www.madridiario.es

Pedro Sánchez: el liderazgo 'soft'

lunes 14 de julio de 2014, 11:46h
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha provocado en la política y la sociedad española una sensación de incertidumbre ante el nuevo orden que parece cernirse sobre el centroizquierda. Nadie sabe las cartas que tiene en la mano un político desconocido hace apenas tres meses que, con su carácter y su mensaje apacibles y su imagen arrolladora, se ha convertido en el gestor de uno de los partidos políticos más importantes de España.
  • Pedro Sanchez

    Pedro Sanchez
    Gustavo San Miguel

  • Pedro Sánchez en la redacción de MDO

    Pedro Sánchez en la redacción de MDO
    Diego Sánchez

  • Pedro Sánchez

    Pedro Sánchez
    PSOE

"Lleva los zapatos más brillantes que he visto en mi vida", dijo alguien cuando Pedro Sánchez visitó por primera vez Madridiario. Acababa de fichar como columnista del periódico y venía a hacer una entrevista. Entonces era concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid y portavoz de su formación en el Área de Urbanismo. Quizás ese aura es la parte superficial de lo que parece el nuevo secretario general de los socialistas. Brillo y belleza. Una imagen arrolladora que sabe explotar (no en vano, la búsqueda "pedro sánchez guapo" tiene 308.000 resultados en Google) y que actúa de imán y parece impedir que el ciudadano escuche al político al quedarse observando su perfil apolíneo. Parece que el árbol no deja ver el bosque.

Pero Sánchez es bastante más que eso. Es trabajador y metódico. No faltó ni una sola semana a su tribuna en Madridiario, y fue de los pocos en su formación que sacaron los dientes al equipo de Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, durante la travesía socialista en el desierto en la plaza de la Villa, comandada por David Lucas. Sus enemigos, dentro y fuera de su formación, lo dibujaban como demagogo, bobo, con un mensaje demasiado cargado de política y que se desmoronaba en los datos. Los amigos, como un buen fichaje para cualquier formación por su conocimiento de los verdaderos problemas que afectan a la sociedad y con un mensaje coherente.

A su estela se arremolinan una cohorte de amigos, admiradores, advenedizos y segundones. Y él tiene la capacidad de hacerlos formar parte de su camarilla. Un hombre de equipo (es de los pocos concejales que presentan a sus técnicos a la prensa para ponerlos en valor) que, no obstante,con estudiada elegancia y sosiego, deja claro que es el líder. Un líder en busca de su oportunidad. No la consiguió en el PSM, donde Tomás Gómez cercenó cualquier conato de pensamiento alternativo, al que pertenecía Sánchez hasta que, en una pirueta intrigante y que promete ofrecer capítulos interesantes en los próximos meses, mostró su apoyo al exalcalde de Parla para ganárselo en las primarias.

Al llegar al Congreso, en sustitución de Pedro Solbes, comenzó desde abajo y sin hacer demasiado ruido. Pronto se colocó como diputado revelación por esa actividad a la que no están demasiado acostumbrados en la Cámara Baja. Su ascenso hasta la secretaría general ha tenido dos fases. La primera, como tapado. Como un rumor de oposición a Eduardo Madina. Sánchez hilaba el cesto en la sombra durante muchos más meses que su principal contrincante, que se veía líder seguro o, por lo menos, veía a los lobos en otra parte. La segunda fase fue la de la arquitectura electoral y la carretera. Fue fundamental su tibio mensaje para aludir a la democracia militante, principal jugada de Madina, ya que le valió los apoyos de los principales barones socialistas. Luego, solo tuvo que terminar la jugada pateándose todos los campos de batalla para llegar a Ferraz cargado de avales. A partir de ahí, todo fue sobre ruedas. Mensajes simples y de socialismo conservador en el debate, frente a un Pérez Tapias más volcado a la izquierda y un Madina histérico por enfrentarse con alguien. Las peticiones de juego limpio ante los ataques de final de campaña le sirvieron para disfrutar de una victoria inmaculada.

Ahora está por ver si el estilo de liderazgo 'soft' que le ha encumbrado, le permite mover los hilos de la complicadísima madeja del aparato socialista. Al fondo de la foto de su victoria están, en la sombra, Susana Díaz y otros pilares del socialismo pasado y presente a los que les debe la pieza. La incógnita pasa por saber de qué manera pedirán su cuota de protagonismo.

Más información:

Pedro Sánchez toma las riendas del PSOE tras una contundente victoria

Pedro Sánchez promete un cambio "con cabeza"

Entrevista a Pedro Sánchez (2008): "La política de vivienda de Madrid es anecdótica"

Tribunas de opinión de Pedro Sánchez en Madridiario: Sostener el Estado del Bienestar, La rehabilitación a debate,

Opinión: Pedro Sánchez, político local

Opinión:Lo curioso es que ahora empieza la era del 'susanismo'

FOTOS: El PSOE vota al sucesor de Rubalcaba

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.