que el Gobierno pretende llevar a cabo. Para Antonio Beteta está medida "castigará el consumo de los ciudadanos" y alejará a España de la recuperación que ya viven otros países europeos. Además, considera que la bajada de impuestos sería la medida adecuada para encontrar la mejoría.

"La subida del IVA va a deteriorar más los márgenes empresariales, va a costar unos 365 euros más a cada familia y va a destruir más de 17.000 empleos en la región", añadió el consejero de Economía y Hacienda, que cifra en 1.492 las empresas que cerrarán en la Comunidad a causa de este incremento fiscal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios