www.madridiario.es
El juglar del Cid: Ñaque

El juglar del Cid: Ñaque

domingo 11 de octubre de 2009, 00:00h
Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid, es la figura básica de la literatura épica castellana. El teatro también ha recreado sus aventuras o sus pasiones. Desde “Las mocedades del Cid”, de Guillén de Castro hasta la ópera “Le Cid”, de Massenet, pasando por “Anillos para una dama”, este caballero ha subido a la escena. Pedro Villora estrena ahora en el pequeño Alfil, “El juglar del Cid”, una narración nada épica a cargo de su testigo de cabecera.
Juan Manuel Cifuentes e Israel Ruiz forman un “naque” descacharrante. Los dos actores, con cuatro bártulos, desmontan el mito con el pretexto de que este juglar fue el redactor del “Cantar del Mío Cid”. Como es anónimo... Víllora se sirve de sus actores para repasar la historia oficial y la que pudo ser real. Como Gala en “Anillos...” la figura caballeresca es despojada de sus fulgores por el autor. Y lo hace con humor y con frecuentes incursiones de los intérpretes al patio de butacas. No faltan, como debe ser en una historia de juglares, las coplas alusivas. Aunque aquí lleven ritmos de “rap” o de pasodoble.

Está claro que no nos encontramos ante un teatro didáctico, aunque repasa la historia y sus protagonistas. Es la constatación de que, diez siglos más tarde, seguimos siendo los mismos bárbaros. Como dice el juglar: “La historia de España es como las morcillas, llena de sangre y repite”.

Cifuentes, director también del montaje, salta, baila, canta, dialoga con el público en un ejercicio extenuante. Porque, además, el texto de su personaje se las trae. Se mete al espectador en el bolsillo desde el primer minuto, excelentemente secundado por Israel Ruiz, contrapunto casi mímico del desbordante juglar protagonista.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios