www.madridiario.es

Guadarrama conserva el único aprovechamiento forestal de la región que hace realidad el negocio sostenible

Madera de paraíso(I)

Madera de paraíso(I)

lunes 16 de abril de 2007, 00:00h
En el corazón de la sierra de Guadarrama se extiende el Monte Cabeza de Hierro, un hermoso pinar escondido en Rascafría que alimenta el único aprovechamiento forestal de la región. Los casi dos siglos de vida de la Sociedad Belga de los Pinares de El Paular y su espíritu conservador han hecho realidad lo que muchos creen una utopía: el negocio sostenible de la madera. En este lugar, que podría ser uno de los escollos para la futura designación de Guadarrama como Parque Nacional, el número de árboles ha crecido un 36 por ciento desde 1957, el primer inventario del que se dispone.
Tienen madera, pero de conservacionistas. Si no, nadie se explica cómo un negocio que vive de la corta de pinos puede explotar un bellísimo pinar que cada decenio tiene más árboles que el anterior. Desde que se redactó el primer inventario del Monte Cabeza de Hierro, allá por 1957, el número de  ejemplares ha pasado de 605.000 a 823.243 y de ello da fe la Escuela de Montes, que cada dos lustros se encarga de hacer la revisión del  inventario forestal de la Sociedad Belga Los Pinares del Paular.

El Pinar está dominado por la vista del Monsterio del Paular Es el nombre que le dieron sus fundadores en 1976 y desde entonces, la sociedad no ha cesado su actividad maderera, la única en la Comunidad de Madrid y un modelo de explotación sostenible. Lo demuestran también las fincas y montes que rodean a este bosque paradisíaco, y en las que el desconocimiento, en unos casos, y la ambición, en otros, acabó con la inmensa mayoría de ejemplares que habían conservado durante años los monjes de La Cartuja del Paular, desprovistos de estas fincas tras la amortización de Mendizábal.

Colonizados por el buitre negro

Entre los rodales de la finca no sólo crecen pinos silvestres. Desde finales del siglo XIX se conserva una colonia de buitre negro cada vez más poblada y que ha pasado de tener 18 nidos en 1984 a cerca de sesenta en la actualidad. Alain Lecocq explica que los buitres están aquí porque mi padre los respetó cuando nadie se preocupaba por estos animales. Entonces había unos escasos 20 nidos y ahora, fíjate". No niega que esta spoblación de buitre negro supone un orgullo pero también "unas limitaciones que antes no teníamos, y que nos impiden la corta en algunos rodales con nidos". Además, por parte de la Comunidad de Madrid, que vigila cada movimiento de la Sociedad Belga en el territorio de las aves sólo no ha habido ningún gesto de apoyo más allá de las buenas palabras: "Nos felicitan mucho, pero no nos ayudan nada", se lamenta Lecocq.

Los del Monte Cabeza de Hierro tuvieron más suerte. En 1940 y tras una subasta fueron a parar a manos de un grupo de belgas que realizaban un viaje por España. "Cuando entran en posesión de la finca estas personas fundan la Sociedad Civil Belga del Monte de El Paular", explica Alain Lecocq, director del legado de aquellos emprendedores belgas, a los que achaca en buena parte el mérito de la conservación del monte. "Eran personas formadas, preparadas, que no tenían que vivir básicamente de la sociedad que fundaron. No pretendían hacerse ricos en poco tiempo a costa de los árboles y aunque en su mentalidad no había altruismo alguno, sí un deseo de respetar el entorno y aprovechar el monte sólo en la medida de sus posibilidades".

La premisa que entonces marcó el inicio del negocio se mantiene viva hoy: cortar cada año una cantidad muy similar de pinos y siempre menor a los que crecen. 160 años de tradición y las cifras que la Escuela de Montes pone negro sobre blanco regularmente avalan la fidelidad a ese principio sobre las cortas que, además son escrupulosamente vigiladas por la Consejería de Medio Ambiente, la cual puede imponer sus propias decisiones sobre la explotación del pinar.

Los tres tomos del Plan de Ordenación del Monte Cabeza de Hierro, redactado en 1957 De esta forma la Administración regional pretende vigilar lo que, a su modo de ver, es una actividad compatible con la conservación de este entorno. En este sentido los responsables de la Comunidad de Madrid han manifestado su posición en cuanto a los usos tradicionales en Guadarrama como el forestal, las prácticas cinegéticas, la ganadería o o el pastoreo, todos ellos compatibles con la designación de este 'paraíso' como Parque Nacional. No así las autoridades compententes del Ministerio del ramo, que apuestan por  la mínima intervención en el desarrollo del entorno de este tipo de paisajes protegidos. En opinión de Lecocq "si se hace Parque Nacional sin aprovechamiento, en 40 ó 50 años esta no será la zona que es ahora, y habrá perdido absolutamente el valor y encanto que tiene".

Alain Lecocq observa uno de los troncos, ya peladoPor eso, el director de este aprovechamiento forestal enarbola la bandera de la sostenibilidad insistiendo en que "aquí se trabaja muy bien y con mucho tino", seleccionando los ejemplares que deben ser talados y que en su mayor parte están desahuciados por plagas o enfermedades predecibles que no les permitirán seguir viviendo: árboles chamosos, de corazón podrido, sarrosos, secos, sin copa o dominados. Su madera, sin embargo, puede ser de primera calidad. Entre los sentenciados figura también algún pino sano que crece en un frondoso pimpollar de retoños. Las jóvenes generaciones se encargarán de hacerlo olvidar muy pronto.

Entre la espesura de este bosque paradisíaco algunos claros de varios metros cuadrados cuestionan el poder de la reproducción natural. "Es un misterio por qué en algunas áreas no crece ni un solo pino en varios años -dice Lecocq- a pesar de lo cual no acudimos a la reproducción artificial desde los años 50, por el miedo que existe en algunos ámbitos a un excesivo intervencionismo". El paraje en el que se encuentran y las presiones a las que les someten administraciones y ecologistas obligan a la Sociedad Belga a vivir en esa fina línea que separa el buen hacer del aprovechamiento sostenible de la contabilidad del negocio maderero...

Galería de fotos>>
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios