26 de mayo de 2022, 1:12:45
Economía


Madrid contribuye con tres millones al rescate de la cultura

Por Lucía Martín


Las necesidades de financiación en la industria cultural se han multiplicado de forma exponencial por la pandemia. Los bancos muestran ahora más reticencias para otorgar créditos y con ello ahondan en su crisis. Ante la falta de liquidez de empresas y autónomos para ejecutar sus proyectos, el Ayuntamiento de Madrid ha aprobado esta semana destinar tres millones de euros a la Sociedad de Garantía Recíproca CREA para que conceda avales al sector artístico y audiovisual. Una inyección de fondos con la que calculan generar una capacidad de préstamo cercana a los 35 millones.

Desde su condición de entidad financiera sin ánimo de lucro, CREA SGR avala operaciones crediticias ante los bancos convencionales. Contactan con estos tras comprobar la viabilidad de una propuesta artística y se ofrecen como aval, cubriendo la totalidad del importe adjudicado. "Si un productor tiene un problema de pago la devolución del préstamo está garantizada porque nosotros respondemos", explica a Madridiario el director general, Rafael Lambea.

En el último año y medio, indica, las peticiones de avales se ha incrementado un 200 por ciento, registrando un especial aumento por parte de la industria musical, en la que el impacto de la pandemia "ha sido terrible". No obstante, también ha crecido el número de solicitudes del sector teatral y del audiovisual. Nadie escapa a esta demanda de inversión. "Todos los productores trabajamos con ayudas públicas, con más motivo los que hacemos tres o cuatro películas al año", expone a este medio Gerardo Herrero, detrás de cintas como la oscarizada El secreto de sus ojos.

El cofundador de la productora Tornasol Films define como "vitales" estos avales en un momento en que "el sistema bancario se ha hecho más conservador cuando no se trata de empresas del IBEX". Rafael Lambea achaca estas reservas de los bancos al desconocimiento del sector, pero Herrero añade que se debe al volumen de los préstamos que se requieren, considerando que en España producir una película cuesta entre 1 y 3 millones de euros y una serie, de 6 a 10 millones. Optar a esta financianción resulta "mucho más fácil" con el respaldo de entidades como CREA, afirma.

Más de 430 proyectos avalados

El Consistorio madrileño cerró un primer acuerdo con CREA SGR antes del estallido de la crisis sanitaria. La aportación del área de gobierno de Economía, Innovación y Empleo que dirige Miguel Ángel Redondo ascendió entonces a 4,8 millones. Como apuntan desde esta concejalía, el sector "ha ido agotando este crédito" y, por ello, han decidido ampliar con 3 millones más la cantidad inicial. Este convenio "ha sido un éxito total", según Lambea, y ha permitido poner en marcha hasta 437proyectos, involucrando a cerca de 2.000 trabajadores.

"Es una apuesta por los videojuegos, los documentales, las películas y toda la industria audiovisual y cultural, que aportan un gran valor añadido", ha destacado Redondo. El edil de Ciudadanos ha hecho hincapié en que desde marzo de 2020 las iniciativas culturales avaladas han logrado alcanzar los 108 millones de euros de financiación. A esta iniciativa, ha agregado, se suman otras impulsadas por el Gobierno municipal como las subvenciones de libre concurrencia para proyectos audiovisuales o el programa Residencias de Cine, junto a la Academia de Cine de España.

Respaldo a productores noveles y consagrados

Entre los beneficiarios de los avales se encuentra el propio Gerardo Herrero. El mismo pone en valor que la industria audiovisual apenas detuvo su producción durante los tres meses de confinamiento, aunque su decisión de no parar llevara aparejado un elevado coste económico. "La producción de series se ha encarecido un 10 por ciento", advierte, como consecuencia de la "ralentización de los tiempos de rodaje" ligados al control de las mascarillas y la realización de test, entre otras medidas adicionales tomadas por el coronavirus. En su caso, vivieron esta experiencia con la serie Ana Tramel, emitida entre septiembre y octubre de este año en TVE. "Su coste se incrementó y lo tuvimos que asumir nosotros, pero teníamos que comer", declara el productor.

Todos los proyectos cinematográficos de Tornasol de los últimos años han contado con los avales de CREA y el apoyo de instituciones bancarias. Una práctica que, como recuerda Herrero, no es ajena en Hollywood, "aunque ahí estamos hablando de otras cifras", bromea. Así, películas como El sustituto, de Óscar Aibar y ahora en cartelera, Mamá está en Tilink, de Daniela Fejerman y cuyo rodaje acaba de concluir, o El Comensal, de Ángeles González-Sinde, también por estrenar, han sido avaladas por CREA gracias a colaboradores como el Ayuntamiento de Madrid.

Rafael Lambea señala que atienden las peticiones de todo tipo de emprendedores. En el sector del videojuego suelen encontrarse con empresas de nueva creación y con gente muy joven, en su mayoría. En la música y el teatro, desde artistas consolidados hasta otros que inician ahora su carrera, y en el ámbito audiovisual, avalan tanto cortometrajes y primeras películas, como a productores de amplia trayectoria como el propio Gerardo Herrero o Santiago Segura.

El director general de CREA aclara que "no somos una entregadora de ayudas", porque los interesados deben demostrar que su idea es viable, pero una vez probado llegan a conceder avales de entre 30.000 y 4.000 euros a productores musicales, de unos 80.000 o 90.000 a los teatrales y de hasta 500.000 euros en el caso de la industria audiovisual. "No les exigimos garantías personales, solo que nos expliquen su proyecto por dentro", expone Lambea.

La cultura sigue sufriendo el efecto de la pandemia

Pese a estos esfuerzos de financiación, la situación del sector cultural sigue siendo crítica. Según la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística, perdieron hasta 42.100 trabajadores en el año 2020. Si en 2019 se contabilizaron 710.200 personas ligadas a esta industria, la cifra histórica más alta a nivel de empleo, un año más tarde el número de empleados bajó hasta los 668.100. El escenario no parece haber mejorado en 2021, pues el Ministerio de Cultura, en su informe del Impacto del Covid-19, advirtió un descenso del 4,7 por ciento en la actividad cultural del primer trimestre de este año con respecto al mismo periodo del anterior.

En el caso de la rama cinematográfica, la asistencia a salas se redujo hasta un 90 por ciento los meses posteriores al confinamiento y ahora apenas "han recuperado un 50 por ciento de la capacidad a la que deberían estar", manifiesta el productor Herrero. Esto afecta a toda la cadena: exhibición, distribución y producción. En consecuencia, entiende que sin este tipo de avales "no existiríamos ni nosotros ni los más pequeños".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.madridiario.es