12 de mayo de 2021, 22:01:44
Política

ENTREVISTA


Edmundo Bal: "En los indecisos está el futuro de Madrid"

“No venimos a la política a hacer amigos"

Por Constantino Mediavilla / Teresa Aísa / María Cano


El candidato de Ciudadanos a las elecciones del próximo 4 de mayo, Edmundo Bal, defiende su posición como “alternativa a la polarización” y a los “extremos” que estos días están marcando el desarrollo de la campaña electoral. “Ciudadanos tiene lo mejor de la derecha y lo mejor de la izquierda, con nosotros no hace falta elegir. Somos las políticas económicas liberales y las políticas sociales más importantes”, defiende el candidato, que tiene el reto estos comicios de conseguir que su formación supere la barrera electoral del 5 por ciento y entre en la Asamblea de Madrid.

Estoy seguro de que va a ser así, que vamos a sacar mucho más del 5 por ciento”, dice en esta entrevista con el presidente editor de Madridiario, Constantino Mediavilla. Es más, asegura que la crispación que se vive estos días en el terreno político, que fue incrementada a raíz del debate celebrado en la Cadena Ser el pasado jueves, podría beneficiar a su formación al dejar claro a los más de 600.000 indecisos que ellos son la alternativa moderada. "¿Cómo se consigió la Constitución del 78?", reitera en varias ocasiones Bal, que siempre tiene la misma respuesta: "Hablando, sentándose todos en una mesa y dialogando", al tiempo que asegura que, quizá, lo que hace falta ahora es "un Adolfo Suárez".

Pregunta: Está siendo una campaña muy frenética, todavía más después de los últimos días, aunque desde el principio ya se ha señalado una clara victoria para el Partido Popular. ¿Cree que puede haber sorpresa?

Respuesta: Sí, bueno, parece que puede haber sorpresas. Las encuestas dicen que hay 600.000 indecisos, gente que quiere ir a votar pero que todavía no sabe a quién. Además parece que la gente está muy interesada por estas elecciones, también se están dado cifras muy elevadas de participación, que incluso podría alcanzar una cifra histórica. Con todo ello, y con la situación en la que estamos, lo que me parece lamentable es que el resto de las fuerzas políticas hayan decidido dinamitar los debates, porque son fundamentales.

P: Ciudadanos, según las encuestas de hoy en día, no conseguiría superar el 5 por ciento necesario para entrar en la Asamblea de Madrid...

R: Bueno, unas dan una cosa y otras, la otra. Hay algunas que dar un 5'3 o 5'4. Depende...

P: Entonces, ¿creen que van a superar la barrera electoral?

R: Pues sí, yo desde luego lo que veo en los actos de campaña y por los mensajes que me llegan a través de redes sociales es mucha ilusión. Desde luego, las personas de centro, las personas moderadas, las personas que no quieren votar ni a un extremo ni al otro extremo, ni tampoco al Partido Popular ni al Partido Socialista, de nuevo están recobrando la ilusión. Y en ese sentido me refería antes también al decir que en esos indecisos va a estar el futuro de Madrid el día 4 de mayo. Todo lo que está pasando ahora, la polarización, crispación, levantarse de los debates... transmite a esas personas que sienten en el centro político español que su voto ahora para Ciudadanos es más útil que nunca.

P: Hablando de debates... ¿Qué sintió al salir del de la Cadena SER?

R: Bueno, de todo un poco. No me enfado nunca, tengo un carácter optimista, de reírme y procuro tratar a la gente con respeto. Soy amable y educado, pero la verdad es que salí un poco indignado, triste y sobre todo preocupado. Si en una democracia, cuya esencia es hablar, confrontar ideas y ofrecer a los ciudadanos tus proyectos, resulta que hay quienes no están dispuestos a sentarse juntos en una mesa y exponer los compromisos con los madrileños de cada cual de cara a unas elecciones. Pues no sé de que país estamos hablando. No reconozco un país democrático en ese tipo de actitudes, y en este país en 1978 nos pusimos de acuerdo gente tan dispar como Santiago Carrillo o Manuel Fraga, en torno a la figura de Adolfo Suárez y Felipe González.

P: ¿Quién cree entonces que es el responsable de que no haya debates?

R: La responsabilidad la tendrán que valorar los madrileños que acudan a votar el 4 de mayo. Hay gente que se levanta de la mesa y decide que no va a hablar con nadie, y resulta que al día siguiente acude a un programa de televisión y dice que estas elecciones van de 'democracia o fascismo'. Y estoy refiriéndome, evidentemente, a Pablo Iglesias. Cuando uno dice eso, el problema es que la democracia es él, y el fascismo los demás. Ese tipo de expresiones disyuntivas en las que no hay más opciones que dos, que ocurre lo mismo con 'comunismo o libertad' o 'socialismo o libertad', implican que una cosa o la otra, pero es que cuando alguien se presenta a unas elecciones, tiene que gobernar para todos. No puede gobernar para la mitad de los madrileños en contra de la otra mitad. No podemos jugar a enfrentarnos únicamente para obtener cuatro votos más, que es por lo que lo están haciendo, están pensando en su rédito electoral y no en el interés real de los madrileños o de la democracia.

P: ¿Usted cree que Vox es un partido fascista?

R: Yo es que no utilizo ese lenguaje. Vox es un partido que se encuentra en uno de los extremos del arco ideológico de este país, y Unidas Podemos es el partido que se encuentra en el otro extremo del mismo arco, ya está. Definamos de una forma enunciativa y no de una forma peyorativa. Es como cuando en el Congreso de los Diputados llevo dos años oyendo a Vox decir: “Ustedes que son el Gobierno social, comunista, bolivariano, criminal e ilegítimo”, ¿pero qué forma es esa de referirse a un gobierno que sale de las urnas? Y del cual a mi no me gusta nada, pero no voy a insultarles. Es un gobierno que sale de las urnas, que se conforma de acuerdo con los procedimientos que la Constitución dice. Es un presidente del Gobierno que lo está haciendo francamente mal y un desastre del Gobierno, pero lo han elegido los españoles. Esas descalificaciones tan grandilocuentes lo único que pretenden es seguir con la atmósfera de crispación con la que algunos se creen que les va a dar votos, y que yo creo que en Madrid eso no va a funcionar. El madrileño es una persona tolerante y abierta, y Madrid es una Comunidad Autónoma de acogida, de gente que viene de fuera, muy cosmopolita. Eso no va a funcionar aquí.

P: ¿Cree que la polarización se puede ir de las manos estas elecciones?

R: Yo creo que la polarización no va a funcionar, por lo que he dicho: los madrileños somos gente muy abierta y muy tolerante en la mayoría de los casos. madrileños, Llevo viviendo aquí más de 50 años y así ha sido siempre. Esta ciudad no se reconoce en el espectáculo que tuvo lugar el otro día en la Cadena Ser. Los madrileños, cuando nos vamos a un bar, no hablamos de si uno es fascista o comunista, hablamos de cómo está la familia, cómo nos va en el trabajo, etc. No hablamos en estos términos de la Guerra Civil española de 1936, de trinchera a trinchera disparando al enemigo, que es de lo que están hablando otros. ¿Cómo lo solucionamos? Como lo hicimos en 1978, cuando además ahí sí que era difícil con una guerra civil, con muertos, la mitad de España matando a la otra mitad, 40 años de dictadura y un ejemplo de Transición que se pone en los libros de política de todo el mundo. A lo mejor es que nos hace falta un Adolfo Suárez.

P: En el debate dejó muy claro que su planteamiento es transmitir que el Partido Popular tiene la opción de pactar con Vox o con ustedes, de apostar por la “experiencia o el experimento”, como dicen. Pero por lo que dice ahora, parece que ya no solo abren la mano a los posibles votantes de Vox, sino que también a los descontentos en general.

R: Gabilondo se ha echado en brazos de Iglesias, ese es el problema, ahora hay que apelar a los votantes del centro derecha y a los votantes del centro izquierda. Al principio Gabilondo nos dice que no podría gobernar nunca con este Iglesias, pero el otro día en Telemadrid ya desveló absolutamente y dejó claro qué quiere. Y claro, luego encima resulta que en el debate de la Cadena SER Pablo Iglesias se levanta, le retira la palabra a la gente que nosotros representamos, a la gente que nos vota, y Gabilondo coge y le hace el juego, se levanta y se va. Un socialista no se levanta nunca de una mesa, no puede ser. ¿Cómo en el año 1978 conseguimos la Constitución? Gabilondo se ha arrojado en brazos del señor Iglesias.

Por lo tanto, habrá unas personas de centro izquierda que no estarán muy contentas con lo que ha hecho el señor Gabilondo porque les parecerá que el hecho de que la política de Madrid dependa del señor Iglesias el día de mañana si vencen en las elecciones, que no va a ser, no les gustaría nada. ¿Qué opciones les quedan? Pues les quedan dos opciones: no ir a votar, cosa que por cierto, a veces hace la izquierda, o elegir una opción que es liberal en lo económico pero es progresista en materia de derechos sociales.

P: Entonces, llegado el caso, ¿no gobernaría con Gabilondo?

R: Es que no se va a dar ese caso. ¿Cómo voy a gobernar con Gabilondo si dice públicamente que quiere gobernar con Iglesias? Van en el mismo pack y ya lo ha desvelado él, le ha costado, pero ya está claro. Entonces, es que es imposible, absolutamente. Yo me presento para frenar a los extremos, a los dos extremos. No quiero un Madrid dividido por la mitad. Me presento para ser el presidente de todos los madrileños en un partido que además tiene lo mejor de la derecha y lo mejor de la izquierda, donde no tienes que elegir entre ser facha o ser rojo.

P: Parece que tiene muy claro que no va a gobernar con la izquierda y dice que es porque no está dispuesto a hacerlo con Unidas Podemos, pero es que ya han pactado un gobierno apoyado con Vox. ¿No está entonces el centro de Ciudadanos decantado a la derecha?

R: No, en absoluto. En primer lugar, porque Vox no estaba en el gobierno. Vox tiene que tomar sus propias decisiones en razón de cada una de las propuestas que hemos hecho desde el gobierno de coalición de 155 puntos entre el Partido Popular y Ciudadanos. Lo que no puede ser es que Vox sea decisivo en la política del día a día de los madrileños. Y es que los ejemplos son tan contundentes que yo creo que no arrojan ningún lugar a duda respecto a ese votante de centro que es pragmático y que es moderado. ¿Vamos a ir de la Comunidad de Madrid a Europa a defender la llegada de los fondos europeos de la mano de un partido anti-europeo como es Vox? ¿Vamos a querer que en materia de medio ambiente, el que lleve la competencia si es de Vox, diga aquello de que el cambio climático no está tan mal porque así pasamos menos frío? ¿Vamos a permitir que se adoctrine en las aulas como quiere Vox en relación con el tema de la educación? ¿Alguien sabe qué programa económico tiene de Vox? ¿Vamos a permitir la libertad en la Constitución cada uno de la familia que le dé la gana o vamos a solamente admitir el tipo de familia que Vox reclama? Que nadie se engañe, estas son las opciones reales que tenemos encima de la mesa y por eso la importancia de que el 4 de mayo esas personas de centro acudan a votar esta opción moderada, la de un gobierno que ya funcionaba y que debe seguir funcionando y arrancar rápidamente el 5 de mayo.

P: Si pasan la barrera electoral usted tendrá que decidir y dicen los que le conocen que usted no se cansa de decir que prefiere a Ayuso.

R: Cuando Julio César cruzó el Rubicón dijo 'alea jacta est', 'la suerte está echada'. Yo lo he dicho y lo he dicho con total claridad desde el primer día de la precampaña: hace ya mucho tiempo tenemos un gobierno que funciona, que hace que Madrid sea un milagro. Tenemos una opción que es Ciudadanos, que hace que no tengas que elegir entre dos bandos ni dos políticas diferentes de derecha y de izquierdas, porque nosotros concentramos lo mejor de la derecha y lo mejor de la izquierda. El liberalismo en la economía, las políticas sociales ambiciosas, el progreso económico y social y el mantenimiento del medio ambiente. Gobernamos para todas las familias y no para un solo modelo de familia, como proclama la señora Monasterio. Eso es lo que tenemos y eso es lo bueno. Madrid va como una locomotora, somos la envidia de toda España, incluso hemos despertado las envidias de Esquerra Republicana de Catalunya con su famosa 'madrileñofobia' porque por primera vez en la historia el PIB de Madrid es mayor que el de Cataluña. Pues sigamos adelante con este gobierno de éxito.

P: El gobierno de la Comunidad de Madrid entre el Partido Popular y Ciudadanos no se llevaba bien ni delante ni detrás de las cámaras. ¿Usted cree que puede mejorar situación si pueden volver a ser socios de gobierno?

R: Llevándose mejor o peor, el ejemplo de llevarse mal es el del Gobierno de España más que el del Gobierno de la Comunidad de Madrid. La verdad es que las decisiones se han adoptado por consenso y solidaridad del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, pactando entre dos formaciones políticas que tienen proyectos diferentes para los madrileños. Pero yo no me llevo mal con nadie, creo que no me he llevado mal con nadie en mi vida, no tengo enemigos. Soy una persona que siente un profundo respeto por todos los seres humanos y también por aquellos que piensan distinto que yo. Entonces, no sé por qué motivo me podría yo llevar mal con Isabel Díaz Ayuso. La conozco poco, la verdad, pero vamos, con los equipos ya formados, llevándose bien entre ellos, no hay razón. Pero además, tampoco venimos a la política a hacer amigos o a tomar cervezas con el con la presidenta de la Comunidad de Madrid, sino a poner encima de la mesa proyectos.

P: Ignacio Aguado reapareció hace unos días en su campaña y dijo a la presidenta que en Madrid había libertad hasta que ella dinamitó el Gobierno...

R: Él está colaborando en mi equipo de campaña, me está ayudando un montón y es una de las personas que cree, como todos en el partido, que lo que debemos hacer es reeditar este gobierno en menos de dos años que nos quedan de legislatura para seguir haciendo las cosas buenas que estábamos haciendo para los madrileños a través de las cinco consejerías y una vicepresidencia que teníamos en la Comunidad de Madrid. Él está absolutamente convencido de que lo que le estamos proponiendo a los madrileños es la posición correcta, que es continuar con este gobierno dos años más. Un gobierno que de hecho tendría que estar funcionando ahora y no metidos en un parón administrativo por culpa de Isabel Díaz Ayuso, que sin ningún motivo y con una excusa peregrina, decidió romper el gobierno y convocar estas elecciones. Ya no sabe qué motivo inventarse, porque primero dijo que le íbamos a poner una moción de censura, lo cual no se lo cree absolutamente nadie, porque si hubiéramos querido ponérsela ya se lo hubiéramos puesto, y el otro día en Telemadrid ya dejó claro que ella lo que quiere es gobernar en solitario. O sea que por obtener un rédito electoral en medio de una pandemia, con una crisis social, sanitaria y económica enorme, convoca elecciones a ver si gobierna en solitario por su propio interés personal y de partido. Bueno, pues también deberán valorarlo la gente.

P: Si ahora fuera presidente de la Comunidad de Madrid y tuviera que elegir una única medida a llevar a cabo ya, ¿qué elegiría?

R: Lo hemos dicho desde el primer día cuando pactábamos con el Partido Socialista las prórrogas del estado de alarma: salvar vidas y salvar empleos, que es por lo tanto un plan de vacunación y los Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid.

P: ¿Podemos vacunar más deprisa en Madrid o tenemos un problema realmente de falta de vacunas?

R: El problema que se plantea esencialmente está en España, no en Madrid, y es la falta de liderazgo de Pedro Sánchez en la Unión Europea para reclamar que esas vacunas lleguen. Y mi razonamiento es que desde que se ha ido el Reino Unido de Europa, España se ha convertido en un país relevante en el núcleo de la Unión Europea. ¿Qué hace Pedro Sánchez que no está liderando en nombre de España y en nombre de Europa precisamente este proceso de compra centralizada de vacunas? Además, nos llegan una serie de informaciones confusísimas de Europa diciendo que no sabemos si la vacuna Janssen se va a poder utilizar, que la vacuna AstraZeneca es segura... Caray, que dé la cara por los españoles, pero es que es falta de liderazgo absoluto. ¿Cuál es la idea de Pedro Sánchez? La de “no quiero meterme en problemas porque no quiero desgastarme políticamente. Quiero solamente vender aquello que sea muy bueno y lo malo, ya que lo venda en otro plano”.

P: ¿Cómo plantea Ciudadanos la política de impuestos?

R: El dinero sale básicamente de los tributos y esencialmente se aplica eficientemente gracias a la buena gestión que demostramos la gente de Ciudadanos, que somos gente solvente y muy preparada con procedencia del ámbito privado. El modo de gestión pasa por aplicar todos los euros que entran en la Comunidad de Madrid al concepto de servicio público y del Estado de bienestar en el que nosotros creemos de verdad, y gracias a eso los impuestos pueden ser bajos. Gracias a eso la Comunidad de Madrid se habla del milagro económico de Madrid, pero no hay ningún milagro, es trabajo, esfuerzo y dedicación. Gracias a eso resulta que nosotros tenemos de toda España la recaudación tributaria por habitante más alta de todas las comunidades autónomas, con la menor presión fiscal, porque si tú impulsas la economía, como ha hecho Manuel Jiménez de Ciudadanos en la Consejería de Economía, puedes tener los impuestos bajos, pero al haber más riqueza el PIB ha crecido 4,4 por ciento, cuatro puntos por encima del resto de España. Es que es así de sencillo.

P: ¿Cuál es su porra para estas elecciones?

R: Creo es que el resultado del 4 de mayo si vamos así, si estamos en este escenario de crispación, yo creo que a lo que va a llevar es a que Ciudadanos sea decisivo de verdad. Va a suponer es que de esos 600.000 indecisos que parece que hay en la Comunidad de Madrid, y que muchos además ya votaron alguna vez a Ciudadanos, lo van a volver a hacer. Eso va a generar el que nosotros consigamos mucho más. ¿Cuanto? Pues no lo sé decir, no tengo una bola de cristal, pero desde luego lo que voy a hacer hasta el día de las elecciones va a ser seguir con mi campaña a pie de calle, conociendo a la gente y sus problemas, que es lo que yo quiero, deseo y por lo que yo trabajo. También para reeditar el gobierno y sobre todo arrancar rápido.

P: Ya que no pudo tener su minuto de oro en la Cadena SER, puede resarcirse aquí.

R: Bien, estupendo. Pues me dirijo a esos madrileños que no resuelven sus problemas mediante insultos ni gritos, sino hablando y llegando a acuerdos. Esos madrileños de los cuales depende ahora el futuro de Madrid. Porque el futuro de Madrid está en manos de esa gente, en manos de gente moderada y tolerante. Gente que probablemente esté ahora muy descontenta con la política, mucho más después del espectáculo del debate del otro día. Es muy importante que vayas a votar porque nos estamos jugando el Madrid de la tolerancia, el Madrid de la convivencia, el Madrid del respeto, el Madrid de los derechos fundamentales. Ese Madrid de libertades que hemos conseguido gracias a la Constitución de 1978. Por lo tanto, la disyuntiva es que exista este gobierno de éxito, este gobierno del milagro o un gobierno del disparate. La alternativa únicamente es que exista la concordia o la desunión.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es