www.madridiario.es

Maribel y la extraña familia: resurrección de Mihura

sábado 20 de julio de 2013, 11:00h

No puede decirse, honestamente, que el teatro de Miguel Mihura estuviera olvidado en los últimos tiempos. Pérez Puig y Mara Recateroprocuraron siempre mantenerlo vivo dentro de sus posibilidades. Algunos directores, como Amelia Ochandiano o Ballesteros, se acercaron circunstancialmente a sus comedias. Pero la reposición de "Maribel y la extraña familia" en el Infanta Isabel creo que puede contribuir a resucitar sus mejores obras.

  • Escena de

    Escena de 'Maribel y la extraña familia'
    Antonio Castro

  • Escena de

    Escena de 'Maribel y la extraña familia'
    Antonio Castro

  • Escena de

    Escena de 'Maribel y la extraña familia'
    Antonio Castro

Esta es una producción totalmente privada que recupera un texto que dio muchísimo dinero al autor y que, junto a "Ninette y un señor Murcia", constituye lo más popular. No tiene el carácter emblemático de "Tres sombreros de copa" pero sí unos arquetipos formidables que hoy, 54 años después de su estreno, vuelven a sorprender.

Primero están la dos sorprendentes viejecitas, las más modernas, las más avanzadas, las más listas... Sus diálogos del primer acto son ejemplo de una comicidad absurda que requieren siempre de dos actrices fuera de serie. Alicia Hermida y Sonsoles Benedicto lo son. La primera se apoya en su minúsculo físico para hacer una tía Paula desmadrada, que coloca los chistes con la eficacia de antaño.

Maribel es un personaje complicado porque debe transitar del sainete al melodrama, con gran cantidad de matices y un humor sutil. Lucía Quintana está mucho mejor en las escenas románticas que en los diálogos con sus compañeras "pilinguis". Y es que las tres putas son absolutamente entrañables, cada una con su carácter. No es un secreto el cariño que el autor tenía a las señoritas de compañía pagada. Y les hizo un formidable homenaje con Pili, Rufi y Niní. Las tres actrices que las interpretan -Chiqui Fernández, ElisabetGelabert y Macarena Sanz- son solventes, seguras. Pero creo que es la primera quien, al igual que la Hermida, sabe colocar las frases con total eficacia y hace un personaje sainetesco, sin pretensiones intelectuales.

Markos Marín da vida al tímido Marcelino, el joven provinciano con una cierta aura oscura. Sus mejores momentos son los diálogos con Maribel. En el conjunto del montaje que dirige Gerardo Vera, el trasfondo policíaco queda bastante diluido. Mihura, como Jardiel, gustaba del suspense y lo empleó en títulos como "El caso de la mujer asesinadita" o "Carlota". No es el eje de la acción, pero sí tiene su importancia.

La puesta en escena es correcta teniendo en cuenta los tiempos que corren y las dimensiones del escenario del Infanta. Es inteligente la solución de los espacios y acertadas las transiciones audiovisuales entre actos. A mí, personalmente, me gustaría que trajera más a los actores a la corbata para disfrutar mejor con su trabajo. El director los mete casi siempre al fondo de la escena y distancia la acción.

Siempre permanece la calidad del diálogo, la capacidad de Mihura de crear atmósferas y distribuir las tramas. Va introduciendo sabiamente personajes y situaciones a las que, en no pocas ocasiones, tenía dificultad para resolver. El público sigue riéndose con sus chistes y se emociona con el mensaje de la comedia, con la necesidad de creer en los demás, con la aceptación del hecho de que siempre hay personas buenas dispuestas a ayudar sin reclamar nada a cambio. Por eso Maribel acaba convencida de que era una costurera que entró una tarde por casualidad al bar Oasis y acabó topándose con el Amor.

En este erial escénico del verano, "Maribel y la extraña familia" es una de las propuestas más atractivas para los amantes del teatro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.