29 de noviembre de 2021, 6:32:57
Política

ENTREVISTA


Javier Ayala: “Hay días que me siento como Pedro Sánchez en 2017”

Alcalde y candidato a liderar el PSOE-M

Por María Cano / Alejandro Navas


Javier Ayala gobierna en Fuenlabrada con mayoría absoluta desde 2018 y encarna una de las corrientes más izquierdistas del PSOE en Madrid. Se declara fiel a los principios del partido y dice ser enemigo de los elogios a uno mismo. En la pugna por la Secretaría General, su principal rival es Juan Lobato que, a diferencia de Ayala, sí ha recibido apoyos públicos de varios cargos importantes del partido. Confía en los poco más de 14.000 militantes socialistas y espera convencer el 23 de octubre con un mensaje: para ganar el centro, el PSOE debe hacerlo desde la izquierda y sin complejos. Asegura que no se pueden volver a cometer los mismos errores de las últimas elecciones ni del tipo de oposición que el partido ha ejercido en los últimos dos años. Sin tapujos, el candidato Ayala dice que quiere cambiar las cosas en el partido porque no queda otra alternativa.

¿Qué tal se lleva con el aparato?

Yo siempre he oído hablar de él pero nunca le había puesto cara. Últimamente sí que voy notando más el aliento del aparato. Ya lo vemos cada día cuando los cargos institucionales plantean su apoyo a un candidato (Juan Lobato), intentando no sé si desmotivar o si movilizar a la militancia. Creo que es un error porque la grandeza de las primarias del Partido Socialista es que un militante es igual a un voto.

Pero, ¿ha tenido algún tipo de encuentro o comunicación directa con este aparato?

He hablado con cientos de cargos institucionales y cargos orgánicos del partido para anunciarles que iba a tomar la decisión de dar el paso. Me he encontrado de todo: compañeros que clarísimamente me han dicho que me apoyaban, compañeros que no y compañeros que no me han cogido el teléfono. La política es así.

¿Votarle en estas primarias es un acto de rebeldía?

La posibilidad de que los militantes voten es consecuencia directa de mi candidatura en estas primarias. Es decir, había un escenario pensado en el que no iba a haber posibilidad de votar porque solo se preveía un candidato. Por eso hago un llamamiento a la rebeldía de la militancia, porque creo que vamos a tener que elegir si queremos un PSOE de notables o un PSOE de militancia.

Juan Lobato habla de transversalidad, de que un socialista puede ser alguien que gana 60.000 euros al año y que lleva a sus hijos a un concertado. De usted se dice que es más radical, ¿es así? ¿Comparte esta visión sobre la transversalidad?

A la gente adulta hay que hablarle como a adultos. Somos la tercera fuerza política en la Asamblea de Madrid y nos han ganado por la izquierda. No se trata de radicalizar, se trata de recuperar a nuestros votantes. Debemos recuperar a aquellos que votaron a Más Madrid y sería un error no dirigirnos a ese electorado. Creo, además, que lo que hizo ese partido fue un ‘corta y pega’ de nuestras propuestas. El centro se gana desde la izquierda, para el centro están otros y no creo que el Partido Socialista deba convertirse en Ciudadanos porque ya hemos visto adónde va el voto de Ciudadanos.

"Mi realidad no es la realidad de Juan Lobato, lo digo con cariño"

Las alcaldesas de Getafe y de Alcorcón le apoyan y pueden arrastrar votos pero, ¿no le preocupa que sea insuficiente?

Lo que me preocupa mucho es que se distinga aquí entre la decisión de un alcalde y la de un militante. Precisamente por eso hay alguno que se cree favorito en estas primarias, por el apoyo de un senador o de un diputado. Me sorprende que algún secretario general de la zona sur de Madrid no esté aquí apoyándome. Mi realidad no es la realidad de Juan Lobato. Lo digo con cariño pero es evidente que muchos de nosotros hemos vivido, aprendido y nos hemos forjado en una realidad diferente.

Se ha comparado su situación con la de Pedro Sánchez en 2017, en el sentido de ser un candidato no apoyado por el aparato ¿Se siente así?

Hay días que entiendo perfectamente cómo se pudo sentir Pedro Sánchez en sus primarias. Otros días pienso en su victoria y en la confianza que tuvo en la militancia. Creo que este 23 de octubre es una oportunidad de oro y, efectivamente, hay días en los que me siento como Pedro Sánchez.

Si ganara las primarias, ¿qué cambiaría en la forma de confrontar con Isabel Díaz Ayuso?

He echado de menos ponerle a Ayuso un espejo frente a sus políticas populistas y de derechas. Es lo que hay que hacer, es lo que hacemos en muchos ayuntamientos donde gobernamos los socialistas. Hay que demostrar por qué en Fuenlabrada y en otros ayuntamientos socialistas se vive mejor que en Torrejón de Ardoz. Yo haría un libro de buenas prácticas de políticas socialistas en el ámbito municipal, en Alcalá de Henares, en Coslada, en San Fernando, en Fuenlabrada, en Leganés, en Getafe... para decir esto es lo que hacemos los socialistas y esto es lo que no está haciendo el Partido Popular en la Comunidad de Madrid.

¿Significa esto que su oposición sería más agresiva?

No, para nada. Yo creo que es una cuestión de cómo lanza uno el mensaje y qué mensaje se transmite. Cuando hablo de ponerle un espejo a Ayuso me refiero a decirle no al Zendal y sí a la apertura de los centros de salud cerrados. O como en la época de confinamiento cuando muchos chicos y chicas necesitaban ayudas y becas. Los municipios ingresamos ese dinero en las cuentas bancarias de las familias y ellos les dieron comida basura. Me parece que son dos modelos completamente diferentes pero nos falta claridad en el mensaje.

¿Cuáles son los proyectos más ambiciosos en Fuenlabrada?

Tenemos varios. Por un lado, el nuevo recinto ferial, que es uno de los compromisos que adquirí en este mandato. Vamos a construirlo en la zona de La Pollina y no solo servirá cuando haya fiestas, también se convertirá en un nuevo pulmón verde de la ciudad. Es algo necesario para Fuenlabrada porque el que tenemos ahora se ha quedado pequeño. Además, estamos ideando otro proyecto de renovación urbana en el centro de la ciudad y que pondremos en marcha antes de 2023. Tenemos un casco viejo con muchas parcelas y viviendas en malas condiciones y pretendemos regenerar el centro cambiando incluso los viales de tráfico.

¿Cómo piensa hacer más verde y ecológico el municipio?

Ya somos referentes en la gestión y reciclaje de residuos en la región. Por otro lado, vamos a hacer una apuesta muy importante para adquirir autobuses eléctricos, renovar toda la flota y reducir así las emisiones. Junto con la ciudad de Madrid, somos el único municipio que tiene una Empresa Municipal de Transporte y esto nos facilita avanzar en este sentido.

Hablando de vehículos eléctricos, ¿cuántos puntos de recarga hay en Fuenlabrada?

Solo tenemos en las instalaciones municipales. Los puntos de recarga públicos requieren de una gran inversión y mirando a los fondos europeos Next Generation estamos preparando un proyecto más ambicioso. Queremos tener una ciudad que apueste por la sostenibilidad verde y para eso no solamente vamos a posibilitar que los vecinos puedan conectar sus coches, sino también dar ejemplo con los vehículos municipales.

¿Existen necesidades desatendidas por la Comunidad de Madrid en materia sanitaria?

Hay promesas incumplidas de la época de Esperanza Aguirre como la construcción de un centro de salud en el barrio de El Vivero, algo que llevamos demandando 16 años. Aparte de eso, tenemos otros problemas: el consultorio del Parque de Miraflores está cerrado y tenemos otros centros que cierran a las tres de la tarde. Estamos con un déficit de la atención sanitaria en la ciudad y esto lleva siendo así mucho tiempo. El problema es la gestión de la sanidad por parte del gobierno regional.

Y en materia educativa, ¿cuál es la situación?

Hace poco tuve una reunión con la FAPA Giner de los Ríos para hablar de las medidas a tomar por la posible falta de plazas educativas. Según nos trasladaron, la Comunidad de Madrid tiene 200 barracones preparados en caso de necesidad. Los barracones pertenecen a otra época, no deberían estar presentes en ningún municipio de Madrid.

La competencia en educación es autonómica pero, ¿hace algo el Ayuntamiento en este sentido?

Somos el municipio que más ayudas concede. Becamos a los estudiantes desde los cero años hasta la universidad, siempre que cumplan unos parámetros. Pero tenemos otros proyectos, como el “FuenlaTablet”, dirigido a aquellos alumnos que durante la pandemia necesitaron elementos informáticos que sus familias no podían costear. Además, estamos preparando otro programa, esta vez para aprender inglés. Se llama “FuenEnglish” y va a consistir en intercambios de alumnos con colegios de habla anglosajona para que aprendan el idioma, igual que si fuéramos de La Moraleja.

¿Cuál es la política municipal de vivienda? ¿Sabe cuánto cuesta un alquiler en su municipio?

El alquiler medio debe estar sobre los 600 euros de media. En cualquier caso, vamos a poner en marcha una política de vivienda de alquiler rotacional para jóvenes. Queremos sacar algunas parcelas para arrancar este proyecto lo más pronto posible, quizá en un año y medio o dos. Pero evidentemente necesitamos que otras administraciones se involucren, o sea, la Comunidad de Madrid. Hemos echado en falta que el Plan Joven de Vivienda contemplara parcelas en Fuenlabrada pero, bueno, una vez más desde el Ayuntamiento vamos a asumir estos asuntos que nos parecen importantes.

¿Existe el orgullo fuenlabreño?

Sí que lo hay. Yo digo que Fuenlabrada no tiene grandes catedrales ni tenemos acueducto, pero hacemos cosas muy interesantes. Tenemos una política social muy activa, prestando atención a las familias desfavorecidas, a los jóvenes y a las personas mayores; damos becas de 1.000 euros a los universitarios y eso no se hace en ningún municipio español. Al final, este tipo de cosas hace a la gente sentirse orgulloso de su municipio.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es