12 de mayo de 2021, 21:42:12
Política


Madrileños sin Edmundo: Ciudadanos queda fuera de la Asamblea

Por Lucía Martín


Ciudadanos (Cs) arrancó la precampaña apostando por el eslogan 'Madrileños por Edmundo', pero el juego de palabras ha perdido su comicidad este martes. El partido liderado por Inés Arrimadas ha consumado este 4M la debacle que vaticinaban las encuestas. El efecto Edmundo Bal se ha confirmado improductivo y la formación apenas ha cosechado un 3,57 por ciento de los votos, lejos de la barrera del 5 por ciento que daba acceso a la Asamblea regional. Tras el aciago desenlace de la jornada electoral, el diputado nacional no ha eludido la autocrítica: "No hemos sabido transmitir la utilidad que tiene el centro".

Con el escrutinio avanzado, Bal ha comparecido para reivindicar la importancia de la "moderación y la sensatez" a la que han apelado durante la campaña. El candidato ha sabido mantenerse al margen del clima de confrontación que ha imperado en la carrera electoral y ha apostado la noche de este martes por perpetuar esta actitud "de falta de radicalidad" en el futuro de Madrid y de España.

Cs ha perdido cerca de medio millón de votos con respecto a los comicios de 2019 y los 26 escaños que consiguió entonces. Pese a ello, el cabeza de lista ha pedido a sus compañeros "tener la cabeza muy alta". Mañana, ha apuntado, seguirán trabajando para llegar a la siguiente cita con las urnas "más vivos que nunca, otra vez con propuestas y con un mensaje de unión".

Con profunda tristeza en la mirada, pero con determinación y jaleado por los suyos, ha hecho hincapié en que sus simpatizantes no quedarán desamparados. "No va a haber nadie que crea en este proyecto que se vaya a sentir solo porque lo seguiremos dando todo en el Congreso de los Diputados, en las comunidades autónomas, en los ayuntamientos y en la calle, hablando con la gente".

Edmundo Bal ha lamentado, una vez más, la cancelación de los debates posteriores al interrumpido en la Cadena Ser. Una oportunidad "robada" para exponer sus ideas y para "tratarnos como compatriotas y vecinos y no como enemigos". "Madrid va a ser peor sin nosotros", ha zanjado antes de felicitar a Isabel Díaz Ayuso por su abrumadora victoria, con la que ha acariciado la mayoría absoluta.

Varios varapalos electorales consecutivos

Los primeros síntomas de flaqueza de Ciudadanos aparecieron en las segundas elecciones nacionales de 2019. Si en las del 28 de abril consiguieron un resultado histórico, disparándose hasta los 57 escaños, en las del 10 de noviembre se desinflaron hasta los 10 diputados. Albert Rivera presentó su dimisión horas más tarde tras una debacle "sin paliativos". Por medio, a rebufo del 28A, se auparon como tercera fuerza política en Madrid gracias a más de 625.000 papeletas naranjas en la regionales de mayo.

El pasado mes de abril su feudo catalán se redujo a mínimos. Si con Inés Arrimadas como líder ganaron los comicios de 2017 al obtener 36 parlamentarios, cuatro años después se dejaron 30 escaños por el camino, quedándose con una presencia testimonial de seis diputados. El resultado de este 4M en Madrid se ha confirmado como aún más desafortunado.

La estrategia fallida para arrebatar la Presidencia de Murcia al 'popular' Fernando López Miras ha generado consecuencias funestas para Cs en la Comunidad de Madrid. Parece que la cúpula del partido no midió el alcance de levantarse contra su socio de Gobierno en la región murciana. La moción de censura no solo no fructificó por disensiones en el seno de la propia formación -tres diputados se negaron a respaldarla- sino que le ha costado la vicepresidencia madrileña.

La operación de Murcia se cobró varias bajas en Ciudadanos Madrid. Primero anunciaron su salida los diputados Sergio Brabezo, Marta Marbán y Juan Rubio. La de Toni Cantó, portavoz de Cs en las Cortes Valencianas, no se hizo esperar y el Congreso tampoco escapó a la sangría interna. El diputado Pablo Cambronero decidió pasar al Grupo Mixto y la diputada Marta Martín abandonó su escaño.

Arrimadas, señalada

Una cadena de infortunios que conduce hacia la figura de Inés Arrimadas. Sin embargo, la continuidad de la principal responsable del partido no parece peligrar por ahora. Ella misma ha dado a entender en los últimos días que dimitir no estaba entre sus planes con indiferencia del resultado electoral. Una negativa que deberá ratificarse en las próximas horas tras quedarse fuera de la Asamblea madrileña, un escenario que los sondeos daban como inevitable y que han luchado por revertir hasta el final con una campaña muy propositiva.

La posición de Ciudadanos en Madrid queda ahora muy debilitada. La vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, deberá echarse a la espalda todo el peso del partido al perder la representación en el plano autonómico. Se vislumbra un horizonte incierto para la formación naranja en Cibeles de cara a las elecciones municipales de 2023.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es