www.madridiario.es
A Zapatero no le gustan los números

A Zapatero no le gustan los números

Por Álvaro Ballarín
viernes 18 de diciembre de 2009, 00:00h
A Zapatero no le gustan los números

En los países importantes a los gobernantes no se les juzga por las intenciones que inspiran sus actuaciones, sino por los resultados que se obtienen con ellas, por parámetros objetivos demostrables y cuantificables; juzgar intenciones es un signo de inmadurez. Consecuentemente, la relevancia de los países, su peso en relación a los demás, viene determinada por los resultados de las políticas de sus gobiernos.

A Zapatero le gusta la política virtual, donde sólo cuentan las intenciones; se siente muy cómodo en los asuntos en los que no se pueden medir los resultados, como la alianza de civilizaciones porque, aunque no tengan contenido, o incluso estén muertos antes de nacer, siempre se podrán formular argumentos a favor, por ridículos que resulten: no hay números que los califiquen. También la presentación del Plan E podíamos incluirla en este capítulo de buenos propósitos, aunque, en este caso, por fin, con un objetivo: crear empleo. Una vez finalizado, se han conocido los números: 300.000 parados más de los que había antes de ponerlo en marcha. Por cierto, veremos en qué acaba la Ley de Economía Sostenible; de momento sabemos que se van a despilfarrar 20.000 millones de euros.

Para desgracia de Zapatero, las cuestiones políticas importantes son cuantificables. Y los números son tozudos: como resultado de la LODE y la LOGSE, somos el segundo país europeo en fracaso escolar (30%); dijo que bajaría los impuestos y los ha subido; prometió a los jóvenes viviendas en alquiler, pero en 5 años sólo ha entregado 11.825 en toda España (para que nos hagamos una idea, la Comunidad de Madrid ha entregado 12.800 en tan sólo 2 años); afirma que somos una potencia industrial, pero en el ranking del Fondo Económico Mundial estamos en el puesto 29 en competitividad y en el 160 en dificultad para la contratación; Zapatero también dice que España inspira confianza a los inversores extranjeros, pero la realidad es que tenemos que pagar el bono a 10 años a quienes nos prestan dinero al 3,8% cuando el resto de Europa lo paga al 3,1% porque tenemos que soportar una prima de riesgo; y ya hemos llegado a los 4 millones de parados. En fin, ¿para qué seguir?

Comprendo que a Zapatero se le atraganten los números; los únicos números que le gustan son los de los votos. Con la Conferencia de Presidentes del pasado lunes, Zapatero buscaba una vez más lo mismo: una foto en la que los presidentes autonómicos eran tan sólo convidados de piedra. La reunión habría quedado en un ejemplo más de esa manera suya de actuar basada en las intenciones políticas, si no fuera porque en este caso, consciente de su incapacidad para arreglar los problemas económicos que él mismo ha creado, ha buscado la “coirresponsabilidad” del Partido Popular, con el único fin de evitar la identificación por parte de los ciudadanos de una alternativa a su gobierno.

Álvaro Ballarín.
Concejal-presidente del distrito de Moncloa-Aravaca.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios