www.madridiario.es

Hasta que finalicen las obras sólo se podrán disfrutar los fines de semana

El Parque Forestal de Valdebernardo abrirá sus puertas este sábado

El Parque Forestal de Valdebernardo abrirá sus puertas este sábado

jueves 22 de febrero de 2007, 00:00h
El Parque Forestal de Valdebernardo, dependiente aún del Consorcio Urbanístico Valdebernardo PAU4 de la Comunidad,, abrirá sus puertas el sábado, después de casi cuatro años de espera. Así lo han confirmado a Mdo fuentes cercanas a la UTE encargada de las obras, unos trabajos que no se dan aún por concluidos y que, por ahora, permitirán su apertura sólo los fines de semana.

Como cada día una valla infranqueable impide el paso al Parque Forestal de Valdebernardo, un gran pulmón verde que puso en marcha hace casi cuatro años el Ejecutivo regional. La única vida en su interior, además de la de las plantas, es la de los operarios que se encargan de la construcción de este parque de 85 hectáreas, al que los vecinos observan al otro lado de la valla metálica con una mezcla de recelo y curiosidad.

Muchos se preguntan por qué no pueden pasar a un jardín que está prácticamente terminado desde hace más de un año. Hace unos meses, el pleno del Ayuntamiento de Madrid acordó pedir a la Comunidad el traspaso del parque. Desde la Consejería de Medio Ambiente aseguran que el protocolo se ha cumplido y que el de Valdebernardo ya no es de su competencia pero la Concejalía del Medio Ambiente niega haber recibido la titularidad de la gestión.

De hecho fuentes municipales aseguran que el Ayuntamiento, después de que el viceconsejero de Medio Ambiente ofreciera al municipio esta zona verde, no sólo han pedido su cesión en Pleno sino que también lo ha hecho dos veces por escrito, sin que ninguna de ellas haya tenido respuesta. Estas mismas fuentes aseguran, además, que en el caso de que este parque fuera de titularidad municipal sería abierto todos los días de la semana.

En medio de la confusión creada, fuentes cercanas a la UTE que remata las obras aseguran que el parque se va a abrir el sábado y, durante unos meses, lo hará sólo los fines de semana "hasta que se terminen los trabajos", fundamentalmente en su parte norte, donde los empleados colocan papeleras, refuerzan con sujecciones los pinos de un paseo y despejan un impoluto camino de gravilla, que parece aguardar la llegada de los visitantes.

Un poco más abajo, una valla separa el parque de un vivero incipiente en el que trabajan varios operarios de la Consejería, y que esconde varios invernaderos y cientos de árboles y de plantas en macetas, esperando su destino en la tierra.

Al otro lado, en la zona más próxima al Centro de Transfusión de Sangre de la Comunidad de Madrid, la soledad invade parterres y pequeñas plantaciones de lirios, en las que asoman sin tapujos las mangueras del riego por goteo. Una pequeña meseta con escalones que ascienden hasta su cima coronado por un árbol que parece el vigilante del parque desierto. En su interior inexplotado aguarda también una rosaleda, un lago, zonas deportivas y rincones de recreo y ejercicio físico para niños y mayores. En su momento la Consejería de Medio Ambiente aseguró que entre sus proyectos para el parque se contemplaba hacer una pista de patinaje y hasta un mercado de flores y un laberinto vegetal. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios