www.madridiario.es

Elena García, directora del CISAM de Las Rozas

'Hay mucho tabú en salud mental'

"Hay mucho tabú en salud mental"

Por Mª Carmen Cruz Martín
sábado 11 de abril de 2009, 00:00h
En España hay un millón de familias que cuidan a pacientes psíquicos crónicos. Todos ellos necesitan apoyo e información para llevar a cabo esta tarea. Por eso, el Ayuntamiento de Las Rozas ha puesto en marcha el Centro Impulsor de Salud Mental (CISAM). Su directora, Elena García, explica a Madridiario las claves de este servicio.
¿Qué es el CISAM?
El CISAM es el Centro Impulsor de Salud Mental, un dispositivo municipal creado para promocionar la salud mental entre los roceños. Es sobre todo información y orientación sobre problemática de diversa índole en salud mental.Informamos de mucho tipo de cosas, y no sólo de salud mental, sino también de prestaciones económicas, cómo se accede a ellas, de si hay que pasar un tribunal o no, de temas legales.

¿Qué personal atiende en el CISAM?
Se trata de un equipo multidisciplinar. Hay un psiquiatra y estoy también yo, que soy la psicóloga.

¿A quién va dirigido este servicio?
A toda la población en general, pero sobre todo para la familia y los cuidadores. Pueden venir los pacientes también, y de hecho vienen, a informarse. Es muy preventivo y de orientación. No está orientado al tratamiento especializado que lo lleva la Comunidad de Madrid en los centros de salud Mental. No hacemos ningún tratamiento de ninguna clase ni farmacológico ni de terapia, pero si informamos en qué consisten los tratamientos y la enfermedad, qué se puede esperar o no de un momento de crisis.

¿De qué se puede informar un vecino en el CISAM?
Tocamos temas de todo: de salud y también temas legales. Por ejemplo, prestaciones económicas o recursos alternativos, asociaciones de familiares de pacientes que hay, cómo hacer un ingreso involuntario, qué es la agencia de tutela de la Comunidad de Madrid. En los recursos especializados, no hay muchas veces tiempo de informar de este tipo de cosas. Lo que sobre todo hacemos es orientar e informar a los familiares que son los que muchas veces detectan los problemas y los sufren, y están muy perdidos. Es un tema de protección al enfermo para que no tenga consecuencias civiles las cosas que haga.

En cuánto a la información legal, ¿qué consultas son las que se realizan?
Por ejemplo, una tutela, una incapacidad, una ludopatía, cómo controlar el acceso al dinero, dónde se pide la ley de dependencia, cómo se pide, qué casos va a cubrir y si hay que pasar el tribunal de discapacidad o no, dónde está el tribunal, las prestaciones económicas.

¿Cuál es el perfil de persona que recurre a este servicio?

Es muy variado. Por ejemplo, viene gente que ha tenido en su familia algun caso de psicosis, esquizofrenia o trastorno bipolar y tienen miedo de que su hijo lo pueda sufrir por el tema genético. No saben si es un problema de educación o es que estamos ante algo de mayor magnitud y quieren informarse para descartar cosas. Las madres, en este caso, que son las que más sufren, vienen para informarse cómo ha de ser el tratamiento.

¿Acudir al CISAM sería un primer paso en el tratamiento?
Es informativo y educativo. Si estás perdido, crees que el psiquiatra no te da mucha información, o aún tienes más dudas, nosotros te podemos dar más información o por lo menos remitirte a sitios donde si podrían dártela como asociaciones de familiares de enfermos, que son muchas y no son muy conocidas.

Para ser atendido en este servicio, ¿hay que pedir cita previa?
Sí, hay que pedir cita previa. Funciona de lunes a viernes en horario de 10.00 a 14.00 horas, aunque somos flexibles.

¿Cómo se accede al CISAM?
Puede venir quien quiera en cualquier momento. Además, nosotros sabemos por estadísticas que un 30 ó 40 por ciento de vuestros pacientes son de salud mental y salud mental está muy atascada. Así que cuando los médicos de Atención Primaria ven casos que necesitan un poco de apoyo o un apoyo rápido antes de pasar a salud mental, nos lo derivan y les informarmos de todo tipo de cosas.

¿Cómo surge la idea de poner en marcha este centro?
Surge porque el alcalde quería incluir en el programa electoral un servicio nuevo a Las Rozas en temas de salud. Y como al concejal Mario Saura le gusta mucho este tipo de cosas, se le ocurrió que se podría dar este servicio. La salud mental en general tiene pocos recursos en España, comparado con el resto de la UE. Así que yo creo que cualquier tipo de recurso orientativo, preventivo a las familias, pues no está de más.

¿Cuándo empezó a funcionar? ¿Ha acudido mucha gente desde entonces?
Lleva desde septiembre de 2006 funcionando. Va lento porque hay mucho estigma, mucho tabú, en lo referente a salud mental. Primero, se ha de reconocer que hay una problemática, y luego, ir a informarse. Cuando uno tiene un problema de corazón o de azúcar, no tiene ningún problema en ir al médico corriendo. También los enfermos no reconocen que tienen un problema, se deja ahí pudrir la cosa y a veces recurren cuando hay una crisis importante. A mí me gustaría que las familias en cuanto vieran que hay algún altercado, como que los niños no duermen bien o el rendimiento ha cambiado mucho o se pasa por una separación, se pida ayuda.  En salud mental, el 15 por ciento de la gente padecerá algún tipo de problema en su vida y el nueve por ciento ya lo padece,  por lo que tendría que venir mucha más gente.

¿Cuánta gente habéis atendido en este tiempo? ¿Hacéis un seguimiento de los casos?
Más o menos unos 200 casos. Vienen, exponen su problemática y la desmenuzamos a fondo para ver de lo que estamos hablando. Se profundiza bastante para ser sólo orientación e información. Y luego vemos cómo van funcionando. Por ejemplo, si lleva un año con el tratamiento y no funciona, pues hay que cambiar el tratamiento y si el psiquiatra no quiere cambiar el tratamiento, hay que cambiar de psiquiatra para resolver el problema. No son problemas que deban pudrirse. Aunque sean casos graves, todos tienen solución en el sentido paliativo. Para muchas de estas enfermedades crónicas no hay solución, pero se puede vivir con ellas de manera normalizada. Queremos dar calidad de vida a todos, a los pacientes y a los que viven con ellos. Nosotros estamos abiertos a que vuelvan, y vuelven, de hecho.

¿Cuáles son los problemas por los que acude la gente al CISAM?
Son esquizofrenias, trastorno bipolar, depresión. No hay mucha información ni muchas campañas preventivas tampoco. Entonces, la gente accede, a lo mejor, al recurso público tarde, cuando ya ve que el problema se está agravando. Este recurso no tiene ningún atasco, no hay lista de espera. Yo destacaría que aunque como la intención era muy preventiva, nos hemos encontrado casos ya muy cronificados, como si nosotros hubiéramos sido el último recurso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios