www.madridiario.es
Lobos en Guadarrama
Lobos en Guadarrama

El lobo se instala en el Parque Nacional de Guadarrama

lunes 14 de octubre de 2013, 12:04h

Después de más de sesenta años ausente de la regiónel lobo ibérico ha vuelto a instalarse en Madrid, en concreto en el Parque Nacional de Guadarrama

Coincidiendo con la declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, la llegada del lobo ibérico a este espacio natural lo convierte en el segundo de toda la red en contar con la presencia de esta especie junto al Parque Nacional de Picos de Europa.

A lo largo de los últimos meses, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha realizado un trabajo de seguimiento y control de las poblaciones de lobo ante la posibilidad de que algunos de los ejemplares que venían realizando incursiones desde la vertiente segoviana terminara por asentarse en la Comunidad de Madrid. De esta forma, los técnicos han podido determinar la presencia estable de un núcleo familiar en la comarca del Lozoya. Las imágenes captadas han permitido detectar la presencia de tres cachorros nacidos durante la pasada primavera y tres individuos adultos o subadultos.

En los últimos años ya existía la certeza de la presencia intermitente del lobo en la región. La información aportada por cazadores, ganaderos, senderistas y por el Cuerpo de Agentes Forestales así lo indicaba, aunque todo hacía sospechar que se trataba de incursiones puntuales de ejemplares instalados en Castilla y León. La abundancia de caza, el buen estado de conservación de los bosques de las sierras de Guadarrama y Somosierra, la existencia de amplias zonas naturales con escasa densidad de población humana son algunos de los factores que han hecho posible el regreso e instalación del lobo ibérico en la Comunidad de Madrid.

Seguimiento por toda la Sierra
Los seguimientos realizados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se han centrado en las zonas con mayor historial de presencia de esta especie, desde Santa María de la Alameda hasta Somosierra. Para ello se han utilizado principalmente técnicas de fototrampeo, esperas y conteos indirectos en base a recogida de heces o de pelo.

En mayo de 2013 los investigadores detectaron la presencia de lo que parecía ser una hembra preñada. En agosto, observaron la llegada de un lobo durante la madrugada. A finales de mes, las cámaras trampa revelaron la presencia de una hembra parida, con las mamas bien visibles. El 6 de septiembre aparecieron los tres cachorros, filmación que se completó con otra correspondiente a otro ejemplar adulto o subadulto y que completa esta manada formada en total por seis ejemplares.

El lobo desapareció de la región en los años 40 del siglo pasado. En 1970 sólo quedaban en España unos pocos cientos de lobos refugiados en las montañas del noroeste, en algunas zonas de Sierra Morena y a lo largo de la frontera portuguesa. En las últimas cuatro décadas, su población se ha ido recuperando y en la actualidad se estima en 250 manadas, lo que quizás represente unos 2.000 individuos, 1.000 de ellos maduros.

Fruto de su expansión y de unas condiciones de hábitat idóneas ha sido la entrada, cría y asentamiento en la Comunidad de Madrid de ejemplares procedentes de Segovia. En esta provincia la población de lobo se estima en 9 manadas, lo que podría suponer en torno a 50 individuos.

Desde el año 2007, a través de una serie de avistamientos, se tenía constancia de la presencia de ejemplares errantes procedentes de la vertiente segoviana, aunque hasta ahora no habían llegado a asentarse de forma definitiva en la región.

La presencia del lobo ibérico en las provincias aledañas de Ávila, Segovia y Guadalajara podría motivar que alguna de sus manadas pudieran terminar asentándose igualmente en la Comunidad de Madrid, en cuyos límites han criado en los últimos años hasta seis manadas. El límite con Guadalajara parece especialmente proclive para que se produzca este proceso. La escasa densidad de población humana, el medio montañoso y la abundancia de ungulados silvestres favorecen esta posibilidad.

Ayudas para compatibilizar lobo y usos ganaderos
El hecho de contar con la presencia de lobo en Madrid es una buena noticia desde el punto de vista medioambiental. Pero el Gobierno madrileño trabaja para que su existencia no perjudique la actividad ganadera de la región. 

Durante 2013 se han tramitado 14 expedientes referidos a ataques de ganado, 13 en ovino y uno en bovino, lo que causó la muerte de 28 ovejas y un ternero dentro de una cabaña de 40.301 ejemplares de bovino y 16.367 de ovino repartidos por toda la posible zona de influencia del lobo en la vertiente madrileña que linda con Segovia. Además, en esta zona se da la presencia de 3.608 cabras en 66 explotaciones y 1.979 equinos en otras 196 ganaderías.

Durante 2012 se tramitaron 16 expedientes, que afectaron a 7 vacas y 110 ovejas. Estos ataques generaron indemnizaciones por valor de 6.650 euros, muy lejos del presupuesto de 30.000 euros asignado a este concepto.

Los beneficiarios de estas ayudas son los titulares de explotaciones ganaderas de animales de las especies bovina, ovina, caprina y equina ubicadas dentro del ámbito territorial de la Comunidad de Madrid. La orden de ayudas contempla ayudas a la franquicia establecida en los seguros ganaderos y al lucro cesante y daños indirectos ocasionados por los ataques. Para poder obtener las ayudas, los beneficiarios deben notificar el siniestro en un plazo máximo de 48 horas a la Dirección General de Medio Ambiente y al Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, poniendo a su disposición los cadáveres de los animales o aquellas evidencias que permitan dictaminar si el ataque se debe o no a lobos o perros silvestres.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.