www.madridiario.es
La ubicación de un colegio de Valdetorres provoca asma y alergias a sus alumnos

La ubicación de un colegio de Valdetorres provoca asma y alergias a sus alumnos

domingo 05 de octubre de 2008, 00:00h
La ubicación del colegio público Jesús Aramburu de Valdetorres de Jarama, sobre un cauce seco pero con restos de humedad, está provocando problemas respiratorios como asma y alergias, a los alumnos que acuden a sus aulas, según un informe médico.
El propio concejal de Educación del municipio madrileño, Ricardo Ruiz, tras obtener diferentes informes, consideró que el edificio es un "lugar insalubre" para la enseñanza, especialmente para edades infantiles, y recordó que el colegio se empezó a construir hace más de 40 años con las "modestas aportaciones económicas de los vecinos del pueblo y en varias fases", por lo que el tipo de construcción fue deficiente desde su cimentación.

Este colegio está formado por dos instalaciones, la principal está recién habilitada -se puso en funcionamiento en 2006- y acoge dos unidades de Educación Infantil, cuatro de Primaria, el comedor y las salas de usos múltiples. La segunda instalación corresponde al antiguo colegio, y en ella estudian los alumnos de segundo y tercer ciclo de Primaria.

Según un informe técnico elaborado por un arquitecto municipal del Ayuntamiento, Santiago Riera, este segundo edificio tiene más de 20 años y "parte de su cimentación se encuentra por debajo del nivel del aguas" del arroyo Valtorón. Además, este informe recoge también que la instalación donde los niños estudian presenta grietas de asiento en muchos de sus paramentos y "su ubicación produce abundantes humedades por capilaridad".

El paso de un arroyo soterrado provoca un ambiente frío y húmedo en las aulas. De hecho, hay una diferencia apreciable de grados de temperatura y de porcentaje de humedad ambiente entre esta zona y el otro lado de la calle. Así, se pudo comprobar que en un día seco y soleado en el mes de enero de este año, las diferencias entre el edifico nuevo y el antiguo en un aula interior y en el patio exterior de cada uno eran grandes.

En el caso del colegio viejo, la temperatura interior fue de 21,8 grados y la humedad del 49 por ciento frente a los 18,6 grados del colegio nuevo y su humedad interior del 41 por ciento. Las diferencias son menos notables con la temperatura del patio exterior, que en ambos casos es de 7,1 grados pero, en el caso del antiguo, la humedad es del 35 por ciento, y en el nuevo, del 37 por ciento.

Ante esta situación, el concejal de Educación elaboró para denunciar la situación a la Comunidad de Madrid un informe, en el que también hacía hincapié en el estado del sistema de calefacción del centro más antiguo, a su juicio, insuficiente. Ruiz denunció que, además, hay falta de luz natural y un aislamiento térmico de puertas y ventanas "muy deficiente, ya que algunas no cierran muy bien y no tienen ningún tipo de aislamiento, provocando un flujo de corriente continua en el interior del edificio".

Ataques asmáticos contínuos
Así, señaló que algunos padres de los niños escolarizados en los cursos que se imparten en el centro viejo, han informado a las autoridades municipales de que sus hijos han padecido "en repetidas ocasiones ciertas crisis asmáticas". Dichas crisis fueron atendidas en su momento en carácter de urgencia por el médico titular de Valdetorres, Emilio Fariñas, que tras visitar el colegio y reconocer a los niños, subrayó en su informe médico "el deterioro en mantenimiento por la antigua y deficiente construcción con importantes afectaciones de humedad, tanto por capilaridad como de condensación y de infiltración".

A su juicio, todas estas afectaciones "afectan de forma importante en la salubridad, y por tanto, en la confortabilidad de los usuarios que dada su edad y desconocimiento, están expuestos a poder padecer enfermedades de tipo respiratorio y alergias, cambios de humedad ambiente y temperatura, con la presencia, incluso, de moho".

Asimismo, concluye: "las posibilidades para poder paliar estas humedades están más en manos de especialistas, pero dada la edad y forma de construcción del edificio, creo que tienen difícil solución". En este sentido, según indicaron los padres, da la casualidad, además, de que los síntomas alérgicos y de asma desaparecen en sus hijos en las épocas vacacionales o cuando pasan directamente al Instituto.

Comunidad indecisa
Esta semana, la portavoz socialista en la Comisión de Educación de la Asamblea de Madrid, Fátima Peinado, expuso esta situación ante la Administración, no sólo alertando de los problemas de salud que está generando el deterioro del centro sino los educativos que provocan también en los niños, padres y profesores, que están repartidos entre los dos edificios, situados a un kilómetro de distancia.

El director general de Infraestructuras y Servicios de la Consejería de Educación, José Luis Moreno, reconoció tener conocimiento de esta situación y aseguró que el Gobierno regional "tiene previsto de una vez por todas llevar a cabo la construcción de esta segunda fase" aunque desconoce cuándo. "A día de hoy desconocemos el grado presupuestario de las partidas para este tipo de inversiones en el próximo ejercicio, no sabemos cuál va a ser pero lo vamos a defender y así va a ser", indicó Moreno, quien señaló que es una previsión que van a llevar a cabo en cuanto puedan hacerlo.

No obstante, añadió que les preocupa la situación de todos los escolares, "y en concreto, las que pueda generar una situación problemática para los padres", y aseguró que están "diariamente en contacto" con los responsables del Ayuntamiento para tratar la situación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios