19 de enero de 2022, 9:39:21
Gas Natural

21 informadores del Ayuntamiento asesoran en la calle sobre qué llevar a los puntos limpios móviles de la ciudad


Reciclar y Punto... Móvil

Por Elena Delgado

¿Qué puedo hacer con el secador estropeado, aquella radiografía prehistórica o el aceite de freir las croquetas?. Por supuesto, no tirarlos a la basura. La respuesta la da un grupo de informadores del Ayuntamiento de Madrid que desde el pasado mes de octubre y hasta el mes de junio cuentan a los madrileños, en la calle, qué es un punto limpio móvil, cómo se utiliza , en qué lugares de la ciudad está y lo que se puede depositar en él. Además encuestan a los ciudadanos y les asesoran sobre otro tipo de reciclaje.


Las informadoras del Ayuntamiento, en la calle NazaretMisión: separar residuos. Para eso se pusieron en marcha hace casi tres años los puntos limpios móviles de la capital, un sistema de recogida de residuos que acerca el contenedor al ciudadano y que complementa a los puntos fijos existentes en trece distritos. Para mejorar el sistema e incrementar el reciclaje el Ayuntamiento de Madrid puso en marcha en octubre una campaña de información y concienciación a través de la cual se informa a los madrileños de los usos y lugares en los que presta servicio "una ayuda que no sirve de gran cosa si la gente no es receptiva ni está dispuesta a escuchar", comenta Yolanda Ramos.

Con su compañera de faena, Pilar Encabo, recorre las calles de los distritos de la capital poniendo al día a los ciudadanos sobre qué tienen que hacer con enseres que no se deben tirar a la basura. y aclaran sus dudas acerca del reciclado. "Cuando paseas por la calle no te preguntas qué hace tal o cual camión de Medio Ambiente ahí, simplemente pasas pero pocas veces vuelves a recordar la hora a la que lo viste ni donde".

Sin embargo están ahí el mismo día y a la misma hora. Son los más móviles del reciclaje porque se desplazan por toda la ciudad para apostarse en plazas o avenidas de los 21 distritos a la espera de que los vecinos les lleven perqueños electrodomésticos, pinturas, aceites, pilas, radiografías aerosoles o baterías. Admiten sólo los objetos de particulares y siempre en un número limitado "con el propósito de no saturar el camión con un solo usuario, ya que que debe permanecer en la calle las horas estipuladas en el horario establecido".

Para despejar todas las dudas sobre cúantos electrodomésticos o cuántos litros de aceite se admiten o si es posible llevar la laca de uñas o las cintas de video están estos informadores. "Generalmente los que se deciden a reciclar lo quieren reciclar todo y se vienen cargados con cosas que no podemos admitir", reconoce Pilar, que cada día se sorprende de la "enorme cantidad de gente mayor que acude a los puntos móviles, arrastrando carritos de la compra llenos de cosas que han ido almacenando a lo largo del tiempo".

Falta información
Los informadores se encuentran de todo, desde los que ni siquiera se molestan en escuchar, hasta los que ya se las saben todas, pasando por los que, tras la charla, se animan a volver al punto limpio con algunos objetos. "Generalmente lo que le pasa al ciudadano es que no está suficientemente informado y el bis a bis es la mejor forma que tiene no sólo de enterarse, sino de concienciarse". Quizá por ello de sus encuestas se desprende que este mensaje suele ser más efectivo que otras campañas. "Es un mensaje más reducido pero más directo", explica Yolanda.

Acaba de llegar un joven del barrio del Niño Jesús a la zona donde se encuentran hoy. Ambas lo paran y se identifican: "Sí, sí, yo reciclo -asegura él- y vengo a este punto limpio a menudo". Cumpliendo su cometido le preguntan si tiene alguna duda sobre lo que puede llevar al camión, si tiene claras las horas y los días en los que viene a este lugar, con qué frecuencia utiliza el servicio o qué opinión tiene sobre los Puntos Limpios Móviles. "En general la apreciación que tienen los ciudadanos es positiva -afirma Yolanda- pero el problema es que pocos lo conocen". Y recuerda las veces que ha visto a gente que pretende traer ordenadores, muebles, aspiradores o cintas de VHS.

"Cuando el operario les explica que no pueden depositarlos aquí algunos se enfadan mucho, porque no lo  entienden después de desplazarse". Es entonces cuando su trabajo se hace esencial: "Hay que hacerles entender que ésto sólo es para cosas más pequeñas y para el uso de particulares. Además les damos la alternativa de los puntos fijos con la ubicación exacta, y les explicamos los servicios de recogida de enseres o la posibilidad de llamar al 010 para la recogida domiciliaria".

A pesar de todo, aún queda un largo camino por recorrer. Desde que se puso en marcha el servicio en marzo de 2004 se han reciclado 40 toneladas de residuos, una marca que los responsables de Medio Ambiente quieren mejorar. "Al fin y al cabo todo reciclaje es poco y cuanta más conciencia haya, mucho mejor". De ahí esta campaña informativa, que prevé también las charlas en centros culturales, asociaciones y otros centros, ademá de la distribución de pequeñas tarjetas impresas con el lugar, día y hora de los puntos móviles en cada distrito, "algo útil que la gente podrá colgar en la nevera para no olvidarse de las días en los que puede llevar sus objetos al punto".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.madridiario.es