www.madridiario.es

Tensión en Gran Vía y Cibeles entre piquetes y policías

miércoles 14 de noviembre de 2012, 00:00h
La Policía ha utilizado sus porras contra algunos miembros de piquetes y contra los componentes de una columna de estudiantes que intentaban cortar la calle Princesa. Se han producido momentos de tensión y ha habido algunas detenciones. Posteriormente, la tensión se ha trasladado a Cibeles, donde 15 personas han resultado heridas durante una carga policial.
Según fuentes policiales, al menos una persona fue detenida, mientras que fuentes de la Delegación del Gobierno han informado de que el SAMUR ha atendido cerca de Cibeles a quince personas heridas leves, de las cuales nueve son manifestantes y seis agentes de policía.

Los indignados se encontraban en ese punto para dirigirse, después de sortear varios cordones policiales desplegados por el centro de Madrid, al hospital de La Princesa, en solidaridad con los trabajadores que permanecen allí encerrados desde el pasado día 2 en protesta por su transformación en un centro especializado para mayores.

Cuando los indignados y otros huelguistas que se les han unido, iban a acceder a la Plaza de Cibeles se han encontrado con un gran cordón policial, además de varias furgonetas de antidisturbios, y han comenzado a producirse incidentes.

La Policía ha procedido en un primer momento a inmovilizar a uno de los manifestantes, lo que ha provocado las protestas de los demás, momento en el que se ha iniciado una carga con porras, que ha sido contestada por algunos de los manifestantes con petardos. Un helicóptero de la policía sobrevolaba la zona, que permanece blindada por la Policía Nacional y también por agentes de la Policía Municipal de Madrid.

Tensión en el centro madrileño
Los incidentes han comenzado cuando, poco después de las diez de la mañana, una columna de estudiantes que procedía de la Ciudad Universitaria y que ya había causado problemas de tráfico en Moncloa, Princesa y plaza de España llegó a Gran Vía.

Allí se encontraban varios piquetes de UGT y CC.OO que intentaban impedir la apertura de los comercios. Ambos grupos se unieron y durante 15 minutos intentaron cortar la Gran Vía lo que hizo que la Policía empujara a los concentrados hasta sacarles de la calzada.

Ante ello, trabajadores y estudiantes se dirigieron de nuevo hacia Princesa, calle que también intentaron cortar. Fue entonces cuando la Policía actuó de forma más contundente e hizo uso de las porras. Asimismo práacticó un número indeterminado de detenciones.

Poco antes de las doece de la mañana, trabajadores del Ayuntamiento de Madrid cortaban el paseo del Prado, a la altura de la plaza de Cibeles. Portando banderas de los principales sindicatos han rodeado la plaza de Cibeles.

La protesta de los funcionarios públicos fue secundada por miembros de la 'Bicicrítica', que, desde primeras horas de la mañana, se han dedicado a "pasear" por las calles más céntricas de la ciudad provocando problemas de tráfico. Algunos agentes de la Policía Municipal les ha pedido la documentación. Ha sido en ese momento cuando un agente de la UIP ha sujetado la bicicleta de uno de los manifestantes, lo que ha provocado que varios ciclistas inmovilizaran al agente. Ante ello, varios agentes han intervenido utilizando sus porras.

Apertura de comercios

La fuerte presencia policial permitió, además, que abriera el comercio. Al igual que en la jornada de huelga general del 29-M, en este paro el comercio y la hostelería han funcionado.

Según la asociación La Viña, el 95% de bares, cafeterías y restaurantes ha abierto con normalidad durante las primeras horas de la mañana excepto algunos puntos concretos de la capital, como los alrededores de Atocha Renfe, donde los cierres seguían semiechados hasta pasadas las 11.30 horas. En algunas caferías abrían y cerraban a petición de los clientes.

En el centro de la capital, la normalidad en el servicio de la hostelería estaba siendo la nota dominante y los establecimientos de los barrios de Madrid desarrollaban su actividad sin sobresaltos. Tampoco se registraban incidentes en el resto de la Comunidad, donde habían abierto prácticamente la totalidad de los locales de hostelería. La Viña calcula que el seguimiento de la huelga podría asimilarse a la del 29 de marzo, cuando no alcanzó el 2 por ciento.

Los principales establecimientos y grandes almacenes abrieron sus puertas con fuerte presencia policial. Algunos piquetes lograron, no obstante, cerrar  comercios de la calle Montera.

No ha ocurrido lo mismo en el polígono industrial Cobo Calleja, en Fuenlabrada, donde los empresarios chinos han secundado mayoritariamente la huelga general al mantener cerrados los establecimientos de venta al por mayor de esta zona comercial, una de las mayores de la región madrileña.   Durante la mañana, las calles del polígono con negocios orientales permanecían con los cierres echados y los grandes puertos y empresas de distribución mantenían paralizadas las flotas de camiones y las operaciones de carga.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios