www.madridiario.es
La Comunidad recomienda no usar cremas con factor de protección inferior al 15

La Comunidad recomienda no usar cremas con factor de protección inferior al 15

Por MDO/E.P.
sábado 04 de julio de 2009, 00:00h
La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid recomienda a los ciudadanos no usar cremas con factores de protección solar (FPS) inferiores a 15, con el objetivo de protegerse adecuadamente de los efectos del sol, según informó este sábado en un comunicado.
Además, indica que las personas de piel clara deben usar incluso cremas con más FPS, y recuerda que los niños de menos de tres años no deben estar nunca expuestos al sol, y que el resto de menores deben usar cremas de pantalla total.

"Exponernos al sol sin las debidas precauciones causa el envejecimiento prematuro de la piel y quemaduras y puede llegar a causar insolación, lesiones cancerosas o cataratas en los ojos", recuerdan desde el Ejecutivo autonómico, añadiendo que "si tras exponerse al sol o al calor intenso una persona presenta fiebre, piel caliente, enrojecida y seca, es necesario llamar al 112 dado que son síntomas de un golpe de calor, un cuadro que puede llegar a tener graves consecuencias si no se trata de forma temprana".

También recuerda que es necesario esperar un tiempo prudencial no inferior a las dos horas desde el fin de la comida y hasta baño, y que "siempre se debe entrar en el agua de forma brusca".

Entre las recomendaciones del Gobierno autonómico se cuenta también el mantener una adecuada ingesta de líquidos, algo "fundamental" durante los meses de verano, vigilando de forma especial a los niños y a los ancianos para que beban al menos un litro y medio de agua al día fuera de las comidas.

También se deben evitar los paseos y el ejercicio físico en las horas de más calor, especialmente entre las 12.00 y las 17.00 horas, y procurar que las prendas de vestir sean de tejidos naturales, ligeras y de colores claros.

Es necesario prestar una especial atención en la elaboración y conservación de los alimentos, dado que el calor favorece la proliferación de bacterias que pueden producir problemas graves. Así, frutas y verduras para consumir en crudo deben lavarse cuidadosamente, añadiendo incluso unas gotas de lejía para uso alimentario y aclarando muy bien.

Los alimentos deben cocinarse bien, alcanzando un mínimo de 65 grados, especialmente si se han descongelado o mantenido un tiempo en la nevera una vez guisados. La descongelación debe hacerse siempre con tiempo suficiente en el interior de frigorífico y la comida no debe dejarse nunca a temperatura ambiente más de una hora. Si se preparan salsas con huevos crudos, como mayonesas, se debe hacer sólo la cantidad justa para la comida y no guardar lo que sobre.

Las carnes deben cocinarse completamente, lo mismo que los pescados, salvo que éstos se hayan sometido previamente a una congelación de al menos 48 horas, para evitar así la infección por anisakis. En cualquier caso, se deben extremar las condiciones de limpieza de todos los elementos que intervienen en la preparación de los alimentos y no usar nunca para un plato cocinado el recipiente en el que estaba en crudo.

Plan de prevención
Ante las altas temperaturas que en los últimos días está registrando la Comunidad de Madrid, la Consejería de Sanidad mantiene activado desde el pasado día 15 de junio del Plan de Prevención de los efectos del calor, que contiene distintas medas para afrontar los efectos perjudiciales para la salud de las altas temperaturas y canales de comunicación para mantener informada a la población de la llegada de días con calor extremo y con situaciones de riesgo.

A través de la página web www.madrid.org, se publica diariamente un Boletín de Temperaturas en el que se refleja el nivel de riesgo de altas temperaturas mediante iconos de color verde (normalidad), amarillo (precaución) o rojo (alto riesgo) y una previsión de la evolución para los días siguientes.

Además, establece como nivel de activación de alerta (precaución) los 36,5ºC para que las instituciones socio-sanitarias preparen de forma adecuada sus recursos en previsión de un aumento de la demanda de la población susceptible y, fundamentalmente, sus sistemas de atención al colectivo de mayores.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios