24 de mayo de 2022, 10:27:38
Social


El sector del juguete avisa: no habrá desabastecimiento, aunque se aconseja adelantar las compras

Por David Martínez


El posible desabastecimiento en algunos productos y la subida del precio de los bienes de consumo se han convertido en las principales preocupaciones de los ciudadanos de cara a estas navidades. Estos dos problemas, que mantienen en una incertidumbre constante a la sociedad, han provocado que muchos españoles hayan adelantado sus compras, aprovechando así algunas ofertas como las del ya tradicional Black Friday. Según un estudio realizado por Kantar y recogido por Europa Press, un 43 por ciento de los españoles ha anticipado sus compras al mes de noviembre, mientras un 35 por ciento continuará haciéndolo en diciembre.

Las compras de última hora, la falta de tiempo y descuentos son los principales impedimentos a la hora de hacerse con los regalos más deseados. Esta situación se verá este año afectada, además, por los problemas de suministro y los retrasos que se están produciendo en los procesos de logística y reparto. Sin embargo, a pesar de esta situación, desde el sector del juguete aseguran que no habrá desabastecimiento en este tipo de productos, aunque sí alertan de la necesidad de hacerse con ellos lo antes posible.

“No podemos hablar de desabastecimiento en el sector de juguetes. Podemos hablar de problemas puntuales. Las campañas de Navidad se trabajan con mucho tiempo y mucha antelación. Un año antes hay que ir fabricando piezas para luego poder tener stock suficiente. En octubre la campaña general ya está hecha, es decir, los planes de comunicación, de marketing, los catálogos y los productos, que ya están en manos de las tiendas”, explica José Antonio Pastor, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ).

Sin embargo, a pesar de no existir la posibilidad de un desabastecimiento total de juguetes de cara a la campaña navideña, los retrasos en la logística se encuentran a la orden del día. Tal y como cuenta el propio José Antonio a Madridiario, estos están siendo de hasta ocho y nueve meses y las principales causas se deben a los cambios en los barcos por los niveles de contaminación, la realización de trayectos más cortos para optimizar las cargas, el cierre de puertos e incluso la reducción de plantilla en las propias embarcaciones. Es por ello por lo que estas demoras podrían provocar problemas puntuales en productos específicos que hayan tenido un nivel alto de venta durante los meses de octubre o noviembre.

"Puede que algunos productos se agoten de forma puntual y no podamos reponer"

“Nosotros hemos anticipado el trabajo todo lo que la situación nos ha dejado, pero siempre quedan operaciones de última hora. Si un producto empieza a despuntar como estrella con una demanda por encima de las previsiones, el margen para reponerlo si se agota es escaso. En ese caso, puede que algunos productos se agoten de forma puntual y no podamos reponer en la última parte de la campaña. No hablamos de desabastecimiento, sino de rupturas de stock en un mercado tan estacional”, asevera.

Estos problemas están afectando ya a muchas empresas jugueteras españolas. Uno de los casos es el de INJUSA, una entidad con sede en Alicante y de gran reconocimiento mundial, dedicada a la fabricación de vehículos eléctricos a batería, triciclos, o motos corre pasillos, entre otros artículos. Esta empresa ha preferido adelantar la campaña navideña y, tal y como comentan, la organizan desde principios de año. “Hemos hecho toda esta preparación porque si no, es imposible fabricar más del 70 por ciento de lo que perdimos. Esta planificación es lo que nos ha ayudado para no tener desabastecimiento. En noviembre nos quedamos sin componentes para la BMW y estuvimos a punto de anunciar ruptura de stock. Sin embargo, encontramos otra alternativa y trajimos los componentes a través de aviones. Tienes que buscar otras alternativas”, comenta Yésica Jiménez, directora de Marketing de INJUSA.

Desde esta fábrica española no contemplan un desabastecimiento total, aunque sí alertan que los productos sufrirán un ligero aumento de los precios respecto a años anteriores. Esto se debe principalmente al encarecimiento de los fletes en países asiáticos como China e incluso en el propio continente europeo. “Eso hace que haya incrementado el coste de producción un 20 por ciento porque la materia prima ha aumentado su precio. Hemos incrementado la tarifa en función del coste productivo. Nos hemos visto obligados a subir la tarifa hasta en tres ocasiones. A partir del 1 octubre, el cliente ya pagaba los productos un 20 por ciento más caro”, explica Yésica.

El temor de la sociedad ante un posible desabastecimiento ha provocado que muchos clientes hayan adelantado sus compras. Tal y como relata la propia Yésica, la campaña del Black Friday no ha tenido una venta tan acusada como otros años anteriores. Esto se debe principalmente a que las compras se han repartido durante todo el mes de noviembre. “El consumidor está repartiendo la compra y muchos de ellos las están adelantando para evitar que si el juguete buscado es de los más exitosos no se queden sin él. Se está notando que no se está dejando las ventas para el último momento como se hacía antes”, señala.

El desabastecimiento no ha afectado a las tiendas de juguetes, aunque sí lo ha hecho la falta de stock de algunos productos punteros. Este año, tal y como cuenta la responsable de una de las tiendas de ‘Juguettos’ en Madrid, algunos juguetes que se agotaron al principio de la campaña, se desconoce si volverán a recibir stock. “Todos los años hay juguetes punteros. Este año es una mochila transformable de Pokemon. Llegaron unas 1.000 unidades, se agotaron y no sabemos si vamos a volver a recibir”, explica. Además, otros productos como el tiburón megalodón de la marca ‘Hot Wheels’ o el cerdito Little Live Pets son otros de los artículos más buscados por los consumidores y que ya son casi imposibles de adquirir. “Del cerdito entraron al principio muy pocas unidades, se vendieron y de momento no hay previsión de entrada. Nos llaman todos los días 20 personas preguntando por él, es una locura”, cuenta.

En lo que sí coinciden fabricantes y vendedores es en la recuperación respecto a la pasada campaña de navideña. Una recuperación no solo de la ansiada normalidad, sino también de la alegría e ilusión de la sociedad durante estas fechas. “Se ve que la gente se está animando, se ve otra alegría en ellos”, señalan. Y es que, a pesar de que consideran que el Black Friday no ha tenido un efecto tan alto a nivel de ventas como en otras ocasiones, desde el sector del juguete aseguran estar viviendo una situación mucho mejor a la del pasado 2020.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.madridiario.es