Educación

La nueva FP fomentará el emprendimiento, el bilingüismo y los intercambios en la UE

Fp Formacion profesional de audiovisuales (Foto: Kike Rincón).
MDO | Martes 16 de julio de 2019

La Comunidad de Madrid ha aprobado ya el esperado decreto que regula las enseñanzas de Formación Profesional. Ante la "necesidad de establecer un marco reglamentario", el Gobierno autonómico -en funciones- ha impulsado la "ordenación y organización" de estos estudios cuya principal novedad es el fomento del autoempleo, la posibilidad de impartir formación bilingüe o un nuevo 'Erasmus' para estas enseñanzas.

Así, a partir del próximo curso, se fomentará el autoempleo entre los alumnos de Formación Profesional con las Aulas Profesionales de Emprendimiento, unos espacios en los que los alumnos pueden adquirir habilidades emprendedoras y desarrollar sus ideas de negocio poniendo en práctica la formación recibida y los conocimientos adquiridos en sus respectivos módulos profesionales. Según recoge el decreto, estas Aulas facilitarán los instrumentos necesarios para que los alumnos adquieran las destrezas para crear empresas y poner en marcha proyectos de autoempleo.

La Comunidad de Madrid cuenta con 27 Aulas de Emprendimiento que disponen de los medios humanos y materiales para llevar a cabo los proyectos de los estudiantes: un mentor encargado del asesoramiento y un espacio físico dotado de equipos informáticos.

La Comunidad de Madrid cuenta con 27 Aulas de Emprendimiento

Además, los centros educativos podrán desarrollar proyectos de innovación y emprendimiento que contribuyan a flexibilizar la oferta y adaptarla a las necesidades socioeconómicas y del empleo. Estos ofrecen la posibilidad de incorporar formación innovadora y proyectos bilingües que potencien la proyección internacional del tejido empresarial madrileño.

Conciliación con FP a distancia

Por otro lado, se facilitará la conciliación de los estudios con la vida laboral a través de las modalidades a distancia y presencial de FP y se favorecerá la movilidad de los estudiantes y los profesores de FP a otros países mediante la participación en programas de la Unión Europea y otros organismos. Estas acciones se centrarán en proyectos educativos de cooperación e intercambio de buenas prácticas y de innovación y emprendimiento, con el fin de mejorar la formación en otras lenguas, enriquecer las experiencias formativas y mejorar la empleabilidad de los alumnos.

Según recoge la nueva normativa, los ciclos podrán ser presenciales, semipresenciales o a distancia con el objetivo de mejorar la conciliación de los estudios con la vida familiar y laboral. El modelo a distancia permitirá al alumnado marcar su propio ritmo de aprendizaje facilitando que haga compatibles los estudios con otras responsabilidades. Además, la modalidad podrá ser semipresencial, en cuyo caso incluirá actividades prácticas de asistencia obligatoria. De este modo, el Gobierno regional, flexibiliza la oferta educativa permitiéndole adecuarse a las necesidades y los perfiles de los estudiantes y facilitando su formación.

Se amplia la oferta educativa con los Cursos de formación modular

Las enseñanzas estarán divididas en ciclos de Formación Profesional Básica, ciclos formativos de Grado Medio, ciclos Formativos de grado Superior y Cursos de especialización. Además, el Decreto incluye la oferta de Programas de Especialización, unos contenidos complementarios que darán respuesta a las necesidades de los alumnos que necesiten un nivel de profundización mayor. Por otra parte, la nueva normativa amplía la oferta educativa con los Cursos de formación modular que posibilitan a los alumnos realizar módulos sueltos que, aunque no les conduzcan a la obtención de un título, sí les permitan capacitarse para determinados empleos.

Apoyo a la FP Dual

El decreto dispone también de un apartado que recoge las características de la Formación Profesional Dual, una que cada vez cuenta con mayor demanda y por la que sigue apostando el Gobierno regional. Según el texto normativo, los estudios se desarrollarán de forma compartida entre el centro formativo y la empresa que designará, entre su plantilla, a una persona que ejercerá de tutor de los alumnos. Asimismo, los centros educativos tendrán que nombrar a un profesor que será el encargado de coordinar con la empresa todas las actividades educativas.

TEMAS RELACIONADOS: