www.madridiario.es
Los menores de 16 años y los borrachos no podrán participar en los encierros

Los menores de 16 años y los borrachos no podrán participar en los encierros

Por MDO/E.P.
jueves 13 de agosto de 2009, 00:00h
Los menores de 16 años y las personas embriagadas no podrán participar en ningún caso en los festejos taurinos que se concentran estos días en varias localidades de la región. Según explica la normativa regional, en estos espectáculos está prohibido maltratar a los animales.
También se recomienda a los participantes que empleen un calzado adecuado que permita la mejor adherencia al firme por el que transcurra el encierro o al suelo donde se celebre la suelta para evitar caídas. El primero de los grandes encierros de la región tendrá lugar este domingo en Leganés, tras suspenderse este año los de Pinto, que suelen ser los primeros del verano en la región.

Igualmente, está expresamente prohibido correr con objetos que dificulten el desarrollo de la carrera así como con botellas, vasos o cualquier instrumento que pueda dañar a los animales. El Gobierno regional prohíbe todos aquellos espectáculos que impliquen su maltrato, en especial aquellos que consistan en atarles o prender fuego a sus astas.

Así, la Consejería de Presidencia, Interior y Justicia velará por el cumplimiento del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares para regular este tipo de eventos. Para este año, se han autorizado un total de 401 festejos taurinos en 57 municipios madrileños. Esta cifra supone un 20 por ciento menos respecto el 2008, cuando a 31 de julio habían 477 solicitudes.

Recorrido y medidas de seguridad
Entre los requisitos legales exigidos por el Reglamento de Espectáculos Taurinos destaca la necesaria disposición de los seguros. Estos tienen que garantizar la cobertura de contingencias que las personas y bienes puedan padecer durante el desarrollo de los festejos. También son necesarias las certificaciones expedidas por técnicos cualificados acreditativas del estado de solidez de las instalaciones. Además de la adecuación del recorrido de los encierros a la dotación de la cobertura sanitaria del evento, a través de medios de asistencia.

Respecto a los recorridos por los que transcurren los encierros, los ayuntamientos deben cumplir unas estrictas normas de seguridad, con recorridos máximos de mil metros. En caso de que tradicionalmente la distancia sea mayor y siempre discurra por vía urbana, se podrá ampliar a un máximo de 1.500 metros. Además, la anchura de paso debe ser de entre 6 y 10 metros. Sin embargo, el recorrido por un lugar de menos de seis metros podrá autorizarse siempre que su celebración sea tradición local o se encuentre en el caso viejo del municipio.

Todo el recorrido deberá estar vallado vertical u horizontalmente y deberán habilitarse salidas para garantizar la evacuación de posibles heridos y puertas que permitan sacar a las reses en el caso de que resultasen heridas por accidente. En los tramos curvos donde exista excesiva luz o grave peligro de choque de las reses, el vallado deberá cegarse por su parte exterior.

Ambulancias

Además, deberá estar disponible como mínimo una ambulancia cada 500 metros y adicionalmente, una ambulancia por cada 5.000 participantes y espectadores. Todas ellas serán de asistencia urgente, siendo al menos una de ellas de asistencia intensiva.

En las plazas de toros no permanentes y portátiles o recintos cerrados, la enfermería no deberá estar a más de 50 metros. En cualquiera de estos espacios donde la enfermería no asegure un equipamiento adecuado deberá contarse durante todo el festejo con una ambulancia de asistencia intensiva, tipo UVI Móvil.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios