www.madridiario.es

El Centro de Control del Canal de Isabel II vigila que todo fluya con normalidad en 9.500 puntos de la red

El gran hermano del agua

El gran hermano del agua

sábado 17 de febrero de 2007, 00:00h
En el Canal de Isabel II hay un ojo que todo lo ve. Es el Centro Principal de Control, donde se reciben en tiempo real los datos recogidos a cada instante en 9.500 puntos de la vasta red que se extiende por Madrid. Aquí se puede conocer lo que ocurre en casi todos los recovecos de los 12.000 kilómetros de tuberías y cientos de embalses, depósitos, estaciones de bombeo, depuradoras o potabilizadoras.

Foto: CIiiDicen que no hablan el lenguaje de la NASA pero, a ojos de un profano, esto recuerda y mucho a esas películas donde la vida se controla en una pantalla. Algo así hacen en el Centro Principal de Control del Canal de Isabel II, el ojo que todo lo ve o, como ellos mismos lo han apodado, el 'gran hermano' del agua. Cuatro personas trabajan en esta oficina, por turnos, durante 24 horas los 365 días del año para velar porque el entramado del agua de la región 'fluya' sin problemas.

Con una red de comunicaciones propia y un sofisticado programa informático, el Canal de Isabel II ha creado uno de los sistemas de control para el agua más envidiados de España, y también admirado en el mundo, como demostró una delegación de la empresa pública del agua en Israel, que visitó estas instalaciones en noviembre. A los técnicos de aquel país, pionero en técnicas hídricas, "les sorprendió no tanto que vigilemos el corazón y los órganos vitales de la red, sino que sepamos lo que pasa en las decenas de capilares que tiene este cuerpo", explica Ángel Rodriguez, subdirector de Sistemas de Información y Control.

Foto: Juan Luis JaénIndagar en las venillas de este gran cuerpo acuático, como es el de las infrestructuras del Canal, es posible gracias a los niveles de trabajo: el ya "tradicional" y que recoge datos de las principales infraestructuras como embalses, plantas de depuración y potabilización y estaciones de bombeo, y otro, al que Ángel Rodríguez se refiere como el "telecontrol de segunda generación". Es de ámbito más reducido y local, y se extiende por puntos de menor envergadura y dispersos por mitad del campo, en lugares donde no hay ni corriente eléctrica,  o incluso por las calles de la ciudad.

En total son 9.500 equipos -240 de segunda generación- en 550 emplazamientos que lanzan continuamente datos como el caudal que pasa por las tuberías, el nivel del embalse en cuestión, qué compuerta se abre, que llave se cierra, la presión del agua en determinado punto, su pureza  o incluso los niveles de consumo en cada hora del día y de la noche. "Cuando los Foto: Juan Luis Jaéndatos llegan aquí el CPC los procesa y  transforma en información, de modo que interpretamos lo que esos datos nos indican y, si es necesario, se puede actuar o decidir".

Una de las apuestas del Canal es la extensión por la red de los caudalímetros, que permiten conocer cada día y en cada franja horaria el consumo de la región. "Ahora hay 120 pero se van a poner hasta 500", explica Ángel Rodriguez. Lo que trasciente de estos artefactos es un reflejo fiel de los hábitos y comportamientos de los madrileños. No hay más que ver un gráfico histórico recogido el día de la boda de los Príncipes de Asturias. A la hora del 'sí quiero' el consumo de agua se redujo a límites insospechados. En otros casos el caudalímetro permite conocer una situación anómala, como una rotura,  en el caso de consumos excesivos a horas impropias.

Control bajo control
Foto: Juan Luis JaénEn este lugar no se improvisa nada. Cada mes sus responsables hacen un plan "evaluando el agua del que disponemos, lo que se cree que podremos tener y lo que seguro que se va a producir, como restricciones por determinadas causas". En las grandes infraestructuras y las principales arterias el Canal de Isabel II dispone, además, de mecanismos automáticos de actuación que se activan por sí mismos.

En el enorme panel que preside la sala del CPC una multitud de gráficos de tuberías, embalses y  depósitos muestran la situación de la red. En azul oscuro, las tuberías que responden al agua sin tratar y en azul 'Canal', las del agua depurada. entre medias, 22 grandes depósitos de hasta 2,3 hectómetros cúbicos de capacidad que son pequeños 'embalses' en mitad de la ciudad. Otra pestaña permite acceder a imágenes de los embalses de la región, donde varias cámaras de televisión muestran lo que acontece, en ciertos casos con objeto de reforzar la seguridad de las zonas de operación. Así es el CPC del Canal de Isabel II, el ojo que todo lo ve y, por que no, el cerebro que procesa y ordena actuar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios