www.madridiario.es

Chicago vende emotividad, Tokio los karaokes y Río la samba

Diario de una elección olímpica (II): Una mañana de calma tensa en el Bella Center

Diario de una elección olímpica (II): Una mañana de calma tensa en el Bella Center

Por Enrique Villalba
viernes 02 de octubre de 2009, 00:00h
Tranquilidad con algunos nervios durante toda la mañana en el Bella Center ante las presentaciones de las tres primeras candidatas a acoger los Juegos de 2016: Chicago, Tokio y Río de Janeiro. Una sala de prensa llena. Televisiones de plasma arrojando información de lo que se cocía en el interior de la sala de sesiones del Bella Center de Copenhague. Y silencio generalizado.
Los medios de comunicación concentrados en la capital danesa comenzaron la jornada maratoniana, por olímpica, con mucha concentración. La llevaban ya puesta del hotel. Había habido madrugón, y del bueno. Desde primera hora, el hotel 'The Square' de Copenhague estaba en zafarrancho informativo. En la sala de desayuno el café y las tostadas entraban como los pavos. Y es que el reloj corría y el autobús al Bella Center se iba. Prisas y más prisas. Todo el mundo quería llegar el primero. Había que ser rápidos para coger sitio en este enorme Ifema tomado por la Policía y lleno de televisiones de plasma para retransmitir la sesión. El acceso a la zona de presentaciones estaba vetada a los medios por estrictas medidas de seguridad.

Antes de empezar, todo eran nervios por la parte periodística. "No me entra" (el cable o el Internet, claro), "No se oye", "No se ve"... Pero llegó la hora y todo funcionó a la perfección. La sala de prensa era un amplio espacio de trabajo en casi absoluto silencio. Todo el mundo escuchaba con atención las presentaciones.

Obama, en pleno discurso.Discursos lacrimógenos
Chicago abrió fuego y provocó entre los profesionales opiniones contrapuestas sobre el vídeo inicial. "Una música y una fotografía muy bien cuidada" o un "mensaje empalagoso". Sueño, seriedad y mucha atención ante el discurso lacrimógeno (principalmente personalizado en la historia del padre de Michelle Obama), de palabras clave (que radicó en el lema pro-Obama "Chicago, we can") y de cambio que daban los estadounidenses. El momento 'gota de sudor' fue el que protagonizó la pregunta de un miembro paquistaní del COI, que se cuestionó las formas con los extranjeros de los servicios de fronteras de Estados Unidos. Obama se escapó como una anguila dialéctica, sazonadas con los aplausos de los asistentes.

En el descanso antes de la entrada de Tokio, la concurrencia se enteraba que el madridista Raúl González se había olvidado la invitación al evento de olímpico en el hotel. "Futbolista tenía que ser", decían algunos, otros opinaban que el guardia de seguridad que el había vetado el paso era de otro planeta, pero que había hecho bien.

Los tokiotas entraron y vendieron un mensaje serio y emotivo. Medio ambiente y legado para las nuevas generaciones fueron sus principales apuestas. Habrá que creerles. Ya se sabe: un japonés siempre cumple su palabra. Invitaron a la concurrencia a karaoke y pusieron el manga como elemento formador de los jóvenes en los valores olímpicos. En la ronda de preguntas los representantes japoneses evitaban explicar cómo habían aumentado su apoyo popular a toda velocidad en apenas unas semanas. Unos decían que habían patinado o que eran unos ridículos, pero la impresión general es que la presentación superó a la estadounidense.

Un pin, 10 euros
En el descanso, comenzaban las brigadas de avituallamiento. Casi todos hacían asalto a las jarras de café después del madrugón y tomaba una o dos manzanas estupendas de las que hacía gala la organización. Algún incauto pagaba por el camino los 10 eurazos que valía el pin conmemorativo de la sesión del COI. Otros optaban por el cotilleo. Los estudios de televisiones españolas han hecho un verdadero esfuerzo por hacer una retransmisión de primera. Mucho más que las ciudades competidoras y otros medios internacionales.

Río abrió boca con la intervención de Joao Havelange, que contaba su carrera deportiva, más larga que un día sin pan. Comenzó apostando por los primeros Juegos en América del Sur. Los Juegos de la certeza y la celebración. Una candidatura liderada por el Gobierno. Ricardo Paes, alcalde de la ciudad carioca se lanzó a hablar en castellano para ganarse el voto hispanohablante. Buena jugada lo de poner el mapa sin Juegos en América del Sur, dándole la cornada a Estados Unidos. Vendían magia y samba, alegría y carnaval. Por algo es la ciudad más feliz del mundo. Pero también fuerza económica. Según Lula da Silva, Brasil es la única economía de vanguardia mundial que no ha acogido los Juegos. También abogó por su candidatura como abanderada de la oportunidad del subcontinente sudamericano y que es hora de romper el desequilibrio con esta zona del mundo. La ciudad brasileña se libró de la pregunta de la seguridad, la que más podía doler a Lula y compañía. Otro 'empujoncito' para adelante en la carrera final.

Sólo quedaba esperar a la presentación de Madrid para conocer el resultado. Los nervios evitarían que muchos hiciesen siquiera una pausa para comer.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios