12 de mayo de 2021, 23:41:49
Hortaleza


Valdebebas, un barrio en auge sin plazas para sus estudiantes

El reto de estudiar viviendo en Valdebebas

Por Mery Martínez


Las familias de Valdebebas no pueden esperar más tiempo ante la ‘escasa’ oferta de infraestructuras educativas públicas. “La situación es insostenible”, asegura Javier Castillo, portavoz de la Plataforma por la Educación Pública de Valdebebas. Una década después del nacimiento de este barrio, siguen contando con una escuela infantil y con un único colegio, cuya capacidad ya no es suficiente ante el crecimiento demográfico constante de la zona. En teoría, existe otro centro, el CEIP Nuria Espert, pero este todavía no tiene un edificio construido que acoja a sus alumnos.

Por el momento, los 225 alumnos adscritos a este centro -que todavía no existe- acuden al único colegio de la zona, el CEIP Alfredo Di Stéfano. El Colegio Nuria Espert se encuentra a la espera de finalizar la primera fase de obras, que según los plazos de la Comunidad, estará finalizada para septiembre de 2021. Sin embargo, el problema tampoco se solucionará en ese momento, pues esta primera fase “solo supone la construcción del edificio de educación infantil y el inconveniente es que ya el aulario de infantil se queda pequeño porque vamos a ir 13 aulas para 12 construidas”, indica Ana Carrasco, miembro del AMPA del colegio en construcción.

La escasa oferta educativa en uno de los barrios con mayor natalidad de toda la Comunidad de Madrid no solo obliga a compartir colegio a los estudiantes de dos centros diferentes, sino también a que otros alumnos tengan que desplazarse a diario a otros centros educativos. “Ahora mismo, solo uno de cada cinco niños puede estudiar en el barrio”, afirma Javier Castillo.

Los más de 70 niños que este año no han podido conseguir plaza en ninguno de los colegios tienen que desplazarse diariamente a más de cinco kilómetros del barrio. Estos traslados provocan que muchas familias dependan del coche para ir a clase, ya que “aquí en transporte público solo tenemos dos líneas de autobús y se tarda 40 o 50 minutos”, expone Castillo.

"Ahora mismo solo 1 de cada 5 niños pueden estudiar en el barrio"

La situación se complica cada vez más, pues el barrio de Valdebebas no para de crecer. Viven más de 24.000 vecinos y se estima que en el año 2023 sean 35.000. Según los datos que se desprenden del padrón, a día de hoy existen un total de 2.392 niños de 6 a 11 años. Por tanto, las demandas del colectivo educativo van mucho más allá, “no solo hace falta el segundo colegio, sino también un instituto, un tercer colegio y más escuelas infantiles públicas”, asegura a este diario el portavoz de la plataforma.

El instituto, una infraestructura necesaria

La reclamación se debe a que en Valdebebas no existe ningún centro de Educación Secundaria para los más de 1.700 adolescentes censados por edad. Un número que cada vez será mayor teniendo en cuenta que se sumarán las promociones que finalicen sus etapas en los colegios Nuria Espert y Alfredo Di Stéfano. Para el portavoz de la plataforma por la Educación Pública de Valdebebas, “el instituto y finalizar la construcción del CEIP Nuria Espert (edificio de primaria que no está ni licitado) es lo más urgente. La primera promoción del Di Stefano, que en tres años ya sale del colegio, no tienen un instituto en el barrio al que poder ir”, asegura.

En relación con esta demanda, fuentes pertenecientes a la Comunidad explican que la construcción del instituto se encuentra dentro de la planificación de centros realizada por la dirección general de Infraestructuras de la Consejería, “aunque no se trata de una obra que se vaya a acometer a corto plazo”, han especificado.

Además, desde la Comunidad aseguran que “por ahora, las necesidades de escolarización de la zona están cubiertas con estas infraestructuras y la Comunidad de Madrid siempre garantiza plazas suficientes en los centros sostenidos con fondos públicos”, han concluido.

Por su parte, el AMPA del CEIP Alfredo Di Stefano también se une a la lucha por un Centro de Educación Secundaria en el barrio. “Pedimos que haya una continuidad”, reclama Noelia, miembro de la asociación. Esta residente de Valdebebas expone que “lo que no puede ser es que yo pueda matricular a mi hijo en el cole y cuando vaya a pasar al instituto este no exista. No hacemos barrio, ya no es solo a nivel educativo ya que los lazos de amistad que han formado entre los niños no valen para nada”, detalla.

Asimismo, según explica Noelia, la inexistencia de un instituto no solo supondría un problema para los vecinos de Valdebebas, sino también para todo Hortaleza, “porque no va a haber plazas para todos”, asegura la madre. En concreto, en la clase de su hijo, de tercero de infantil (cinco años), está formada actualmente por 155 niños matriculados: “Imagina cuando ese curso salga y se unan a los alumnos de todos los demás coles. Van a colapsar Hortaleza”.

Desde CCOO también denuncian la situación, ya que consideran que estas familias no cuentan con la infraestructura necesaria para que sus hijos “puedan recibir una educación pública en la zona en la que residen”. Por ello, exigen una solución educativa a todos los alumnos y alumnas de Valdebebas, acelerando la construcción del CEIP Nuria Espert y con la planificación y construcción inmediata de un Instituto público “puedan recibir una educación de calidad sin tener que desplazarse de la misma”, afirman.

Retrasos y falta de plazas

Las obras del CEIP Nuria Espert se iniciaron el pasado noviembre por retrasos en los procesos burocráticos de la Comunidad de Madrid. Este centro comenzará el curso escolar en septiembre con un total de 325 alumnos, pero de estos, 125 estudiantes necesitan primaria para el curso 2022/2023. La construcción del edificio de primaria queda enmarcada dentro de la segunda fase de sobras, la cual todavía no se ha licitado.

“Para el aulario de primaria todavía no hay presupuesto establecido ni hay un proyecto ni concurso para licitar, entonces tendríamos problemas en el curso 2022/23 cuando nuestros hijos pasen a primaria y no existan las instalaciones”, expone la miembro del AMPA del Nuria Espert. Por ello, desde la entidad educativa exigen a la Consejería agilizar los trámites, es decir, “que empiecen ya a licitar el concurso y tengan ya un presupuesto establecido porque viendo lo que han tardado en construir el aulario de infantil o sale ya la licitación o no llegamos a 2022/2023”.

En este sentido, la integrante del AMPA denuncia que "no existe compromiso oficial alguno por parte de la administración de que vayamos a tener nuestras instalaciones de Primaria a tiempo, sino todo lo contrario. La semana pasada el consejero de educación, Enrique Ossorio, hizo pública la inversión de 55 millones de euros en infraestructura educativa en la que no aparece referencia alguna a nuestro centro”, explica Ana.

En este sentido, si las gestiones de licitación de la siguiente fase no se ponen en marcha en un corto periodo de tiempo, no habrá cabida para nuevas incorporaciones para el curso escolar 2022/2023. Para evitar que esto ocurra, las madres y padres se han puesto en contacto en diversas ocasiones con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid; “Hemos contactado con ellos tanto por email como por llamadas y hemos hecho varios escritos a nivel de AMPA y a nivel de padres individuales y no hemos tenido respuesta”, dice Ana. La madre subraya la preocupación que sienten todas las familias "ya que necesitamos que se nos informe que va a pasar con nuestros hijos el año que viene. ¿Dónde van a cursar Primaria si en nuestro centro no estarán las instalaciones?", apostilla.

Por su parte, desde la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid han explicado a este diario que la construcción de la primera fase del centro Nuria Espert se está llevando a cabo, avanza a buen ritmo y han confirmado que las instalaciones estarán operativas en septiembre de 2021. "Esta primera fase consistente en 12 aulas de Educación Infantil, comedor y sala de usos múltiples, que cuenta con una inversión de más de 2,6 millones de euros", han detallado.

Otra de las consecuencias de las tardanzas en los plazos provoca la realidad que viven a día de hoy estos menores; Un mismo edificio para alumnos de dos centros diferentes. Desde el AMPA del centro (CEIP Alfredo Di Stéfano) explican que desde su entidad han hecho todo lo posible para que todos los niños tuvieran un espacio y estuvieran protegidos, “pero es cierto que esto ha provocado que se reduzcan los espacios disponibles, no tenemos biblioteca, aula de psicomotricidad, de música todo eso ha pasado a ser aula normal ya que no hemos tenido disponibles más aulas para los desdobles por covid que sí hubiéramos tenido de no ser centro huésped”.

Así también lo ha confirmado Ana, del AMPA del CEIP Nuria Espert , que explica que la adaptación por el ratio establecido debido a la pandemia del COVID se ha llevado en las mejores condiciones posibles pero sus estudiantes tampoco han contado con “el aula de psicomotricidad y por ejemplo, las aulas que tenían establecidos como comedor o la de profesores se han usado como aulas”, expone.

Un tercer colegio para el barrio

La construcción de un tercer colegio de Infantil y Primaria es otra de las grandes reclamaciones del colectivo educativo de Valdebebas para evitar que estudiantes se vean obligados a escolarizarse fuera de su barrio. De hecho, desde la Plataforma por la Educación Pública estuvieron recogiendo firmas durante el pasado verano en el barrio para demostrar la necesidad de construir colegio.

A pesar de que el colegio Afredo Di Stefano ya cuenta con su instalación, desde el AMPA del centro apoyan a los colectivos que piden este tercer centro “porque nosotros hemos vivido el miedo de no saber si entrabas o no entrabas. Entendemos perfectamente lo que es estar fuera y jugársela en un proceso de admisión”, explica Noelia a Madridiario.

Por todo ello, todos los colectivos educativos de Valdebebas no piensan parar hasta conseguir "unos servicios educativos necesarios" para su barrio. Ya el pasado viernes, el AMPA del CEIP Nuria Espert convocó una concentración en la parcela donde se está construyendo el edificio para reclamar el inicio de la segunda fase del colegio. También el pasado domingo se llevó a cabo una bicicletada convocada por la Plataforma por la Educación Pública de Valdebebas, apoyada por el sindicato CCOO, para reclamar una educación pública y de calidad en Valdebebas. “Tuvo un éxito rotundo, fue historia de Valdebebas, porque nunca se había movilizado tanta gente” y si no consiguen ser escuchados “visto el apoyo pues seguiremos”, añade el portavoz de la plataforma educativa.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es