28 de mayo de 2022, 12:53:00
Política


La pugna entre Ayuso y Casado se enquista con la fórmula de las primarias

Por Alejandro Navas


El pulso entre Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado parece que ha disminuido en intensidad de cara al público, sin embargo, los movimientos subterráneos se suceden en esta confrontación interna de poder que asola al Partido Popular. Desde el entorno de la presidenta regional insisten en que "es totalmente lógico que quiera presidir el partido en Madrid, como ocurre en casi todas las regiones de España", una postura que también comparten otros barones como el propio Alberto Núñez Feijoo al que le parecería “muy sorprendente” que ella no aspirase a ser la líder del PP de Madrid ya que lo “habitual” en el partido es que los presidentes autonómicos presidan a la vez el partido en sus regiones. Enfrente, desde Génova, rechazan la idoneidad de que la presidenta de la Comunidad de Madrid domine el partido en la plaza más importante del país y amagan con "lanzar" otra candidatura que compita con ella, la de José Luis Martínez Almeida, aunque según fuentes de su gabinete, el alcalde de la capital está "centrado en la gestión municipal y sin perder tiempo en los asuntos internos del partido".

Las primarias del Partido Popular es en estos momentos uno de los elementos que más preocupan en la formación, a nivel regional y nacional. Según los estatutos, para que un candidato gane en la primera vuelta debe obtener más del 50 por ciento de los votos de los militantes y sacar 15 puntos de ventaja al segundo candidato, si lo hubiera. En caso de que ninguno consiga estos mínimos resultados se produciría la segunda vuelta, en la que ya no serían los militantes los que votaran sino los compromisarios del partido en la región, escenario en el que la Dirección Nacional se presupone con una mayor maniobrabilidad por su influencia en la estructura orgánica.

En este punto, tal y como ha adelantado la Cadena Ser, fuentes del entorno de la presidenta regional aseguran que están planteando pedir que en esta segunda vuelta también puedan votar los militantes junto con los compromisarios, alegando la fórmula de "un militante, un voto". Esta fórmula está contemplada en los estatutos nacionales y ya se aplicó una vez, en la elección de Cristina Cifuentes como presidenta del PP de Madrid en 2017, cuando en segunda vuelta muchos militantes se "convirtieron" en compromisarios. La fórmula de las primarias supone un elemento que los populares tienen muy en cuenta, en caso de que alguien además de Díaz Ayuso dé el paso, alguien como José Luis Martínez Almeida, sobre el que se ha especulado en cuanto a su posible candidatura, dirigida por Génova, para competir contra ella, algo que niegan por ahora desde el Palacio de Cibeles. Hay que recordar que en segunda vuelta ganó Pablo Casado las primarias en 2018, después de sacar menos votos en primera vuelta contra Soraya Sáenz de Santamaría.

Hace tan solo una semana, en la reunión entre la Junta Directiva Regional y la Nacional, Díaz Ayuso pidió un adelanto de fecha en la celebración del congreso que designará al nuevo presidente popular en Madrid, una petición respaldada por una mayoría de miembros de la Regional. Esta petición no sentó bien a la Nacional, cuyo rechazó provocó que la propia Díaz Ayuso expresara que acataría "lo que diga el partido" aunque sin abandonar su voluntad. Según los estatutos de la formación, los congresos regionales deben celebrarse cada cuatro años, lo que sitúa la fecha para celebrar primarias en Madrid a finales del primer semestre de 2022. Fuentes cercanas a Díaz Ayuso aseguran que solo pretendían adelantar a marzo el congreso para "reforzar al máximo el partido de cara a las elecciones de 2023", sin embargo, por mandato de la Dirección Nacional, el congreso y las primarias no tendrán lugar antes del mes de junio.

Obviedades y rumores

Aunque públicamente la enorme mayoría de cargos orgánicos e institucionales del Partido Popular nieguen la gravedad del problema, es evidente que este proceso interno está haciendo mella en la interna. Desde la Dirección Nacional, cargos como el vicesecretario de Política Territorial del Partido Popular, Antonio González Terol, tratan de suavizar el conflicto. "Puede haber discrepancias públicas, en un momento dado, sobre cuándo se celebra un congreso pero mantenemos los mismos plazos que establecimos y votamos en la Junta Directiva Nacional del partido", ha asegurado en una entrevista en RNE, en la que ha insistido que la decisión de presentarse a las primarias regionales supone "parte de la vida democrática". Aquí, ha añadido González Terol una frase que ya es recurrente en todos los niveles del Partido Popular: "Todos estamos unidos en presentar un proyecto del PP ganador, con Casado a la cabeza; en construir una alternativa (al Gobierno de Pedro Sánchez)".

Esta "unidad" popular en torno a Casado y en contra de Sánchez es un mensaje que se derrama desde arriba hacia abajo, sin embargo, la realidad interna del partido es diferente. Aparte de todos los elementos y declaraciones que manifiestan el choque entre Díaz Ayuso y Casado, existen otros ingredientes que se presentan como rumores en esta crisis: el rechazo a Miguel Ángel Rodríguez por parte de la Dirección Nacional. Según fuentes cercanas a la presidenta, "esto no tiene ningún sentido, Díaz Ayuso y Miguel Ángel Rodríguez forman parte del mismo equipo desde 2019 y son los que han conseguido los mejores resultados". De esta forma, desde Madrid rechazan de forma rotunda que este sea una parte importante en la crisis, aunque en estos momentos la realidad es que cada partícula pesa y mucho.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.madridiario.es